La Estupidez Postrada de Nuestra Burocracia Política

La inercia, la postración o peor aun, la torpeza es lo que parece caracterizar a la esa clase política que cree “representar” al pueblo venezolano. Solo provoca consternación e indignación el observar como a raíz de los abominables hecho lamentables ocurridos recientemente por las muertes de los tres pequeños hermanos de la familia Faddoul y del periodista y el caso Sindoni, nuestros “representantes políticos”, permiten que nuestras banderas sean tomadas por esa rancia y sospechosa oposición y como, al mismo tiempo, surjan desde “nuestras filas” y circulen por el país comunicados políticos llamando a la conciliación. Seré más directo. Resulta desastroso y penoso leer, el mismo día en que ocurrieron estos lamentables sucesos, el articulo de prensa publicado por el celebre MARCIANO, elogiando la disposición de la oposición a seguir la ruta democrática. Nuestro iluso Marciano pareciera escribir y ver el mundo desde su planeta. Lo convidamos a visitar la tierra.

De la misma manera aparece el Alcalde Mayor admitiendo culpabilidades a su policía, que, aunque muy bien podrían estar involucrados, nunca debería considerarse un hecho asilado. La aptitud defensiva y conciliadora ha sido la respuesta. Creer e intentar hacernos creer a todos que, en este contexto histórico-político que atraviesa Venezuela, un año electoral y definitorio para el proceso de cambio, que esta fracasada oposición lacaya o mejor dicho, a sus amos, el Imperio Norteamericano, optarían por las vías de la pasividad y actuarían con la misma inercia que mueve a nuestra clase dirigente, sería un acto de semejante traición a la revolución. ¿Acaso a nadie parece extraño que la matriz de opinión, por la inseguridad y la impunidad, generada por los medios de información privados, terroristas, han venido desarrollando, hoy encuentran un fructuoso asidero político?

El terrorismo es la ultima carta ya puesta en meza de nuestro pueblo por el Imperio norteamericano y sus lacayos “nacionales”. Ella posee fines claramente demarcado: desprestigiar al gobierno revolucionario, intentar hacer repuntar a la fracasada oposición en las encuesta y justificar una intervención extranjera que “devuelva la paz y la democracia a la estratégica Venezuela Petrolera”. Por tal razón nuestra respuesta no puede ser otra que la ofensiva. Solo con decir, que este hecho no puede ser utilizado en la diatriba política por la oposición, es un garrafal error. Este es un hecho político, el responde a una estrategia muy bien diseñada por el imperio y aplicada en muchos países y en Venezuela en el pasado resiente ¿Acaso nos olvidamos del Golpe de Estado o de los sucesos de Plaza Altamira? La movilización del pueblo, tomar las calles, la denuncia de esos planes, es la acción correcta que deberíamos emprender. Recuperar nuestras bandera que fueron hábilmente utilizada por esa oposición antihumana: la lucha contra el terrorismo en todas sus facetas, incluyendo el económico e informativo, que desarrolla a lo largo del planeta el gran capital internacional ante el temor de lo que representan los cambios necesarios que se experimentando en todas latitudes, en gran parte gracias al impulso moralizante que la revolución bolivariana representa para ello. La burocratización de la política y la conciliación son los fenómenos, que sin lugar a dudas, condenarían a nuestra revolución y con ella a la esperanza de muchos pueblos del mundo que ven de nuestro ejemplo la guía a seguir, al estruendazo fracaso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3360 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas