Justicia, respeto, amor y veneración para nuestros antepasados originarios

Hoy sábado estoy viendo el canal televisivo de la Asamblea Nacional de Venezuela ANTV, donde tratan una situación que muestra el intento de exclusión de estudiantes originarios en la facultad de medicina de la universidad del Zulia, debo aclarar, que no sé, sí este programa es diferido, por lo que no puedo decir que el hecho aquí relatado, es un hecho pasado o actual, lo cierto es, que sigue teniendo vigencia y pertinencia para opinar acerca de lo que integra. Bien, este sábado 16/6/12 en la noche, vi por el canal ANTV de la Asamblea Nacional de Venezuela un programa denominado Presencia Indígena dirigido por la diputada Noely Pocaterra, hermana indígena que me inspira una gran admiración respeto y cariño en cualquier orden.

La diputada presento en su programa a dos jóvenes indígenas zulianos quienes estudian en la universidad del Zulia uno de ellos en la facultad de economía, y el otro en la facultad de educación. Estos jóvenes quienes además de estudiantes obstentan una participación en la federación de estudiantes, son una demostración de otro de los importantes conquistas del gobierno del presidente Chávez a favor de la clase mas desposeídas e invisibilizadas de la nación venezolana. Pero las huestes egoístas y malvadas que persisten en la exclusión sobretodo contra nuestros hermanos originarios, continúan intentando por todos los medios, boicotear la reivindicación de las clases mas desposeídas. Ello quedo demostrado con la denuncia hecha por los hermanos indígenas contra el decano de la facultad de medicina de LUZ, quien pretendió bloquear el ingreso de 83 bachilleres indígenas a la facultad de medicina, violando una decisión tomada por el consejo universitario para ser admitidos los 83 estudiantes en la universidad. El decano aducía que solo podían entrar 25 estudiantes de los 83 y el resto no entraría porque no tenían capacidad para hacer la carrera, favorablemente este intento de segregar a los hermanos indígenas no tuvo éxito y los hermanos definitivamente fueron admitidos. Como demanda de cupos ha venido creciendo por parte de la población originaria, es necesario revisar el convenio con LUZ que establece que se otorga a los pueblos originarios el 5% de los cupos, en las facultades.

Vale la pena, referirnos a un comentario, que hicieron los jóvenes entrevistados por la diputada Pocaterra, acerca de, que entre las dificultades que se les presentan para adaptarse al ambiente universitario está el problema del idioma, ya que ellos, los hermanos indígenas tiene que adaptarse al idioma castellano, a costumbres diferentes a las suyas y practicas culturales que no son de su uso y conocimiento, es, en ese aspecto, que los hermanos indígenas plantean que sería más fácil la adecuación, si también los arjunas tuvieran la obligación de hablar el idioma de los originarios, que también se adaptaran y conocieran los usos y costumbres de los ciudadanos originarios. Sería democrático e igualitario para producir la adecuación de los hermanos a la vida universitaria, esto lo conseguiría la universidad si se hiciera un departamento que manejara esta adecuación con cursos y programas especiales que favorecieran a los hermanos indígenas y, al mismo tiempo a los arjuna, quienes no somos otra cosa que la misma gente.

Consideramos esto, de suma importancia, porque en los últimos años hemos estado escribiendo acerca de nuestros hermanos originarios -aunque no tanto como yo quisiera- y algo que hemos aprendido en escasas investigaciones es, que no sabemos nada acerca de nuestros ancestros, de su cosmovisión, de su cultura y si tomamos en cuenta que procedemos de esa cultura -que ni remotamente es parecida a la que nos han obligado a adoptar los invasores imperiales españoles-, Ello hace que sea imperativa la necesidad y, la obligación de conocer esa nuestra historia. No solo conocerla, sino que debemos internalizarla aprenderla y practicarla.

Creemos que dentro de las obligaciones que nos exige, la creación del nuevo humano venezolano para tener la mejor forma de vida, está, la de regresar a nuestros orígenes. Somos de los que piensan, que ahí está la fuerza telúrica que nos hará verdaderamente libre, insistimos, no somos judeocristianos, somos y vivimos en el Abya Yala por lo tanto debemos rescatar nuestro escudo defensivo que mora en nuestro pueblo hace 519 años. Es por ello que lo planteado por estos jóvenes en el programa de la diputada Pocaterra reviste una gran importancia. Ya es hora, que veamos y sintamos a nuestros hermanos originarios con el respeto amor y consideración que se merecen con todo derecho. Porque de ellos emanó nuestro espíritu de independencia tenemos una gran deuda con nuestro pueblo originario es nuestra obligación cancelar esa deudo con nuestros primeros próceres independentistas: Guaicaipuro, Paramacay, Mara, Tamanaco, Arichuna, Manaure, Terepaima, Yaracuy, Cayaurima, Sorocaima y, muchos más.

Ana Karina Rote, Aunicon paparoto mantoro, itoto manto

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!


wiliancastillop@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2172 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a145333.htmlCd0NV CAC = Y co = US