Contra la derecha fascista vende patria y su principal aliado por mampuesto: la impunidad y su burocratismo cómplice por corrupción

Caso Sabino: cerremos filas

 

La Crónica de omisiones y complicidades del Estado-Gobierno bolivariano en el asesinato por encargo terrateniente-ganadero del bravo Guaicapuró de nuestros tiempos: Sabino Romero, revela con toda su crudeza, la actualísima disyuntiva de este proceso bolivariano que se agudiza ante la grave enfermedad que mantiene ausente al Comandante Presidente de sus funciones gubernamentales (Disyuntiva ante la cual éste promulga “El Golpe de Timón” antes de irse de permiso para restablecer su salud). Se trata del firme giro “desde arriba” y “de arriba hacia abajo” a partir del 2004 de este proceso hacia el capitalismo nacionalista de Estado de Bienestar Social como “supuesta transición” de socialismo del siglo XXI y de la presión “desde abajo” para que gire “de abajo hacia arriba” hacia la plena democracia socialista “comunal” de poder popular participativo y protagónico en lo político, lo social, lo cultural y lo económico como “verdadera transición” al socialismo como modo de producción social de construcción popular y colectiva. Disyuntiva al mismo tiempo sometida a la ingente y agresiva presión del intervencionismo imperialista mediante el permanente accionar desestabilizador de la derecha cipaya nacional que pugna por acabar con el proceso bolivariano, con sus reformas sociales y su alta inversión social de la renta petrolera, para integrar al país como colonia al circuito mundial de acumulación capitalista neoliberal hegemonizado por USA y la Unión Europea.

Desde esta perspectiva, el giro hacia el capitalismo nacionalista de presunto  Estado de Bienestar Social “populista, asistencialista y clientelar” donde el protagonismo popular es solo conglomerado masivo como necesario apéndice pasivo subordinado que le da sustento electoral , solo puede degenerar en lo que peligrosamente está degenerando de modo vertiginoso ante la ausencia del líder: en Estado Fallido de impunidad burocrática cómplice por corrupción del deterioro del proceso bolivariano hasta que llegado a su “punto de no retorno” ,  la derecha cipaya del imperialismo neoliberal, siempre como “caimán en boca e’caño”,  recupere la conducción del Estado Nacional y con ella la administración de la renta petrolera: núcleo fundamental que sostiene todo el costoso aparato burocrático de ese nuestro Estado Nacional.

El funesto desenlace del caso Sabino con su vil asesinato por sicarios, emblema de la auténtica y actual resistencia  aborigen anticolonial en nuestro territorio bolivariano, ante la evidente e hiperdenunciada desde hace años omisión y negligencia institucional cómplice con los terratenientes y ganaderos asesinos  por intereses comunes con ellos en la explotación capitalista de los recursos naturales de la Sierra de Perijá, despojando  de su territorio ancestral a los yukpas  por vía de facto en el caso de los terratenientes y por vía de manipulación leguleya en el caso del Estado, evidencia no sólo el entrado de corruptelas que han beneficiado a todo tipo de funcionarios públicos bajo jugosos sobornos de esos ganaderos y terratenientes invasores del territorio yukpa, sino también la verdadera cara “antisocialista” del “Estado Fallido” antipopular y burgués en los planes muy mal disimulados de  empoderamiento gubernamental  del territorio yukpa para su explotación por “Concesión estatal” bajo el esquema de un “Capitalismo rentista de Estado” tan fallido que ni siquiera se logra nacionalista al tener que pactar por necesidad de inversiones con capitales trasnacionales dispuestos a sacar todo los cuantiosos y valiosísimos recursos naturales del territorio ancestral yukpa, sin que les importe que para lograrlo, tengan que  exterminar con total impunidad y descaro a la cultura de resistencia yukpa de la faz de la tierra.

* Coordinador del Partido Revolucionario del Trabajo PRT en el Estado Guárico.

domingoeme@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1344 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas