En minúsculas

Rompo el silencio que me impuse al cumplirse un mes de nuestra derrota electoral, para hacer algunos apuntes sobre el proceso revolucionario que para muchos de nosotros no es una mera afiliación política; es la vida, es la Patria, es el futuro de los hijos.

Comienzo por manifestar mi frontal desacuerdo con el malhadado decreto de amnistía (en minúsculas). Lo acato porque lo dictó el Comandante, claro está, pero si se me permite hablarle, lo hubiera preferido como una muestra de magnanimidad ante el asedio implacable de la fiscalía (en minúscula) y no como lo voy entendiendo, como una confirmación del laissez faire en que tenemos ya ocho años, entre verso y verso, entre poema y poema.

Por los lados del poder moral (en minúscula) lo único que promete es la amiga Gabriela. El resto no es sino la misma lectura de la misma página gastada. En realidad sí me interesa que clodosbaldo haga más discursos y se le vea más en la tele. Su plúmbeo hablar sobre su NO gestión beneficiará a la población que necesite sedantes.

El anuncio de las tres “R” me anima a esperar que, entre mil cosas que han de cambiar, lo hará diametralmente la política comunicacional. No sé qué me amodorra más, si la patria vuelta una escuela o el permanente “Viva Chávez y ADelante”, “Chávez Único”: el continuo panegírico rayano en el lameculismo. Vendiéndonos un proceso y a sus funcionarios, sobre todo los regionales, como se vende un jabón, un vehículo, con jingles y frases rimbombantes, tal como era en la Cuarta.

Por qué las televisoras, teóricamente revolucionarias, no se han convertido en instrumento interno para que la ciudadanía denuncie y se una al combate a la corrupción, la ineficacia y el burocratismo, será un tema interesante de ventilar en los días por venir.

Las cooperativas, donde las haya, la vasta mayoría de ellas pasando de lo sublime a lo ridículo. O excluidas de todo o vueltas un guiso. O pasando trabajo o partiéndoles el alma a sus trabajadores, tal como hacía Fedecámaras. Mientras tanto, pedrito (también en minúsculas) ocupado en que se cumplan las formas pero no la Ley y menos aún la Doctrina.

Del tema abastecimiento, me tapo la nariz con un pañuelo. El general oropeza es fuerte. No le aguanté diez minutos de una rueda de prensa donde explicó qué se yo qué de sopotocientos megamercados y no sé cuantos mercalitos y mercal y más mercal (en minúsculas). El hecho claro es las colas infinitas, la escasez deliberada o real y mientras tanto, los productos “mercal” colman los estantes de restaurantes y clubes privados.

Las Misiones Educativas, especialmente la ribas (en minúscula), imagen especular de la educación secundaria regular. La misma burocracia, el mismo medrar del Estado. Ido para siempre el espíritu de Amor con que se volcó el Pueblo a salvar al Pueblo.

Pudiera llenar varias cuartillas mas por mor del espacio, debo resumir.

Comandante. Hoy nos estamos enfrentando al enemigo más poderoso. Más que los escuálidos y hasta el mismo Imperio. Son los de adentro. Son los alacranes de Müller Rojas, son el chavismo sin Chávez. Son los revolucionarios sin Revolución. Lo que se ha dado en llamar Boliburguesía.

Me voy a permitir recomendarle un documento de nuestro eterno Inspirador, Bolívar Libertador. Se llama “Memorias de un Granadino…” y estoy seguro que usted lo tiene a su disposición.

Patria Socialista o Muerte, no joda

anfelar.coop@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2584 veces.



Angel Félix Lara


Visite el perfil de Ángel Felix Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas