Sinceración y/o Congelación de Precios

La economía venezolana está atravesando uno de los momentos más difíciles en el contexto de la Revolución Bolivariana liderizada por siempre por el comandante eterno Hugo Chávez y hoy por el presidente obrero Nicolás Maduro, no es un secreto que algunas medidas han tenido retardo en su aplicación como lo es la Ley de Precios Justos, que en nuestro concepto debió implementarse desde el año 2010 al menos; hemos estado de corrimiento en corrimiento de los verdaderos problemas que atentan no solo contra el proceso revolucionario sino además afectando la tranquilidad del pueblo y el desarrollo de una economía realmente sana y productiva; mucho tiempo hace que se viene hablando de la necesidad de incentivar el aparato productivo y al parecer esto se le ha dejado a la misma clase empresarial que en realidad o no está dispuesta a hacerlo sin el acompañamiento financiero del Estado, o en estos tiempos descaradamente con actitudes subversivas de alteración del orden constitucional y democrático, no termina de comportarse como una clase empresarial productiva que inclusive genere las divisas a partir de la exportación.

El estigma de la renta petrolera no ha desaparecido ni de las mentes ni las acciones que estos empresarios han emprendido durante años y desde hace ya mucho tiempo. A estas alturas es difícil creerles en el aspaviento que generan cada vez que declaran y solicitan del Estado diálogo y medidas rebuscadas de carácter neoliberal a escondidas para según ellos, <las cúpulas>, tratar de posesionarse en la elaboración de políticas públicas en la economía.

Por otro lado, y es bueno decirlo, hay suficientes ejemplos que demuestran que si ellos no cuentan con un gobierno “amigo”, no emprenderán alguna modificación de la conducta antivenezolana y entreguista que coadyuve a superar los asuntos relacionados con el aparato productivo nacional, sí, porque apenas se les insta a desarrollar planes de inversión y reinversión saltan de tal manera que al pronunciarse como “victimas” del chavismo engendran y producen animadversión y descontento en la madeja de empresarios que si quieren contribuir con sinceridad con el avance económico necesario.

Pues bien, luego de este preámbulo descriptivo aunque corto, podemos decir que ese enfermo no tiene cura, de tal manera que la revolución bolivariana y el gobierno del presidente Maduro debe y de hecho las últimas declaraciones del presidente lo demuestran, tomar medidas ejemplares y concretas que modifiquen el actual esquema de la composición de la estructura económica y financiera, en donde los agentes económicos cumplan el rol para el cual fomentaron empresas, que no es otro que ser empresarios de verdad, con actitud positiva, no jugando al uso de las divisas como si fuera un concurso de quien obtiene más.

En este escenario económico real y complejo, llegó la hora de la toma de decisiones que de una vez por todas den las señales claras y concisas del deslinde definitivo en la forma y fondo de hacer economía e incorporar en consecuencia a quienes suban a este barco de la transformación total del aparato productivo y en cuyo andar la clase trabajadora venezolana debe destacarse definitivamente y aquellos que quieran invertir en la producción de bienes y servicios de carácter privados que lo hagan en esa dirección y bajo nuevas reglas de cohabitación  que permitan ofrecer al pueblo la producción de rubros que hoy día es necesario importar.

Para ello, creemos necesario y pertinente decretar una sinceración general de precios o en su defecto o alternativamente proceder a congelar aquellos que a la luz del día se conocen como mera especulación y referencia de artificiales conceptos acerca de la equivalencia bolívar-dólar, para ello, se requiere el concurso de la organización popular y comunitaria que en efecto contribuyan con la madurez del caso a conllevar estos propósitos loables en esta hora de patria. Al respecto, debe reforzarse la inducción de los funcionarios que tienen la responsabilidad de fiscalizar y controlar las desbandadas de precios como ocurre en los actuales momentos y no debe haber sector que esté fuera de estos alcances validos y necesarios.

Es importante destacar, que las medidas que se tomen deben producir el retorno a precios de una fecha que sea fijada luego de los estudios pertinentes y confiables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a207626.htmlCd0NV CAC = Y co = US