Herodes y Guaidó: sus crímenes de niños y niñas

Durante la presentación de Memoria y Cuenta - 2020 de su gestión al frente de la Vicepresidencia Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, la Dra. Delcy Rodríguez, trajo a la memoria colectiva de la nación, los nombres de Yovanny Figuera, de seis años; Sofía Cordero, de ocho años; Erik Altuve, de 11 años; Julio Rangel, de 11 años, Robert Redondo, de siete años; Yeiderbeth Requena, de ocho años; Juan Martín Suárez, de dos años; y Yoyerlin Pocaterra, de 16 años. En total, ocho niños y niñas, que: "Perdieron la vida porque sencillamente el programa de Citgo de trasplante y de atención a niños que necesitaban asistencia de salud urgente, pues sencillamente fue despojado de Venezuela", explicó la Vicepresidenta mientras hacía un llamado a los venezolanos y venezolanas de bien, a no ser indolentes ante la pérdida de esos niños y niñas. "Cuando se tiene un hijo,/se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,…/ Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños que la calle se llena/ Y cuando se tienen dos hijos/se tienen todos los hijos de la tierra…/se tiene todo el miedo del planeta,/todo el miedo a los hombres luminosos/que quieren asesinar la luz y arriar las velas/y ensangrentar las pelotas de goma/y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda…" (Fragmentos del poema: Los hijos infinitos, Andrés Eloy Blanco, 1897-1955). Mucho hizo, el Presidente Nicolás Maduro, en aras de restituirles su derecho a la vida, pero pudo más la maldad y el odio a los niños y niñas de la patria, como lo explica el Canciller Jorge Arreaza: "El programa de salud con Italia se ejecutaba a través de CITGO, confiscada por EEUU. Venezuela envió los fondos a través de PDVSA y fueron retenidos en Novo Banco, Portugal, gracias a las sanciones y el bloqueo criminal", escribió el diplomático en la red social Twitter. "Una vez más compartimos algunas órdenes de pago emitidas por PDVSA para transferir los recursos y darle continuidad al programa de salud con Italia, así como comprobantes de las transacciones rechazadas y canceladas por Novo Banco. Esos recursos quedaron represados, bloqueados", explicó Arreaza. En el Novo Banco en Portugal, Venezuela, tenía en su cuenta 1.567 millones de euros, retenidos en cumplimiento de las Órdenes Ejecutivas suscritas por la Administración Trump, solicitadas por Juan Guaidó, Julio Borges y Carlos Veccio entre otros. De todo ese dineral, propiedad del pueblo venezolano, solo se requería para salvar esas vidas, tan solo cinco (5) millones de euros que estaban destinados al pago del tratamiento de 24 pacientes en espera de sus trasplantes de médula ósea en Italia. ¡No fue posible!

Ahora, se comprende con mayor claridad, aquella declaración del autoproclamado -en el nombre de Donald Trump- llamado: Juan Gerardo Guaidó Márquez, quien había declarado, en febrero de 2019, a un periodista que le increpaba sobre las acciones de violencia que incitaba, en sus llamados a tomar las calles y las muertes que había generado, le respondía Guaidó, que esas muertes: "Para nosotros no es costo, es inversión en futuro. Y estamos dispuestos a hacer lo que sea por la libertad". El fin (el cambio de régimen) justificaba todos los medios. El monstruo, amamantado y creado por Donald Trump, John Bolton, Mike Pompeo y Elliot Abrams, dejaba ver su verdadero rostro. "Entonces Herodes, viéndose burlado por los magos, se irritó sobremanera y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en sus términos, de dos años para abajo, según el tiempo que con diligencia había inquirido de los magos". (Mateo 2,16). Herodes, el Rey de los Judíos, se hacía llamar "El Grande". Tenía la paranoia de ver enemigos hasta en sí mismo, al reflejarse en un espejo. Los judíos, lo tenían por cruel, violento y bárbaro. Asesinó, con sus propias manos, a su segunda mujer, la princesa judía Marianme; antes, había asesinado a su padre y abuelo. Siguió, con su cuñado Aristóbulo; a cuchillazos, acabó con dos de sus hijos, Alejandro y Aristóbulo, quienes fueron delatados por el primogénito Antípatro, hijo de su primera esposa, Doris, que después probaría el hierro del verdugo. Sus astrólogos, le advirtieron de una peculiar estrella, de unos sabios venidos de Oriente y de un niño misterioso nacido en Belén, hijo de una Virgen que le proclamarían Rey de los Judíos. En su viaje a Belén para homenajear al niño Jesús, los Magos de Oriente pasaron por Jerusalén donde son recibidos por Herodes, quien les increpa a que le indiquen dónde se encuentra ese niño, que según ellos ha nacido para ser Rey de los Judíos. Ello, convirtió al hijo de José y María en objetivo de la maldad imperial, un niño que le disputaría el reinado a Herodes. ¡Jamás lo permitiría! Sintiéndose traicionado por los Magos, y al no poder ubicar al niño Jesús, ordena a sus tropas asesinar todos los niños y niñas menores de dos años, creyendo así, dar con Jesús. El fin (mantener su reinado) justifica los medios. No fue pequeña, la tragedia que entonces tuvo lugar en Belén, cuando los niños y niñas eran arrebatados del seno de sus madres y llevados a la muerte, degollados por las espadas de las tropas del reino de Herodes. Era 28 de diciembre, ese día, quedaría para la posteridad como el día de los Santos Inocentes. Mateo, refiere que José y María huyeron con el niño Jesús a Egipto para protegerlo de la matanza. La iglesia griega, opina que fueron 14 mil los infantes muertos. Herodes, pagó sus crímenes con una atroz agonía que el historiador romano, Flavio Josefo, narró con mucho morbo y sensacionalismo: "El infeliz las pagó todas juntas y una especie de fuego lo consumía por dentro, con la lentitud de un pollo a las brasas. Le ardía tanto que ni siquiera resistía que lo tocaran. Tenía los intestinos con úlceras y padecía de un cólico infernal. Despachaba un aliento fétido y sufría de constantes convulsiones." […] "Además, sufría una gangrena en las partes genitales que engendraba gusanos. Cuando estaba de pie se hacía desagradable por su respiración fétida. Finalmente, en todos sus miembros experimentaba convulsiones espasmódicas de una violencia insoportable." (Antigüedades de los Judíos, F.J.). Herodes, murió sin nadie que lamentara su muerte, solo y abandonado por un pueblo que fue testigo de sus crímenes y perversidades. Sin llantos ni grandes lamentos, ni voces que resonaran en Ramá.

"Los buenos fines sólo pueden ser logrados usando medios adecuados. El fin no puede justificar los medios, por la sencilla y clara razón de que los medios empleados determinan la naturaleza de los fines obtenidos." (Aldous Huxley, "El fin y los medios"). Juan Gerardo Guaidó Márquez, pudo salvar las vidas de esos niños y niñas de habérselo propuesto. Las medidas coercitivas unilaterales -convertidas en Órdenes Ejecutivas por la Administración de Donald Trump- siempre, siempre han dejado abierta la posibilidad de emitir autorizaciones especiales del Departamento del Tesoro para permitir algunas transacciones que de otro modo estarían prohibidas por la Orden Ejecutiva. Ello, habría permitido liberar recursos que habían sido secuestrados por el Novo Banco en Portugal. No obstante, tales fines, tan nobles y humanitarios, no encajaban en el razonamiento sectario, obsesivo y criminal de quien se ufanaba en que esas muertes: "no eran costos, sino una inversión a futuro". Según ese razonamiento, cruel y perverso, esas vidas eran un costo que debía pagar Venezuela para obtener su supuesta "libertad". "La crueldad está bien usada cuando se la emplea una sola vez por la necesidad de afianzar el poder y después no se repite..." (El Príncipe, Nicolás Maquiavelo). Libertad, entre comillas, ya que de haber alcanzado su fin, que no era otro sino alcanzar el cambio de régimen y/o la destrucción de la Revolución Bolivariana, la Nación, surgida de este proceso de guerra de nuevo tipo o multiforme, sería una Nación hipotecada, subyugada a las directrices de la Administración Trump, que le impondría todas sus tareas en materia de política exterior y, por supuesto, regiría su política interna tal cual lo había hecho desde que se instalaron como Asamblea Nacional, a partir de 2015, cuyas sesiones eran tuteladas por el representante de EEUU en territorio nacional y, una vez que el Gobierno Bolivariano le expulsó su embajador por inmiscuirse en la política interna, de inmediato fue sustituido –dicho tutelaje- por los embajadores europeos, en especial, el de Francia. Un razonamiento similar, llevó a Adolf Hitler, en su propósito de acabar con las razas no arias o impuras como las consideraba, a concebir lo que denominó la "Solución Final", el asesinato del pueblo judío por gaseamiento, fusilamiento y otras medidas de exterminio. "Aktion Renhard", fue el nombre en clave de la operación, que se suponía "una solución completa del problema judío". Casi, seis millones de judíos murieron en campos de concentración. Reinhard Heydrich, fue el oficial nazi encargado de ejecutar la operación.

El Papa Francisco, nos da una lección de Humanidad al cuestionar la destrucción de embriones humanos con fines científicos: "Ningún fin, aunque en sí mismo sea noble, puede justificar la destrucción de embriones humanos". El Santo Padre, realizó estas declaraciones en mayo de 2017, durante una audiencia que concedió en el Aula Pablo VI del Vaticano a cientos de personas afectadas por esa rara enfermedad y sus familias, así como a médicos, enfermeros, investigadores y trabajadores de más de 30 organizaciones que luchan contra la enfermedad de Huntington. Francisco, les animó a realizar ese trabajo "siempre con medios que no contribuyan a alimentar esa ‘cultura del descarte’ que a veces se insinúa también en el mundo de la investigación científica". Mientras, en Venezuela, el testimonio de Leudi Parra lo hace público Clodosvaldo Hernández, en nombre de su pequeño hijo de 9 añitos, Istvan Alexander Díaz Parra, quien recibió un trasplante en 2013, fecha para la cual, la guerra unilateral de EEUU contra el pueblo venezolano no se avizoraba sobre el horizonte. Su trasplante fue realizado en Argentina, y los gastos fueron cubiertos por la Fundación Simón Bolívar, como parte de la empresa venezolana con sede en EEUU, Citgo, filial de PDVSA. Istvan, requiere de un segundo trasplante debido a que ha presentado síntomas de rechazo. Situación, que ha causado extremada preocupación en esta madre venezolana, aunado a lo cual se une ahora la expropiación irregular de la empresa venezolana y el bloqueo financiero de las cuentas venezolanas en el exterior, a petición de la extinta Asamblea Nacional 2015-2020. "Las víctimas del robo de Citgo son inocentes y sus vidas corren riesgo", es el llamado angustioso de esta Madre venezolana. Es un tema que, en su oportunidad, se le planteó a Michelle Bachelet en su visita a Venezuela, pero ni lo consideró en su informe de aquel año, mucho menos gestionó algunos recursos ante la Administración Trump, para que se liberaran y permitieran salvar algunas vidas de los niños y niñas venezolanas. Más valió, su apoyo "pasivo" al autoproclamado engendro de Donald Trump.

Acertadamente, el presidente de la Comisión de Política Exterior del Nuevo Parlamento venezolano, surgido el 6 de diciembre 2020, diputado Timoteo Zambrano, califica las acciones contra Venezuela, ejecutadas por los imperialismos de EEUU y la Unión Europea, como delito de Exterminio y pide que sean levantadas esas mal llamadas sanciones. Por su parte, el diputado José Brito, quien preside la Comisión Especial de la Nueva Asamblea Nacional que investiga los actos perpetrados contra la República en el período 2015-2020, después de reunirse con representantes del Ministerio Público donde evaluaron los posibles actos delictivos a imputar a Juan Gerardo Guaidó Márquez, siendo éstos: concierto para delinquir, agavillamiento, delincuencia organizada, traición a la patria, usurpación de funciones, magnicidio, homicidio, intento de golpe de estado. Del listado, se infiere que –nuevamente- se deja para el olvido, el asesinato de estos ocho niños y niñas de la patria. Concluye, el diputado, en que la sumatoria de todas las penas por cada uno de estos delitos cometidos por éste Herodes del siglo XXI venezolano, sumarían 200 años de prisión. A lo cual, se le debe sumar la incautación de todos los bienes obtenidos por Guaidó, en esta operación de despojo y robo de bienes nacionales que fue en lo que consistió esa autoproclamación, bajo directrices de la Casa Blanca. Toda una operación de corrupción y de intento frustrado de darle "Solución final" a la Revolución Bolivariana.

Visibilizar, las muertes de niños y niñas de la patria es un imperativo que nos impone la primacía del bien común que como pueblo anhelamos alcanzar después de haber derrotado a los imperialismos de EEUU y la Unión Europea, sus aliados: los gobiernos del Grupo de Lima y los agentes internos. Exhortamos a la Nueva Asamblea Nacional, a emplazar al Poder Judicial para que actúe y no siga encubriendo en la impunidad, los crímenes de Juan Gerardo Guaidó Márquez. Les exhortamos a realizar un homenaje póstumo en memoria de estos niños y niñas de la Patria. Que el pueblo venezolano, pueda conocerlos y reconocerse en ellas y ellos, amarlos como hijas e hijos propios: "…y cuando un niño grita, no sabemos/ si lo nuestro es el grito o es el niño, / y si le sangran y se queja, / por el momento no sabríamos/ si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra." (Fragmentos del poema: Los hijos infinitos, Andrés Eloy Blanco, 1897-1955)…

Caracas, 08-02-2021

Herodes y Guaidó: sus crímenes de niños y niñas - Por: Henry Escalante @henryescap https://www.ensartaos.com.ve/herodes-y-guaido-sus-crimenes-de-ninos-y-ninas/

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1807 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición