Como lo veo lo escribo N° 196

Que Marea Socialista tome la Bandera

Marea Socialista lo sabe, pero quiere que el pueblo lo perciba y lo aplique a su manera, como no pertenezco a ese respetado movimiento revolucionario y bolivariano, puedo exponer con libertad mi opinión al respecto, como lo he hecho en todos mis escritos. La razón de mi insistencia y quizás de mi existencia; es porque tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para despertar la conciencia de patria en el pueblo bolivariano. Patria que podemos perder, después de todo lo que se ha logrado avanzar debido a un inmenso grupo de venezolanos confundidos de lado y lado, que apoyaron y apoyan a los que gobernaron en la cuarta a pesar de los vicios que implantaron en parte del pueblo,  como el de “pónganme donde hay” el “cuanto hay pa eso” y a los que elevaron las tres I al cuadrado: la incapacidad, la ineficiencia y la ignorancia.

 
Ignorantes de su deber como venezolanos, no han sabido, ni han salido a defenderla, de quienes la vejan desde afuera y de quienes la destruyen y mal forman desde adentro. Ni los llamados intelectuales, ni los responsables de hacer justicia actúan con verdadera conciencia de patria. Allí está el ejemplo del Esequibo, los yanquis siguen horadando nuestra soberanía y pareciera que existiera un miedo o un pacto que nunca nos consultaron; por cierto, la carta de la cancillería a la Mobil no tenía ningún sentido, ya que fue el presidente de Guyana, quien irrespeto los tratados y dio concesiones para que abusaran de lo que es nuestro históricamente.
 
Incapaces de demostrar que el Socialismo Bolivariano, es el único camino para lograr la mayor suma de felicidad posible para todos los venezolanos. Incapaces de derrotar o minimizar la inseguridad, de garantizar el abastecimiento de alimentos, productos básicos y repuestos necesarios para mantener el ciclo de movimiento hacia el desarrollo del país. Las muertes de líderes comunitarios, indígenas y sindicales lo demuestran, al igual que las colas que además de injustas son una pérdida de horas que muy bien podrían ser utilizadas para serle útil a la Patria.
 
Ineficientes porque no han podido levantar la producción en los renglones donde Venezuela mantenía una posición medianamente buena. La imposición de gerentes muchas veces foráneos desestimo a quienes tenían la capacidad y el conocimiento para llevar a un nivel superior las misiones encomendadas. Ineficientes en las labores de investigación y seguimiento de los que violan los derechos humanos y asesinando por encargo a los que osen atravesárseles a los depredadores en su camino de la vida, de estupidez humana.
 
 Los que tienen la oportunidad de sacar al pueblo todo, de la ignorancia política o como mínimo de la ignorancia de lo que significa la convivencia, la solidaridad y el mejoramiento del entorno en todos sus niveles, sociales y productivos, debe alzar su voz en este momento. Todo aquel que realmente quiera que el Socialismo Bolivariano llegue al corazón del pueblo, debe comenzar desde ya, a darle luces a los compatriotas con ejemplos, no permitir en ningún momento que una cúpula se imponga, ni el dedo, ni la captura del voto a cambio de dadivas sin control, sin seguimiento y muchas veces inmerecidas porque los beneficiarios nunca han demostrado querer serle útil a la Patria.
 
Todo venezolano debe sentir que su primera solidaridad es con la tierra que lo acogió en su seno, lo que lo hace un verdadero socialista, un patriota; en fin, un bolivariano. Sin ser un analista consumado, se puede asegurar sin temor a equivocarse que los funcionarios del gobierno no han cumplido con las expectativas; que no han honrado los compromisos adquiridos; que la solidaridad mal entendida les hizo alejarse de sus representados y prefirieron ser obedientes a las cúpulas y a favor de intereses particulares. Como dijo una compatriota, no tenemos dentro de los actuales dirigentes políticos, quien defienda verdaderamente a la Patria. El pueblo todo debe despertar antes de que todo se pierda, pongamos en la palestra algunos casos donde se espera una respuesta contundente y lo que se recibe es el silencio de los responsables directos e indirectos de accionar al respecto.
 
Para no irnos al pasado con los dólares llevados para argentina donde aparece involucrada gente de PDVSA, se está esperando respuesta del mal uso de 20mil millones de dólares por parte de empresas llamadas de maletín, denunciadas por Giordani, y con más ansias se espera una auditoria general tomando en cuenta las condiciones expuestas por algunos entre ella las de Marea Socialista. Otro caso bastante grave es el de los ferrys, el exministro implicado declara que quieren convertirlo en otro chinito de Recadi, pero lo insólito son las declaraciones del nuevo contralor, que evade su responsabilidad, aduciendo que no tiene competencia del control previo, les recomiendo  leer las atribuciones de la Contraloría General y la de las Fuerzas Armadas, para ver si falta algo en ellas que impida el control y el seguimiento del manejo de los bienes públicos.
 
Se fue el Cacique Sabino Romero, denunciando las amenazas recibidas por su lucha por las tierras que les pertenece ancestralmente, y que ningún representante elegido a tenido el valor para elevar su voz para defenderlo. Murió sin que lo recibieran (Chávez estaba enfermo), desde febrero llevan desaparecidos los compatriotas, Alcedo Mora Márquez junto a Esneider Vergel y Eliécer Vergel, después de haber hecho varias denuncias a favor de su patria y el Defensor del Pueblo, (no elegido por el pueblo), que se dice socialista, no dice nada, y los que deberían responder por ellos le dicen a sus familiares, que eso les pasa por hablar pistoladas.
 
Motivación y Borreguismo: Estas dos acciones suelen confundir y confundirse; un rápido ejemplo ¡estoy motivado por la convocatoria! y estoy obligado a la convocatoria. Alegría y optimismo de un lado, molestia y fastidio  del otro. Lo deseado es, que los motivados sean la mayoría, pero para probar esto se tendrían que acabar con las prebendas y las amenazas, veladas o no, de la asistencia al evento. Ojo me refiero a la participación en actos que involucren la defensa de la Patria y no de facciones, que ya de por sí, solo representan una parte, a veces insignificantes, de la totalidad del país
 
Y que puede querer la mayoría del país, incluyendo, por así decirlo en la equivocada política actual, a los chavistas, escuálidos y ni-ni; que sumarian la totalidad de los votantes, o mejor dicho que desea la mayoría de los venezolanos; no es quizás la armonía, la salud, la vivienda, la educación, el salario, la seguridad, el abastecimiento de todo lo necesario para vivir decentemente, el respeto, el progreso y el desarrollo de la patria; quienes evitan que disfrutemos de estas realidades básicas, que de seguro son muy pocos, deben ser alejados de todo cargo administrativo y hacer pagar a los que incumplieron la ley.
 
 Los intelectuales bolivarianos tienen el deber de alertar al pueblo todo, sobre los partidos y propuestos para Diputados, que quieran aprovecharse de la situación actual. El pueblo debe recibir la información  de la acción de cualquier ciudadano que se adjudique o le adjudiquen conquistas de dirección y de gestión. El pueblo necesita percibir si no es otro engaño y para eso necesita de un movimiento que tenga el valor de quitarle la máscara a los que vuelven desde nuestras filas después de haber fracasado en su gestión; de los líderes opositores no hablo porque doy por sentado de que no volverán.
 
Pero a veces, no basta con querer y hay que acudir al poder, lamentablemente este adolece de las cualidades para ejercerlo, y a veces es utilizado en contra de la inocencia, de la decencia y de la preocupación de un hijo del pueblo. El poder se utiliza para engatusar, mentir y ocultar verdades, se niega la información, se tergiversa o simplemente se tapa con argumentos sin sentido o contradictorios. Para que esto no suceda o más bien se minimice; los administradores de la “Cosa Pública” (perteneciente al pueblo), deben ser seleccionados con cuidado, no dejarse llevar por las campañas mediáticas y mucho menos por cúpulas o dedos. Los candidatos que se presenten, deben salir de las comunidades por dos razones:
 
Primero, por su conocimiento del área geográfica, de su gente  y sus necesidades ambientales, y segundo, que por vivir en la zona deben existir testimonios de su comportamiento como buen ciudadano y de las virtudes que lo hacen merecedor del cargo público y digno defensor de los que darán por él su voto; y de no cumplir con las expectativas, la comunidad tendrá la suficiente entereza para sustituirlo en el cargo. Claro todo esto es posible, si los que gozan de la credibilidad dentro de sus comunidades logran superar esa solidaridad mal entendida y asumen de una vez por todas, que la solidaridad es con la patria y con aquellos que dan su vida por ella. Solo hasta que los líderes populares, se deslastren de los que no han podido sacar a Venezuela de esta crisis, más moral que económica; lograremos recuperar el Socialismo Bolivariano.
 

 Y parafraseando a Bolívar termino diciendo: “Marea Socialista, empezad vuestras funciones, aunque yo no he terminado las mías”. Tomad la bandera del socialismo bolivariano y el que no la pueda alzar que abandone la pelea, no es tiempo de recular, ni de vivir de leyendas. Como canta el Comandante Ali.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1642 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a206954.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO