Pildoritas 55 (año IX)

Críticas con riesgo

1.-Para nadie es un secreto que en los mercados municipales, y los denominados mayoristas y/o Centros de distribución, operan mafias que hacen con los precios lo que les viene en gana pero que además violan la Ley anti contrabando, pues en casi todos los puestos de venta se consiguen productos colombianos por supuesto a precios escandalosos.

Ante tantos desafueros, que como sabemos han sido denunciados, permanentemente por los medios, que las autoridades han aceptado que existen, que de vez en cuando, pero muy esporádicamente, se han podido comprobar con medidas que han dado como resultado el decomiso de productos acaparados y otros puestos en venta con sobreprecios que se pierden de vista, lo que ha originado sanciones pero lo cual no ha servido para erradicar las prácticas ilegales, pues más temprano que tarde la situación continua igual o peor, se hace imprescindible que se tomen medidas efectivas que han venido siendo propuestas por diferentes personas y de las cuales se han hecho eco algunos medios.

Tales medidas tienen que ver con el establecimiento de una COMISION PERMANENTE PERO RENOVADA CON PERSONAL NUEVO PARA EVITAR EL SOBORNO EN CADA MERCADO MUNICIPAL, CENTRO DE MAYORISTAS Y/O DE DISTRIBUCIÓN para que se garantice el cumplimiento de la Ley y los venezolanos no continuemos siendo sometidos por las mafias que hoy operan en esos sitios, a ser víctimas de una crisis que como sabemos ha sido creada por las fuerzas que apuestan al fracaso de esta Revolución y que cada día se hace más terrible, cuando se comprueba al querer adquirir lo que sea, para el sustento diario y encontrarse que el dinero no alcanza para casi nada.

Se sabe de operativos contra los bachaqueros que operan en las colas de los establecimientos que expenden algún producto regulado, por cierto, situación aprovechada por los dueños de dichos negocios, para meterle más leña al fuego de la desestabilización, anunciando, cuando las colas aun siguen enormes, que tal cual producto se ha terminado, lo cual se ha podido comprobar cuando, al no creérselo la gente, se exacerba y el miedo a un saqueo ha obligado a que los productos continúen siendo vendidos.

Esos operativos también deben ser permanentes, no pueden ser espasmódicos y deben tener como resultado el castigo ejemplarizante para esa plaga que sabemos opera como un brazo ejecutor de las tácticas opositoras contra el Proceso Bolivariano.

La prueba de que las medidas que se han tomado por su característica de esporádicas, es decir de vez en cuando, es que el fenómeno sigue igual, las colas siguen, incluso incrementándose, los precios variando hacia arriba casi que a diario, los intentos de saqueos cada vez más frecuentes y todo ello operando a favor de una derecha inconsciente que tiene estas estrategias como su principal arma para lograr sus perversos objetivos.-

Por otro lado, y lo he comprobado personalmente y a través de amigos y familiares que las denuncias en la mayoría de los casos, no prosperan para nada, he hecho denuncias puntuales, desde el sitio de los hechos, con la prueba en mano y no ha sucedido absolutamente nada.

Da rabia y desazón ver cómo en otras partes del país y en la Capital el mismísimo Superintendente de la SUNDEE está al frente de las acciones contra las mafias que nos tienen al borde de la desesperación y aquí ese organismo ha desaparecido prácticamente de la escena pública…

Como sabemos, el Táchira por sus características de ser frontera es uno de los más golpeados, ocupamos el primer lugar en lo negativo, las guarimbas comenzaron por acá, fuimos escenario de situaciones terribles, aquí la quema de vehículos oficiales por acción de encapuchados ya casi que es pan de cada día, los encapuchados mantiene en zozobra buena parte de nuestro territorio, el contrabando, ahora bilateral, sigue boyante, el sicariato no ha parado, las transculturización mediática nos arropa y pareciera por ello, que las autoridades carecen de voluntad política, hasta el punto de tener que concluir que aquí la máxima francesa de “dejar hacer, dejar pasar” se ha instituido como política oficial que bien sabemos no es tal, sino que es el resultado de funcionarios que para lo único que sirven, es para colocarse una camisa roja que les permita hacerle daño al proceso y que son quizá más maléficos que los abiertamente declarados opositores.

2.-Los llamados CLAP, aquí por lo que se ha visto, son privilegio de muy pocos que han tenido suerte o que excepcionalmente han sido incluidos debido a que pudieron organizarse.

La mayoría debemos contentarnos como lo hace un niño pobre ante una vitrina de hermosos juguetes y simplemente hacernos la ilusión de, algún día, poder disfrutar de algo que actualmente se ve como muy distante.-

3.-Pareciera inconcebible por ejemplo el oír a autoridades en pleno inicio de invierno anunciar que se está procediendo a limpiar tal o cual quebrada, o el lecho del rio tal, lo cual no es sino la prueba de la ineficiencia y falta de previsión, pues permite tener que aceptar que no se aprovechó la larga sequía para que los lechos de agua, proclives a causar daños con la llegada de las lluvias, fuesen dejados inmunes a hechos lamentables como los que hemos comenzado a vivir en algunos sectores.

4.- Mientras se habla insistentemente de reaperturar la Frontera, nuestro gobernador se ha convertido en el principal vocero oficial de tal idea, que si a ver vamos, son pocos los beneficios que, al menos a los habitantes de este sufrido Estado nos ha traído tal medida, pues los males que del vecino país nos exportaban y siguen exportándonos como el éxodo de paramilitares, sicarios, traficantes de droga y de personas y que se traducían en un contrabando de extracción de grandes dimensiones, en muy poco amainaron con la medida de cierre y más bien llevaron a que aparecieran prácticas como el contrabando de allá para acá de todo tipo de productos que vinieron a competir con los precios establecidos por los bachaqueros, por supuesto siempre en perjuicio de las familia tachirense, que al no conseguir el producto venezolano, se ve obligado, si es que tiene el dinero a adquirir lo que desde Colombia traen y que se consigue en venta de la manera más descarada e impune, en mercados municipales, bodegas y abastos.

Las colas para surtirnos de gasolina, que parecía era lo único positivo del cierre fronterizo pues amainaron por un tiempo, han vuelto a aparecer como por arte de magia y esta vez más largas que nunca.

En fin aquí las cosas no son nada fáciles, pues lamentablemente, aún exponiéndose a que se nos tilde de escuálidos, la realidad no se puede ocultar, las críticas no se pueden guardar para tragárselas hasta reventar, hay que expresarlas en el buen sentido de que sean tomadas como lo que son, una buena intención para que si es posible contribuyan a corregir los entuertos, que lo que hacen es alejar, cada día más, los objetivos redentores de nuestro cada vez más gigante, el Comandante Eterno, que por algo nos pidió con insistencia, no dejar de criticar y proponer, para así ayudar a que los fines de participación del pueblo, plasmados en la Constitución Bolivariana se concreten. Es lo que pretendemos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1550 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas