A mí no me gusta la dieta de Maduro

Estamos bajo ataque criminal

En días pasados el presidente hizo una de las suyas al bromear sobre “la dieta de Maduro”: “La dieta de Maduro te pone duro” dijo el presidente obrero ante la atónita mirada de los oyentes y esto detonó un durísimo ataque al mandatario por parte de la oposición y sus seguidores.

Creo que es válido suponer que la mentada de madre a ramos allup (minúsculas a propósito)  propiciada por el presidente en vivo y directo en cadena nacional, se quedó pequeña comparada con los millones de replicas que se ganó éste al bromear sobre ese tema tan delicado.

Entre las “colas sabrosas” de Jacqueline Farías y “la dieta que te pone duro”, el mensaje que llega es desalentador y peligroso; no es broma la bendita dieta a la que nos está sometiendo la oposición y que bautizó como “la dieta de maduro” esa dieta está diseñada por la oposición para seguir alimentando la arrechera hacia el presidente y para mantener captivos a sus seguidores.

No es momento de bromear pues la vaina está bien jodida en la calle, el dinero se va como agua entre los dedos, para poder medio comer lo que se consigue y los CLAP que fueron diseñados para combatir el ataque no terminan de convencerme, aunque el presidente haya declarado traidores a quienes no aplaudan la idea.

¿Cómo vamos a estar en pleno siglo 21 esperando que nos toquen la puerta con una escuálida bolsa de comida, que de paso hay que pre pagar y esperar entre ocho y diez días para que llegue?; por donde yo vivo la ultima (esta es la segunda en dos meses) solo trajo tres paq. de harina de maíz, dos de arroz, uno de azúcar, un aceite y una mayonesa. Eso para una familia de cualquier cantidad de miembros pues todas traen exactamente lo mismo.

¿Por qué si el gobierno a través de los CLAP esta comprándole comida a la empresa privada para suministrarlo al pueblo, no la coloca en los sitios destinados para esto? Esto podría ser las bodegas de MERCAL o PDVAL, pero eso de entregarles a unas personas, que no tienen ningún tipo de control ni fiscalización, bolsas de comida para que la repartan solo trae o traerá más corrupción y más arrechera.

Donde yo vivo, por ejemplo, hay un Consejo Comunal cuya directiva tiene 4 años vencida y se han negado (apoyados por supuesto por la dirección de FUNDACOMUNAL) a renovarse como manda la Ley de los Consejos Comunales; bueno dos o tres voceros de ese Consejo Comunal se autonombraron representantes del CLAP de la comunidad sin notificarlo a absolutamente nadie y se registraron desde quien sabe cuándo en la dirección prevista para eso. No hay manera de tener acceso ni siquiera a la información sobre desde cuándo se registraron, para cuantas personas (pues tengo entendido que es en base a un censo que nunca se hizo) y que productos les están entregando para que lleven a su comunidad.
Expongo ese caso particular, disculpen el personalismo en la nota, para sustentar mi idea de que esos CLAP no están bien controlados; además de que esa cantidad de “alimentos” no son suficientes para una semana para dos personas, mucho menos para una familia.
La dieta de Maduro es una estrategia bien montada donde, después de crear la escasez que nos tiene loco, bautizan la estrategia con el nombre del presidente a quien quieren derrocar.

La dieta de Maduro no debe tomarse a broma para nada, sino atacarla con todo lo que se tenga; el primer paso debería ser reabastecer como antes a los mercales y pdvales, para que cada quien pueda ir el día que le corresponda a comprar los productos de la cesta básica de su preferencia (sin imposiciones de ningún tipo y sin ningún tipo de discriminación), también podrían crearse bodegas comunitarias (administradas por los consejos comunales que estén vigentes y en regla en cuanto a la participación comunitaria, para obligar a estos a ponerse a derecho)
La dieta de Maduro no debería gustarle a nadie, pues es el resultado de la más grande de las manipulaciones a la producción y a la distribución que haya existido en la patria y no es un chiste para nada, es una acción criminal que está causando estragos en la moral y en el nivel de vida de TODOS los venezolanos.

La dieta de Maduro es un plan perverso planificado desde el norte de América y ejecutado, en nuestra patria, por empresarios y políticos bajo la dirección ejecutiva de Lorenzo Mendoza y sus secuaces y la dirección política de Acción Democrática y los suyos.
Estamos bajo ataque y es el estado el que debe ponerse duro en contra de esa modalidad de ataque criminal bautizado como “la dieta de Maduro”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1699 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas