La Amnistía: recurso táctico que da arrechera

El golpe de estado y el paro terrorista de 2002 ya cumplieron 5 años, el primero se acerca a los 6, y me pregunto: ¿Cuántos de sus protagonistas se fugaron?, ¿cuántos han sido imputados por el Ministerio Público?, ¿cuántos han recibido condena? Imagino que las respuestas a estas interrogantes, además de corroborar que la revolución nunca ha llegado al Ministerio Público ni al Poder Judicial ni a muchas otras instituciones, habrán incidido en el presidente Chávez a la hora de decretar la amnistía parcial; porque, si estas instituciones hubiesen cumplido sus obligaciones, el presidente estaría, en todo caso, otorgando indultos a cada uno de esos fascistas. En definitiva, el comandante prefirió asumir esa frustrante realidad, y la puso en un tobogán legal para ver qué sale y a dónde llega, considerando que este decreto beneficia a una minoría ínfima de delincuentes: la mayoría de los integrantes de la élite terrorista del 2002 la constituyen prófugos de la justicia que se asilaron en USA, Colombia, Costa Rica, etc., o que huyeron y dicen vivir en la clandestinidad.

Quizás, este recurso táctico (la amnistía) obedece a que durante un buen tiempo la revolución sólo identificó como enemigos a quienes se manifestaron en 2002 y 2003, y son muchos los revolucionarios que, todavía hoy, fijan sus sentidos sobre aquellos eventos y sus protagonistas -en su mayoría execrados por quienes los auparon-, cuando estamos recibiendo ataques permanentes e inmisericordes mediante nuevos actores. Es decir, el ejército enemigo lo tenemos al frente y adentro, pero aun estamos viendo a los batallones opositores que derrotamos antes y que huyeron despavoridos.

Quizás, este recurso táctico -repito- busca la supresión de algunos “ruidos” que, según el marco estratégico, ya se han hecho perturbadores, porque logran desviar nuestra atención, a diferencia del pasado cuando eran sonidos armónicos que nos consolidaban.

Quizás, este recurso táctico -repito- tiene como propósito enviar señales al exterior y/o a sectores nacionales específicos, y aunque la oposición trasnacional ha iniciado sus ataques contra la medida, el “gesto de buena voluntad” le resta fortaleza -siquiera coyuntural- al imperio económico-mediático que nos ataca.

Quizás, este recurso táctico -repito- responda a que los efectos producidos por las campañas de satanización de la revolución hayan alcanzado algún nivel preocupante.

Quizás, este recurso táctico -repito- sólo lo podremos comprender cuando equilibremos el cerebro y las vísceras, el pensamiento y la acción. Por ahora, da mucha arrechera…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3382 veces.



Luis Salvador Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Luis Salvador Feo La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Salvador Feo La Cruz

Luis Salvador Feo La Cruz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas