Honor a mi Tío, Alberto Armas Gouverneu

Acabemos con la asesina Medicina Capitalista

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos y a partir de este momento es prohibido llorarlos … Alí Primera.

Estas reflexiones surgen a raíz de la muerte de un querido tío, Alberto Armas Gouverneu, Servidor Público de INAVI, siempre luchador y crítico militante de esta revolución, buen padre, buen esposo, excelente abuelo, buen hijo, un venezolano de lucha hasta sus últimos días; por cierto primo hermano de la mártir de la juventud revolucionaria Livia Gouverneu. El transitar de mi Tío, no fue nada fácil. Fueron momentos de lucha y mi tío fue un guerrero que luchó hasta sus últimos días, era el pequeño contra el gigante, era el pueblo contra las corporaciones de la medicina y sus tentáculos, en un sistema de salud que aun está impregnado de la pura lógica capitalista de máxima rentabilidad.

Al evaluar al paciente, que se convierte en una mercancía más, el médico o simple mercader de la medicina, ofrece múltiples servicios y productos. Evalúa al paciente y ve en él la forma más idónea para sustraer a partir del código de seguro, el camino más largo que le proporcione los mejores dividendos a las aseguradoras, transnacionales de la medicina y Colegio de Médicos, garantizando así el status quo del sistema asesino capitalista.

Las grandes corporaciones de los alimentos, que matan silenciosamente a millones de personas, el consumo de comida chatarra, la venta legal de cigarros y alcohol, las campañas mediáticas de consumo, sobre todo a nuestros niñas y niñas; hacen el negocio perfecto; mantenemos la población enferma y los exprimimos hasta que mueran y dejen grandes dividendos. Esa es la cruda realidad.

Como es posible que todavía en revolución, subsidiemos todavía el 80% de la medicina privada, alimentemos a esos asesinos silentes, que se lucran del sufrimiento de la familia y sigan tan campantes.

Los esfuerzos en Salud han sido enormes, pero debemos acelerar la marcha revolucionaria y desmontar el aparato ideológico de médicos insensibles, que con calculadora en mano ven una mina de oro en el pueblo enfermo y son operario de multimillonarias ganancias que aumenta el muy famoso PIB de las economías capitalistas. Enfermo es igual a mercancía y máxima rentabilidad, desde los tratamientos especializados, hasta las interminables tratamiento que matan poco a poco a nuestro pueblo; allí está el respetado Doctor Convit, crucificado por el Colegio Medico Venezolano y sus maraña de la corporaciones de la salud, por el hecho de proponer que su tratamiento e investigación contra el cáncer, fuesen gratuitos para el pueblo, como un aporte a la humanidad.

Medicina preventiva, deporte, nuevos hábitos de consumo, prohibición de alimentos transgénico y con alto contenido químico, agricultura sustentable, médicos solidarios, médicos de cabecera, humanización y colectivización de la medicina; lo exige el pueblo y las millones de víctimas a diario del sistema de salud privatizado, que supera a los muertos por violencia en el país.

Honor a mi Tío Alberto Armas Gouverneu, a mi Tía María, su compañera, Mi primo Jorge Armas, delegado por Nueva Esparta del Congreso Fundacional del PSUV y luchador Social y Revolucionario, Mi primo Albertico y sus dos queridos hijos…. A millones de personas víctimas de la Medicina Asesina…

Revolución en Salud Ya… Vayamos a las rices… acabemos y partamos en dos al maldito sistema capitalista…

Camarada Chávez…Ordene…vamos con todo…

Bendición Tío..

oj_armas@yahoo.com

Estado Nueva Esparta


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3882 veces.



Oscar José Armas González

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI