A propósito de las elecciones

Los resultados de las elecciones del pasado 23 de noviembre nos muestran una vez más el carácter democrático del pueblo venezolano. Lejos del pensamiento fascista manejado por sectores de la oposición, el colectivo sufragó en forma pacífica lo que demuestra la madurez electoral que ha adquirido en los últimos años. La llegada del comandante Hugo Chávez Frías al poder permitió romper la hegemonía implantada por la derecha durante cuarenta años. Desde entonces, los venezolanos han transitado por numerosas elecciones expresando sus sentimientos y tomando las decisiones que han creído convenientes. Las elecciones del pasado domingo sin duda reflejaron el ambiente revolucionario que se vive en el país. A pesar de la derrota sufrida por el PSUV en algunos estados como Miranda, Carabobo y el Zulia, el espíritu revolucionario y bolivariano está presente en la mayor parte del territorio nacional. Por supuesto, el ánimo que debe embargarnos no está sujeto al triunfalismo pendejo sino que está obligado a pasar por el tamiz de la crítica y autocrítica. En la medida que reconozcamos errores y equivocaciones podremos fortalecer  el camino que nos conducirá a un verdadero socialismo donde el pueblo sea el garante del proceso y disfrute en esencia del bienestar colectivo que se merece.

La jornada electoral  del 23 de noviembre aleja toda posibilidad a los golpistas. Los aventureros y filofascistas quedaron definitivamente sin piso político ni humano. Acceder al poder por la vía de la violencia no está planteado en Venezuela; el pueblo cree en sus instituciones y por lo tanto rechaza cualquier montonera que pretenda llevar a la nación por el despeñadero de una dictadura. Los comicios electorales demostraron de nuevo que en el país se vive bajo la égida de un gobierno que respeta los derechos humanos; que el sufragio permite a los ciudadanos expresarse y que las matrices de opinión creadas por la oposición golpista no son ciertas. La guerra mediática desatada contra el camarada presidente y el proceso revolucionario no llegó lejos; los hechos demuestran la  ascendencia del chavismo en las grandes decisiones del país.

Como venezolanos estamos orgullosos del trabajo realizado desde el CNE pues garantizó en todo momento la pulcritud de las elecciones; asimismo, de la labor llevada adelante por las Fuerzas Armadas quienes mantuvieron la seguridad del proceso electoral. Algunos voceros de la derecha pretendieron poner en tela de juicio  la actuación de estas instituciones;  escudados en premisas inventadas y desconociendo la legislación venezolana  acusaron al CNE de mantener abiertas las mesas después del tiempo previsto para ejercer el derecho al voto. ¿Acaso intentaron violentar el derecho que asistía a quienes permanecían en las colas para ejercer su derecho soberano? El respeto al soberano es primordial, con él no se juega.

caminosaltair@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1299 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas