Oligarquía No

El colmo de la oligarquía capitalista, debimos sufrir los pueblos, por mas de 150 años. No aguantamos más. En Venezuela, todavía la revolución no llegó al poder; Chávez está en el poder, debemos mantenerlo ahí, por el bien del socialismo y del proceso iniciado en el continente, no nos queda de otra.

Estratégicamente la amnistía a los contrarrevolucionarios, es un asunto político que afecta a los revolucionarios convencidos, que la misma no esta caminando bien, ahora bien, nos toca tomar la iniciativa para la construcción, del socialismo en Venezuela y en la región. Hemos analizado las expresiones de quienes son los portavoces de los contras revolucionarios: Ledesma, Peña, Hernández y demás, sus expresiones engreídas, petulantes, prepotentes, en esa circunstancia no queremos la unión, lo que el socialismo busca, es igualdad de oportunidades para una clase social

En el estado imperialista, surge la oligarquía, como distinción económica- social, cuyos intereses están constitutivamente ligados al capital imperial extranjero, se halla enteramente enfeudada, desde el punto de vista político e ideológico al capitalismo. Distinción ya no valida, considerando la revolución, la independencia nacional, elementos morales básicos para iniciar la contracción del socialismo.

Las posiciones económicas, debido a la interpenetración prolongada de los capitales imperialista, conservan y fortalecen a la oligarquía. Así, la diferencia entre esos capitales y el capital nacional es imprecisa, socialmente ineficiente, revolucionariamente discutible, y esta es una de las mayores contradicciones revolucionarias; para el pueblo y las grandes empresas nacionales que siguen vinculadas a los monopolios oligárquicos con intereses extranjeros.

En tal virtud la iniciativa del pueblo en este año, desde el punto de vista revolucionario, e ideológico socialita debe esta encaminado a la oposición efectiva del sostenimiento de la oligarquía imperial. No hacerlo, seria cometer los mismos errores de Salvador Allende, Daniel Ortega en su primera revolución, Jaime Roldós, Omar Torrijos, al permitirle a la clase pudiente, tomar la iniciativa política del país. No y no. El pueblo no puede seguir cometiendo los errores, que se traman desde el mismo gobierno, miembros enquistados en el proceso, cercanos a Chávez, que dicen ser socialitas o revolucionarios, que andan por Nueva York, haciendo compras, como vivos ejemplos del revolucionario oligarca, seducido por el canto de sirena imperial de doble discurso y doble moral. La oligarquía es oligarquía, en ellos no se puede confiar, a no ser como esclavo.

La decadencia política moral, ideológica, del capitalismo militar imperial y de sus oligarquías, es un hecho mundial. La descolonización, de los neocolonialismo, por las masas revolucionarias, es una lucha diaria, frontal y a muerte, por quienes son los revolucionarios altruistas, que deben llevar la bandera de la organización popular revolucionaria contra la casi revolución, en grupos de no menos de 3 personas y no mas de 5, autónomas e independientes entre si, cuyo requisito debe ser, trabajadores, estudiantes, no alcohol, no droga, el requisito mas importante ser revolucionario convencido, para debatir, reflexionar, planificar y actuar en consecuencia, sobre temas muy puntuales como: poder popular, economía participativa de los excedentes petrolero, interdependencia económica con la historia política neo liberal, manejo de masas, oligarquía, revolución y contra revolución. Debemos salvar la Revolución, no esperemos que Chávez nos lo haga todo. Socialismo con conocimiento convicción y conciencia, necesitamos. Empecemos ya.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4352 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición