Chavismo originario

La decisión más chavista que podía tomar Nicolás Maduro era convocar la Asamblea Nacional Constituyente.

De las catacumbas del Pueblo el comandante Chávez emergió con la idea clara de hacer entender que ese mismo Pueblo era y es el depositario, el que guarda y cuida el Poder Constituyente Originario. La idea de El Arañero era, nada más y nada menos, la DEMOCRACIA VERDADERA, que no es otra cosa que el PUEBLO EMPODERADO y el resultado del ejercicio de ese Poder.

Consecuencia de esa etapa del proceso, en 1997 convence a sus copartidarios más cercanos y asume la ruta electoral que no abandonaría jamás y que lo lleva a ganar la presidencia en 1998 con una amplia bandera: la Constituyente. Con ese estandarte, Hugo Rafael nos convenció, en ese momento, de la necesidad de refundar la República y comenzó a conformar una nueva mayoría popular para enfrentar el régimen heredero del puntofijismo que dominaban los EE.UU., sus aliados trasnacionales y sus ejecutores, articuladores y voceros en el país. Desde entonces, a partir de 1998, en Venezuela hemos ido a más procesos electorales que en ningún país del globo.

Ahora, 18 años después, en nuestra humilde opinión, ante la emboscada y arremetida de los mismos factores imperialistas que ahora actúan con muchísima más intensidad y salvajismo, creo que lo más acertado ha sido esa convocatoria a la población para que vote conforme a nuestra Constitución. Por una parte, para unir de nuevo al Chavismo, fragmentado por el desgaste que ha causado la estrategia opositora y las pugnas internas. Y, por la otra, para abrir todo el espacio que la oposición ha pedido y así ver hasta qué punto tienen un plan para el desarrollo nacional y si es verdad que sus ideas cuentan con el apoyo mayoritario o si sólo tienen el respaldo de una minoría que a veces gana según las circunstancias inducidas.

Por allí se leen los tuits de los dirigentes de la MUD que siempre menosprecian la inteligencia popular tergiversando el anuncio de Maduro y llamando a la violencia. Todos catalogan de dictador al presidente que hoy está convocando a los venezolanos mayores de edad a que voten y decidan. Borges insiste en que se hagan elecciones generales ya, algo que no está previsto en la Constitución de nuestra República Bolivariana (procedería para relegitimar autoridades luego de un proceso constituyente). Capriles, sin argumentos, dice que es una locura esta convocatoria. El de Voluntad Popular y la de Vente llaman a la desobediencia y al ataque final. ¿Por qué se oponen? Porque les desmonta el plan que venían ejecutando. Durante los últimos años han nariceado al resto de los factores opositores. El Departamento de Estado los apoya. Almagro es su principal dirigente regional y articulador. Tenían el juego casi listo. Y el anuncio de Nicolás los puede poner out en home. Llamar a la gente para que vote, obliga a la élite antichavista a medirse, y seguramente los números no les cuadran.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1088 veces.



Luis Salvador Feo La Cruz


Visite el perfil de Luis Salvador Feo La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Salvador Feo La Cruz

Luis Salvador Feo La Cruz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas