¿Qué tienen en común Sabah Khodada y Patricia Poleo?

Después de los ataques del 11 de septiembre a las torres gemelas en Nueva York, aparecieron desertores del ejercito iraquí declarando en contra de su país. Por ejemplo, el capitán del ejercito Sabah Khodada declaró ante periodistas del Times y en el programa de televisión “Frontline” que él personalmente había visto un campo de entrenamiento de terroristas en la localidad de Salman Pak, Irak. Precisó el capitán Khodada que en ese campamento se entrenaban terroristas para perpetrar ataques a y desde aviones comerciales. Dijo que vio un fuselaje de un avión comercial especialmente preparado para llevar a cabo ese entrenamiento. Otros desertores del ejercito iraquí ofrecieron declaraciones en ese mismo tenor. Todos ellos afirmaban haber presenciado actividades de entrenamiento o de apoyo a terroristas para realizar acciones violentas por medio de aviones comerciales.

¿Cuál era la verdad acerca del campamento de entrenamiento en Salman Pak? Resulta que durante la guerra entre Irak e Irán, varios aviones comerciales iraquíes fueron víctima de secuestros perpetrados por extremistas islámicos. En uno de esos secuestros detonó un granada en pleno vuelo causando la muerte a decenas de personas a bordo. Saddam Hussein solicitó ayuda del servicio secreto británico, el MI6, para entrenar un comando antiterrosrista que le permitiera contrarrestar los secuestros de aeronaves de su país. La CIA ya hacia lo propio en otros países del Medio Oriente. El campamento de Salman Pak era usado para entrenar fuerzas antiterroristas iraquíes, los entrenadores eran agentes británicos del MI6 y el avión usado era un viejo avión ruso, un Tupolev 154, que había pertenecido a la “Iraqi Airlines”. Toda esta información fue corroborada por agentes de inteligencia norteamericanos.

Hasta ahora la mayor parte de las declaraciones dadas por desertores y opositores en el exilio han resultado falsas o exageradas. Estas prácticamente no han aportado nada nuevo a la información de inteligencia recabada por las agencias en el terreno. Las afirmaciones hechas públicamente por desertores y opositores en el exilio, aunque de poca utilidad para los servicios de inteligencia, servieron para prepara una matriz de opinión en contra del Gobierno de Irak y a favor de la intervención militar de Estados Unidos.

En un programa de opinión transmitido por un canal de televisión de Miami, retransmitido en La Hojilla, la periodista Patricia Poleo afirmó que Venezuela está extrayendo uranio y lo está exportando a Irán. Esta operación se estaría realizando en el sur de nuestro país con la colaboración de técnicos cubanos. Aviones iraníes estarían utilizando una pista de aterrizaje en una zona no especificada para transportar el uranio desde Venezuela hasta alguna localidad en Irán. Ante las preguntas del periodista, Poleo afirmó que tiene pruebas orales sobre estas operaciones y que pronto saldrán a la luz pública imágenes sobre las mismas. Ella afirmó que la exportación de uranio a Irán es cierta y que esa información se la han dado militares activos de la Fuerza Armada venezolana. Según Poleo, el Gobierno Bolivariano sacó a los efectivos de la Guardia Nacional y a los misioneros de las Nuevas Tribus de la zona donde se realizan las operaciones de extracción y exportación de uranio. Al igual que el capitán desertor Khodada, Patricia Poleo afirma tener pruebas que avalan sus afirmaciones. Al igual que en el caso de Khodada quedará demostrado que la periodista en fuga Patricia Poleo miente. ¿Qué tienen en común estos personajes? Khodada y Poleo mienten deliberadamente por ambición personal y mandato ajeno para justificar acciones militares en contra de sus respectivos países.

Patricia Poleo sigue un libreto conocido. En éste coinciden dos estrategias que ya fueron usadas para preparar la invasión a Irak. Primero, presentaron militares desertores y líderes de oposición en el exilio en programas de opinión afirmando tener pruebas de la vinculación de funcionarios del Gobierno iraquí en actividades de apoyo al terrorismo. Poleo es presentada como una periodista víctima de persecución política que se vio obligada a abandonar el país de manera clandestina y como portadora de pruebas sobre actividades ilícitas del Gobierno de Chávez que pondrían en peligro la seguridad de los Estados Unidos. Segundo, acusaron a Irak de comprar uranio en África. Ahora acusan a Venezuela de exportador uranio a Irán. Después de la invasión a Irak se supo que el ex-embajador de Estados Unidos en Gabón Joseph Wilson, enviado a África a investigar la supuesta compra de uranio en ese continente por parte Irak, había presentado un informe donde desmentía tal hecho. El diplomático Joseph Wilson no se prestó para la maniobra de la Casa Blanca y pagó muy caro su osadía. Al contrario, la periodista Poleo si se presta para afirmar que Venezuela está extrayendo uranio y exportándolo a Irán y seguro que le están pagando muy bien. Al igual que en el caso de Irak, las declaraciones de Poleo aportan muy poco a los servicios de inteligencia estadounidenses, éstas sólo sirven para formar una matriz de opinión en contra de Venezuela y a favor de una intervención militar de los Estados Unidos en nuestro país.

Fuentes:

1) http://www.edmitchellapollo14.com/phpBB2/viewtopic.php?t=524&start=45&

2) La Hojilla, programa transmitido el 02-03-2006


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4205 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a19963.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO