¡Culp´e Maduro! y Chávez al Vaticano

¡Qué tal, camarada! Bueno, con la esperanza de saber de un Chávez renacido aún y cuando no pesa una enorme duda sobre su integridad en la salud. No nos imaginamos un Chávez sin voz, cuando es su voz la que retumba en todos los ámbitos nacionales e internacionales.

Además, porque la voz de Chávez es la Voz del Pueblo.

Nicolás Maduro, bien maduro, ha salido a la palestra ya que el Líder le dio el plácet y lo más importante es que lo está haciendo muy bien.

Su permanencia continua junto al Presidente ha sido, sin duda, la mejor pasantía de gobierno que, como es lógico en este caso, lo puso en los palitos.

¡Hasta habla como Chávez, enfatiza donde debe e insulta a los contrarrevolucionarios! dicen voceros de la oposición, entre ellos entrevistados en sus medios.

¡Carajo, qué bueno que así sea! Eso garantiza una continuidad revolucionaria segura, carismática, con todo y la distancia que un hombre como Chávez le lleva a cualquiera de los más connotados líderes mundiales.

¡Chávez hay uno solo! Lástima que el destino (quién sabe si con ayuda de las fuerzas malignas internacionales, que es lo más seguro) le ha jugado a él y a todos una muy mala jugada.

Nuestra humilde observación nos permite pensar que nuestro querido Líder no volverá con la impetuosidad arrolladora que lo caracteriza. En especial en cuanto a su maravillosa capacidad discursiva con un verbo fuerte y preciso, profundo, claro y certero

Menos mal que gran parte de la planificación, los programas que se requieren, las Misiones, ya se adelantaron, sólo queda lo que el presidente Hugo Chávez comenzó a exigir: eficiencia y, casi paralelamente alcanzado, la unidad interna de las fuerzas que acompañan a nuestra Revolución.

Esto se traduce en que los que eran pusilánimes y arribistas no nos traicionaron saltando talanqueras para allá, sino que se acomodaron donde les correspondía, engranaron en esa máquina podrida que la historia está avasallando.

Maduro está demostrando por encima de opiniones adversas de la oposición y del mismo chavismo en todo su espectro que está “maduro”, políticamente maduro, socialmente maduro, programáticamente maduro.

Le pedimos que haga un esfuerzo que muy pocos políticos hacen: lea bastante, infórmese y fórmese intelectualmente, más allá de la política nacional. Imite a Chávez, el insigne gran lector, el historiador, el maestro de masas.

Por cierto, para que el cristianismo se renueve, se adapte a los nuevos tiempos, para que se rescate al cristianismo verdadero, al cristianismo de Cristo, para que desaparezca la opulencia vaticana, que deje de ser un estado rico, muy rico, donde se elimine el lujo, se quiten las vestimentas tipo reyes, que vuelva a ser una religión con un mensaje de igualdad social, que los curas se enserien en lo que a sus responsabilidades sociales que les corresponden, para que todo eso y mucho más ocurra es inminente, necesario que no salga humo para ver que papa eligieron sino que vaya Hugo Chávez a dirigir esos destinos.

¡Cambiaría para bien el mundo cristiano!

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1816 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor