Como lo veo lo escribo N° 199

En rescate de la Asamblea Nacional (II)

Pareciera que siempre hablo de lo que ya está en camino, Marea Socialista está en constituyente permanente, lo que quiere decir, que sus puertas están abiertas a todos aquellos que deseen de corazón rescatar a Venezuela del abismo que se le presenta. Ahora le pido a ese pueblo al que siempre me refiero y que definiré de nuevo para aquellos que no lo sepan todavía: Pueblo es todo aquel que se interese por el destino de la Patria y que hace todo lo posible por serle útil. Un bolivariano o bolivariana que respete y se respete y trate de obedecer las leyes por más injustas que parezcan, pero que no se rinda en su lucha por tratar de mejorarlas, tratando de concientizar a sus compatriotas en cada oportunidad que se le presente. A ellos les pido que traten de escuchar e impulsar a los líderes de su comunidad para que se inscriban en esta contienda política que se avecina.
 
Si alguna responsabilidad nos toca como pueblo, es la de elegir con conciencia a los diputados a conformar la nueva Asamblea Nacional, que debe plenarse de amantes de la Patria con la capacidad y el valor para enrumbar a Venezuela al lugar predestinado por Bolívar. Hacer que la razón este a la par del sentimiento, porque no basta con el amor para regir los destinos de la Patria, para ello se debe tener la capacidad, la vocación, el talento y sobre todo  ganarse el respeto de los de adentro y los de fuera.
 
También es deber de todos los venezolanos el no dejarse llevar por aquellos que quieren con intrigas y descalificaciones liquidar la esperanza de una patria grande. Que es eso, de que algunos digan por allí que es imposible repatriar los capitales que fraudulentamente se encuentran en bancos del exterior, o que solo porque la ONU o cualquiera otra organización externa no hayan hecho nada contra las masacres y vejaciones de otros pueblos, es inútil reclamar los derechos o las ofensas ejercidas contra el nuestro. Entonces, para que las firmas, entonces, para que la vocería contra el imperialismo si nada puede hacerse; a esos pesimistas, cobardes y manipuladores que quieren ser de nuevo misioneros como aquellos que llegaron en los años 70 para acabar con la guerrilla urbana, no debemos escucharlos porque matan toda esperanza aunque se digan o se crean chavistas.
 
Al parecer estoy peor que el Comandante Chávez, en lo que se refiere a proponer compatriotas para responsabilidades por creerlos con la conciencia necesaria para comprender el momento que se transita. Es que a veces me dejo llevar por el discurso momentáneo. Llamarse o creerse marxista y al mismo tiempo declararse chavista, es para mí, una incongruencia o una ignorancia imperdonable, matemáticamente rompe con la ecuación Bolívar + Chávez = Patria, me explico;  el caso es que la patria se llamaba solo República de Venezuela y gracias al comandante Chávez, recibe el nombre con beneplácito de República Bolivariana de Venezuela, en honor al que dio todo por ella, es decir, el Comandante Chávez, reconoce a Bolívar, mientras que Carlos Marx, lo insulta sin conocerlo de una manera tan repulsiva que supera las inconsistencias de Obama contra los venezolanos; por eso repito, los que siguen llamándose marxistas después de conocer los aberrantes insultos de alguien que nunca fue socialista y menos marxista, como el mismo aseguró; o no tienen dignidad o simplemente no se respetan a sí mismos como venezolanos.
 
No entiendo las indefiniciones de algunos sobre el chavismo y el ser chavista. Creo que ser chavista no supone ninguna carrera, en todo caso ser chavista supondría ser amante de la patria, defensor de los más necesitados y una ética y honradez a toda prueba entre otras virtudes, de las cuales muy pocos de nuestros gobernantes, militantes y escribidores pueden atribuirse. Sobre la lucha de clases ni siquiera Marx supo dar explicaciones de cómo desaparecerla por lo tanto para tratar de hacerlo, se necesita de la frase que fue parte de su tesis y después se hizo famosa: «La crítica es también teoría»
 
A esa parte del pueblo que conscientemente milita en Marea Socialista, les pido  incrementar las acciones para tomar las banderas del rescate de la Patria, sobre todo a darle claridad a los compatriotas que piensan  que al apoyar a una nueva alternativa revolucionaria están dejando de ser chavistas, cuando es todo lo contrario, la trayectoria de Marea Socialista para los que quieran hacerle seguimiento, indica que desde siempre han defendido y defienden, las ideas del Comandante Chávez, al exigir el cumplimiento del Plan de la patria y el documento “golpe de timón” donde se refleja a todas luces como el máximo líder despertó del engaño en que lo mantenían sus más cercanos colaboradores,  a los que hasta un misil ofreció. Es por eso es que la exigencia de una auditoria, responde a la aceptación de Chávez de uno de sus más grandes errores, no haberle hecho seguimiento a las misiones encomendadas. Además parafraseando a Bolívar diría “no es que haya dos socialismos ¿Cómo fomentarán el cisma los que más conocen la necesidad de la unión? Lo que queremos es que esa unión sea efectiva para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra total soberanía”.
 
A los comunicadores con programas revolucionarios que se dicen defensores de los ideales bolivarianos,  les pido que les den cabida a todos aquellos compatriotas que quieran aportar propuestas para sacar al país de la crisis; a la que muchos de nuestros dirigentes quieren hacer pasar por debajo de la mesa. Basta de referirse a las miserias e injusticias de otros países como forma de consolarse por lo que pasa en el nuestro.
 
 A este respecto el Comandante Chávez expuso en su “Golpe de Timón” “Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, incluso dándole vocería a quienes casi no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta. Me imagino, por ejemplo, a mi querida Vanessa en la fábrica Copelia, hablando con más tiempo, con unos expertos, dedicándole una hora. Me imagino a mi querido Mario allá en la planta Cerro Azul, que sea a las 11 de la noche, qué importa, no importa, entrevistando trabajadores, oyendo, caminando por la planta, viendo el cemento, mostrándolo.”
 
Luchemos  porque  el esfuerzo que han realizado todos los bolivarianos no se quede como el cuento del chigüire y los indios, que el Comandante echó “Le cambiaron el nombre, lo llevaron al río y lo metieron en el agua, “cochino, tú te llamas chigüire”, y se comieron el cochino. Así estamos nosotros con el socialismo: “Tú te llamas socialismo, chico”, pero sigues siendo en el fondo cochino. Yo hago estos comentarios, producto de reflexiones, algunos estudios y comparando con la realidad.”
 
Y parafraseando al Comandante Chávez digo - No creamos que porque hemos ganado elección tras elección, ya estamos listos, no;  veamos como la promesa de la mayor suma de felicidad posible para todos los venezolanos no se ha concretado. Cuidado, si no nos damos cuenta de esto, estamos liquidados y no sólo estamos liquidados, seríamos nosotros los liquidadores de este proyecto. Nos cabe una gran responsabilidad ante la historia a los que aquí estamos. Véanse las caras, véanse los ojos en el espejo cada vez que vayan al baño o a donde haya un espejo. Yo de primero.
 

Atentamente



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1256 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: