¿Comisión disciplinaria del Psuv?

Por lo general procuro no inscribirme en clubes, partidos, gremios o logias, sean cuales sean sus orientaciones filosóficas, políticas o deportivas, para ahorrarles la molestia de expulsarme de dichas organizaciones.

Lo que ocurre es que no me siento capaz de compartir conductas y códigos que obligan a la obediencia ovejuna o a la solidaridad automática, forzándonos a silenciar las trácalas de algunos cofrades. Por cierto, no tengo vocación de sapo o delator, pero tampoco me calo los delitos ajenos cometidos en nombre del compañerismo.

Además soy un pelín anárquico o soñador. En los equipos de fútbol, por ejemplo, me entraban unas ganas incontenibles de acostarme en la grama a mirar el cielo mientras se desarrollaba el partido, cosa que por alguna razón enfurecía al entrenador. Éste no entendía la importancia de oír crecer la yerba, cosa que yo hacía con frecuencia, además de contemplar las figuras que algunas nubes formaban en el cielo.

Con todo, me preinscribí en el Psuv pensando que era lo más coherente después de haber militado, con todos los hierros, en el Movimiento V República. "Es hora", me dije, "de tomar el toro por los cachos y seguir comprometido hasta los tuétanos con la revolución".

En recientes jornadas escuché las arengas del presidente Chávez explicando la importancia de empoderar al pueblo, de identificarse plenamente con las masas y renunciar a la vida fácil. De hecho, la vocación por las luchas sociales me viene de familia, con persecuciones y exilios como gajes del oficio.

Así pues, ingresé como aspirante a militante de base del ensamble socialista, tomando muy en serio el derecho a hacer críticas y denunciar marramucias que el líder máximo de la revolución garantizó en persona.

Con base en esa prerrogativa quisiera saber cómo es que un partido que todavía no tiene estatutos ni dirigentes elegidos por las bases, de golpe y porrazo cuenta con una comisión disciplinaria que toma medidas y sanciona supuestas faltas del camarada Ameliach.

¿Será que, como en la novela de George Orwell (Rebelión en la granja), todos los cochinos son iguales, pero hay unos que son más iguales que los demás?

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2874 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas