La Amnistía: recurso táctico que da arrechera (II y final)

1. El Decreto de Amnistía constituye un movimiento táctico. No por eso deja de demostrar la sensibilidad humana y la solidaridad que, desde siempre, han caracterizado la revolución democrática bolivariana.

2. Con esta medida, el presidente Chávez reconoce tácitamente que los órganos de seguridad del Estado, el Ministerio Público y el Poder Judicial no han cumplido sus obligaciones. Si lo hubiesen hecho todos los protagonistas del golpe y del paro terrorista habrían sido condenados y encarcelados, y hoy no se estaría dictando una amnistía parcial, sino que el Presidente de la República tendría la potestad de otorgar indultos a cada uno de ellos, por separado, con mayor discrecionalidad y dependiendo de las circunstancias y de la evolución de cada reo. Por ello, asume la responsabilidad de dictar una “sentencia absolutoria” a los que no pudieron o no quisieron escapar (la minoría, por cierto) durante estos 5 años de inacción de nuestras instituciones.

3. Con esta medida, el presidente Chávez busca descargar a estos organismos estatales de las tareas que no realizaron en el pasado, y les impone la obligación de hacerse eficientes en lo sucesivo (de pronto, anticipa su intervención política).

4. Los jerarcas de la conspiración del 2002 huyeron; por lo tanto, no son beneficiarios de la amnistía dictada: Enrique Mendoza, Carlos Ortega, Pedro Carmona Estanga, Carlos Fernández, Juan Fernández y los jefes de “Gente del Petróleo”, los “militares de Altamira”, etc. Tampoco lo son los jefes de cuerpos policiales que enfrentan cargos por delitos de lesa humanidad: Simonovis, Forero y Vivas, ni los que asaltaron la embajada cubana por que no fue contemplada esta situación. Con este decreto se envía un mensaje muy claro: en tiempos de la cuarta república podíamos permanecer en las cárceles durante décadas sin un proceso justo y sin sentencia. Ahora, así los organismos competentes naufraguen en la ineptitud y la corrupción, quienes se sometan al orden jurídico de la República Bolivariana de Venezuela conocerán la justicia(?).

5. “Pasar la página” es una expresión dirigida, fundamentalmente, a los propios revolucionarios. Quiere decir: entendamos que nuestro adversario es mucho más poderoso que sus títeres cuya sustitución será permanente. No nos distraigamos recordando alguna batalla ni persiguiendo solamente a los batallones que ya derrotamos. Dejemos atrás las victorias y las derrotas del pasado, agarremos mínimo porque el 2008 nos depara otras confrontaciones.

6. Cuando equilibremos el cerebro y las vísceras, la arrechera se transformará en ganas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3439 veces.



Luis Salvador Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Luis Salvador Feo La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Salvador Feo La Cruz

Luis Salvador Feo La Cruz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas