Tratemos de evitar lo peor (SUNDDE)

Hay momentos en que me pongo a pensar, si de verdad vale la pena sacrificarse por cosas, que a simple vista parecieran perdidas, pero cuando pienso en el enorme y extraordinario sacrificio que realizo HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, para que nosotros y nosotras tuviéramos la capacidad para refundar nuestra patria, y la vainas se me pasan, pero ¡coño! Hermanos, hermanas, amigos, amigas y camaradas todos y todas, no es nada fácil ser consciente, y que tu consciencia la pisoteen, una partidas de personas, que al parecer, solo sirven para ocupar espacios y protagonizar actos con fachadas de excelencia, ciertamente, no debe ser nada fácil, el tener una misión tan arrecha, como la de controlar la delincuencia organizada desde las profundidades del antiparabolismo por parte de nuestro propio pueblo pobre, que no ha tenido más opción, que sucumbir ante la prepotencia y la impotencia de las necesidades, y recurrir a la estrategia de la explotación del hombre por el hombre, eso lo entiendo, lo que no logro comprender y mucho menos entender, como es que, a sabiendas de todas las cosas que ya he dicho, aun no hayamos creado un mecanismo eficaz, para medio minimizar ese terrible daño, que nos causa la usura, del sobre precio de los productos, que ahora nos los aumentan todos los días. ¿Y la SUNDDE? Bien gracias, pregúntame se me importa.

Los venezolanos y venezolanas que apoyamos y manifestamos abiertamente nuestro respaldo comprometido con nuestro gobierno revolucionario, sabemos que estamos ante una situación complicada producto de lo que ya todos y todas sabemos, eso no lo vamos, ni lo podemos obviar ni poner en dudas, pero de lo que también estamos consciente, es que si no ponemos de nuestra parte para tratar de minimizar los efectos del daños psicológicos que nos están causando la guerra económica, y el desabastecimiento inducido que nos tienen los grandes empresarios, empresarias, y los pequeños y medianos comerciantes, muy probablemente, tengamos que sucumbir, ante el descalabro y desmoronamiento de nuestro proceso político de cambios profundos, pero, ante ese supuesto negado por demás, estamos OBLIGADOS y OBLIGADAS, por mandato CHAVISTA, a crear y diseñar, cualquier mecanismo que nos dé la oportunidad de crear una especie de muro de contención para soportar los embates de esta guerra psicológica y sabotaje economico, que tiene a nuestro pueblo, al borde de un colapso civil colectivo; y, ante esas circunstancias, y hablando de GUERRA y de amores, se hace real la conseja de que, “en la guerra y en el amor todo se vale”, pues bien, hagamos los que nos corresponda hacer, y evitémosle a nuestro pueblo, la desgracia de tener que matarnos los unos con los otros en una guerra fratricida. Estamos a tiempo; no lo perdamos.

Pónganme el calificativo que mejor prefieran, tíldenme como quieran tildarme, díganme como quieran decirme, nómbrenme como quieran nombrarme, porque, si con eso se resolvieran los problemas que he manifestado, me sentiría complacido porque el sacrifico habría valido la pena. Hagamos lo que sea



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1711 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas