Crónicas de una envidiosa: Messuti y su mercadito en Curazao

La verdad es que cualquier venezolano común y silvestre que sale a hacer mercado le entra, no solo una decepción, sino una angustia al preguntarse cómo resolverá la comida el resto de la quincena.

Por un lado, estamos en las colas más tiempo que con nuestras familias. Una mujer que trabaja y que debe llevar la comida a su casa pasa largas horas haciendo cola. Hace colas cada vez que va por la calle y tiene la oportunidad de comprar a ¿precio justo? cualquiera de los productos básicos. Por otro lado, ya los mermados salarios se evaporan como por arte de magia porque el resto de los productos los debe comprar a precios especulativos o a precios de bachaqueo.

Tomates a 400 Bs el kilo, carne a Bs 1200, cebolla a 250 Bs, papa a 340 Bs, caraotas a Bs 500, lentejas Bs 800, garbanzos a 1200.... la lista es impresionante. Es decir que si usted gana un salario entre sueldo y cesta ticket de 10.000 Bs podrá comprar algo así como menos de 9 kilos de carne... otro en casa que compre con qué aliñarla o acompañarla... nadie podrá pagar servicios, ni pasajes, ni ropa, ni recreación.

Messuti el gran chavista, (¡claro! después que Chávez murió), se ha convertido en uno de los propagandistas más fuertes de la gran vida que se dan los que están en la cúpula de privilegiados... esos que en nombre del pueblo bolivariano, de la revolución, del socialismo y de Chávez cometen las barbaridades más obscenas con el dinero que hoy falta en los salarios de los venezolanos, esa misma plata que no tenemos para comer de manera balanceada ni "decente" como diría mi abuela.

Nuestro flamante "dirigente" Roberto Messuti se fue hasta la isla de Curazao (¿en una colita de PDVSA o ya tiene avión privado?) a hacer un mercadito y la mejor respuesta que le dio sus bien alimentadas neuronas para responder cómo ese que fue "pillado"  fue la siguiente:

"Mi gente la mezquindad y la envidia siempre serán los mayores obstáculos para aquellos que odian pero se hacen llamar cristianos! VENCEREMOS!", expresó en uno de sus mensajes.

"Los perros ladran con más fuerza a medida que avanzamos en veloz carrera, no desmayemos la victoria es nuestra! Viva La Patria! @NicolasMaduro", escribió en otro tuit.

"No faltarán las intrigas y envidias q atenten contra nuestra unión pero nosotros llamados a vencer debemos ser inquebrantables y leales!", subrayó.

"En medio de la locura movida por el odio de aquellos que desconocen las mayorías estamos la fuerza Chavista movida por el amor rumbo al triunfo! (...) Somos la fuerza hegemónica llamada al logro d los objetivos trazados en el plan d la Patria y sólo Unidos Venceremos! @NicolasMaduro PAZ!", recalcó.

Es decir que nuestro "queridisimo camarada" se toma además el atrevimiento de llamar envidiosos a quienes hayan osado criticar tal acción de un privilegiado que le dice que el capitalismo es malo a los pela bolas, que salimos todos los días a trabajar duro, durísimo por nuestro país y que el salario no nos alcanza ni para cubrir las necesidades más básicas.

Messuti, la verdad es que no parecías tan torpe, cada vez más te peleas el puesto por ser el propagandista más connotado del yet set rojo...lo que nos pone a nosotros a tener que lamentarnos que la oposición de base sea la que nos restriegue en la cara los groseros privilegios de los funcionarios del socialismo del siglo XXI

Comandante Chávez, tú como nosotros sabes, en el plano donde te encuentres,  que no fue por esto que luchamos...

Mientras tanto me pregunto dónde hará mercadito Diosdado, Jaua, Hector Rodróguez, Rangel Gómez, Doña Cilia y su esposo el Presidente Maduro, Merentes, Marcos Torres y demás altísimos funcionarios que seguramente se arriesgan a encontrarse con cualquier privilegiado de la oposición en tan ardua tarea doméstica...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7897 veces.



Florencia Herrera


Visite el perfil de Florencia Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Florencia Herrera

Florencia Herrera

Más artículos de este autor