Fabricio Vive, pero donde está, si solo lo recordamos una vez al año

"El combate revolucionario no puede llevarse a cabo sin pleno dominio de la teoría revolucionaria, de sus métodos, de su organización, de su ética. Hay necesidad, en todo momento, de profundas batallas ideológicas que permitan ganar gradualmente las masas para la lucha. Se requiere usar de gran iniciativa para ahondar la conciencia revolucionaria del pueblo y las clases progresistas. La propaganda y la agitación constante, por diferentes medios, son armas indispensables. Para que su utilización sea provechosa y efectiva, los revolucionarios de vanguardia deben estar lo suficientemente preparado en lo físico y mental" Fabricio Ojeda.

No es la primera vez, ni será la última, que se le hagan honores al inmortal Fabricio Ojeda el 23 de enero, sin embargo esta vez es muy especial: Fabricio Ojeda, no sus cenizas sino su verbo y con él su pensamiento liberador del pueblo, será llevado al Panteón Nacional junto a los máximos héroes de la patria (aunque en ese recinto también hay algunos coleados, que fueron llevados sin notificarle a nadie en los tiempos en que los gobiernos eran representativos y no participativos)

Un gran paso de justicia y una grata sorpresa para el pueblo venezolano que el gobierno revolucionario haya decidido elevar al altar de los héroes a quien es uno de los más grandes héroes de la Venezuela contemporánea.

Llevar a Fabricio Ojeda al Panteón Nacional es un golpe lapidario a la canalla que lo asesinó pretendiendo asesinar con él al pensamiento que movía la esperanza de un pueblo engañado y oprimido; Fabricio Ojeda es el ejemplo de conducta revolucionaria en que deberían evaluarse muchos de los que nos gobiernan hoy. El comandante Chávez despertó la conciencia del pueblo y eso abrió los ojos de multitudes que hoy observan en algunos el mismo desvío que Fabricio Ojeda observó en quienes tomaron el poder después de la gesta que concluyó con el derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez.

Llevar al altar de los héroes a Fabricio Ojeda no sólo es un acto de justicia, sino un acto de revolución genuina; ahora hay que llevarlo a las escuelas, a los hogares, a las calles; su historia debe ser ampliamente difundida y su pensamiento estudiado, no basta con una lapida en el Panteón, aunque ese paso es de un valor inmenso para que Fabricio vuelva a las calles a combatir de nuevo para que la oscuridad no nos cubra otra vez.

El 23 de Enero marcharán (supuestamente) los mismos que ahorcaron a Fabricio Ojeda para, esta vez, tratar de ahorcar al pueblo una vez más; los mismos que traicionaron la lucha que sacó a la patria de una dictadura tienen bajo su dominio (de manera engañosa, como siempre) a una porción de la patria que los sigue y aspira entregarles el poder una vez más: "con los adecos se vive mejor porque roban pero dejan robar" esa frase en los subconscientes del pueblo opositor borró la lapidaria "disparen primero y averigüen después" que acompañaba también ese funesto periodo de la oscurana que vivimos. http://www.aporrea.org/actualidad/a157937.html

Algunas similitudes, algunos vicios, algunos vestigios de esa época republicana se mantienen y le proveen de combustible a esa llama que tienen en sus ganas los opositores; eso es lo que tenemos que superar y el pensamiento único de Fabricio Ojeda nos invita a superarlo, nos invita a ser verdaderos revolucionarios; no los revolucionarios que empezaron en el monte con botas y alpargatas y ahora andan de trajes y Rolex…eso el pueblo lo ve y no es que este mal la evolución económica, lo que está mal es que esa evolución económica no ha sido para todos por igual; y en épocas en que estamos bajo ataque económico esas demostraciones de opulencia pegan en la bilis.

Fabricio Ojeda luchó por una Venezuela sin niños en la calle; el comandante Chávez logró meterlos en casas pero ya están volviendo a las calles otra vez; la imagen (superada por un tiempo) de niños pidiendo plata y sacando basura de los contenedores para comer está de nuevo en nuestras calles; Tómenos el fusil de Fabricio Ojeda y acabemos con las miserias que nos rodean y que están engulléndose nuestra sociedad una vez más.

Hace falta un movimiento Fabricio Ojeda o, mejor aún, un Frente Fabricio Ojeda que luche contra la corrupción a nivel del funcionario público (entendiéndose por corrupción no solo la sustracción indebida de dineros públicos, sino la ineficiencia, la apatía, la flojera, la insensibilidad hacia el prójimo). Que luche contra la corrupción del sistema educativo; sistema donde maestros claramente opositores envenenan a nuestros hijos con ideas opuestas al socialismo al amor patrio. Que luche contra la ignorancia de un pueblo que es capaz de alimentar a sus verdugos por carecer de criterios patriotas.

Un Frente Fabricio Ojeda que impida que el héroe de la democracia quede sepultado bajo una lapida en el Panteón Nacional; un frente Fabricio Ojeda que lleve al comandante Guerrillero a las calles a la lucha diaria por la verdadera independencia.

Solo con un frente Fabricio Ojeda difundiendo el pensamiento liberador del héroe, su muerte no será en vano y por el contrario de las montañas bajará al pueblo en vez de a una tumba donde ha estado por tanto tiempo solo con la difusión de su pensamiento podremos decir Fabricio Vive y está aquí vivo en el corazón de los revolucionarios y revolucionarias de la patria de Bolívar y Chávez; la República Bolivariana de Venezuela. http://www.aporrea.org/actualidad/a116799.html

Que viva Fabricio Ojeda Carajo; Honor y Gloria al héroe de la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: