Ya el gobernador de Mérida esta dejando de hacer bobadas

Alexis Ramírez , gobernador del Estado Mérida está enseriando la acción que constitucionalmente le corresponde realizar y se está dejando de interferir las labores que le corresponde al Alcalde de Mérida, Carlos García. Éste mismo le dijo por la prensa, que si quería ser alcalde, que esperara y se lanzara como candidato para las próximas elecciones.
Si algo deben tener claro los gobernadores bolivarianos es que no pueden suplantar el trabajo que las leyes de la república les tienen asignados a los alcaldes. Esa es una bajeza innoble que deja mucho que decir. Cada quien en lo que le corresponde hacer. Ya el antiguo alcalde, Lester Rodríguez había hecho un excelente trabajo para convertir a la ciudad de Mérida en la más sucia de Venezuela. Ya teníamos el título asegurado, estábamos apunto a ser registrado en el libro de record Guines y de pronto al gobernador le dio las ganas de destruir el trabajo de Lester y que había continuado exitosamente el nuevo alcalde Carlos García.

Íbamos para el tercer título, el primero el de tener el teleférico más alto del mundo, el segundo el de tener la heladería con más sabores de helados del mundo; ya habíamos obtenido el título de ciudad más sucia de Venezuela y entrabamos a competir por ser la primera a nivel mundial y entonces éste gobernador “y que revolucionario” le comienza a restar esta posibilidad a nuestra ciudad. ¿Estará molesto por que los citadinos merideños no votaron por él?.

Los merideños de cuna y los no nacidos aquí, nos habíamos acostumbrado y disfrutábamos de los ricos olores que desprendían las montañas de basura en las aceras, el suave olor a humo que expedían las fogatas que en las noches alumbraban nuestra ciudad dándole un toque parecido al de Paris. Hermosos y gordos roedores pasaban por nuestros pies y los zamuros hacían piruetas como aeroplanos por los aires, alegrando el paisaje monótono de nuestras montañas. Parecían miles de réplicas de las famosas “Cinco águilas blancas” de las que nos hablaba el poeta Tulio Febres Cordero.

Estábamos felices y de pronto al gobernador se le ocurre solicitar y que “ayuda” al gobierno central y de allí envían unos camiones, que contaminaban con monóxido de carbono a nuestro límpido cielo y éstos comienzan a recoger millones de toneladas de basura que acuciosamente habían logrado acumular nuestros alcaldes en la aceras y calles y entonces todo ese trabajo de siete años se perdió. Los turistas no pudieron apreciar en estas vacaciones el logro obtenido por la alcaldía de Mérida.

Gracias a Dios que ya los turistas se fueron y el gobernador dejó de interferir el trabajo al Alcalde y ya podemos observar que se están acumulando bellas y hermosos cerros de basura en nuestras aceras y pronto tendremos montañas que cubrirán calles enteras, barrios y hasta urbanizaciones. El Rey Zamuro cabeza blanca volverá a reinar en nuestros espacios y si el gobernador se deja de hacer bobadas, volveremos a recuperarnos como ciudad potencia, donde seguirán gobernando Primero Justicia y Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, los únicos partidos políticos que han demostrado tener en sus filas a los venezolanos más inteligentes y capaces para dirigir al país. Mérida es un ejemplo de ello.

Si de algo saben los merideños es de administración de ciudades, pues tenemos el privilegio de tener una universidad con una ciudad por dentro. ¡Paquemás…! Esperamos que el Rector Bonucci sea nuestro próximo alcalde, para que mantenga la tradición dejada por Lester.

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2306 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: