Venezuela 2013: Hacia una Política cosmocéntrica para la construcción del Ecosocialismo

En estos cortos 14 años, quizás para muchos de nosotros el legado-camino de nuestro apreciado Presidente Chávez, se resume en darnos la pauta u orientación para refundar y reconstruir la sociedad Venezolana. Son varios sus testimonios, por no decir infinitos y de otros tantos manuscritos. Vistos claramente sintetizados en el II Plan Socialista Programa Patria 2013 – 2019. (II PSPP 2013-2019), documento de alta factura política revolucionaria, el cual en su quinto objetivo histórico nos demanda la salvación del planeta tierra y la preservación de la vida.

Entendemos en dicho documento, que se nos exige hacer el mayor esfuerzo posible, para comprender, interpretar y defender la condición y dignidad humana y su buena calidad de vida por encima de cualquier otra condición que allí se exija. Es decir, el II PSPP 2013-2019 pone al cosmos y a la vida en el centro de todo, para con todo y por todo. Es una propuesta política cosmocéntrica y biocéntrica. Sólo otros dos países hermanos, Bolivia y Ecuador, lo están asumiendo. En ellos se destaca enfrentar la epidemia del antropocentrismo, del cual como todos ya conocemos, dicha cultura está bien entronizada en nuestras razones ideológicas, las cuales ponen al ser humano en el centro de los acontecimientos. Equivocadamente, se ha de suponer que todas las acciones que hacemos y haremos tienen sentido en la medida que ordenan al ser humano, quien puede disponer como lo ha venido haciendo a su antojo de los recursos naturales, para acumular y consumir.

Desde lo individual hacia o colectivo, el lastre antropocentrista de la modernidad tiene y debe ser superado a como de lugar. Desde allí, en alguna medida se debe revalorar la tan anhelada unidad que el Presidente Chávez nos exige y convoca. Histórica y aceleradamente estamos obligados a superar los impedimentos u obstáculos que nos limitan en fortalecer la unidad revolucionaria y del país.

Del impedimento antiunitario y antropocentrista nos devienen otros tantos: La falta de conciencia revolucionaria nos ha conllevado en desestimar no solo lo que se ha logrado en estos últimos 14 años del devenir revolucionario; también se ignora el daño que le estamos haciendo al ambiente. No saber o no querer entender absolutamente nada de las tantas amenazas que ecológicamente nos asechan, es cultivar una arrogancia supina, propia de una visión reduccionista, la cual le da cabida la ciencia moderna sin ver, ni percibir el todo y sus tantas interrelaciones. La ciencia actual fragmenta el conocimiento. Nos ha enseñado solo partes de partes, desligado de sus nichos espacios y las interdependencias entre ellos.

Esta visión reduccionista excluyente de la alta complejidad y multidimensionalidad del ambiente no puede unirnos. Es otro obstáculo a ser superado. Encarna un nefasto modelaje ego-ideológico, fundado en una racionalidad caracterizada por la falta de sensibilidad comprensión y respeto por el otro. En el proceso revolucionario bolivariano se ha agudizado nuestro individualismo cultural grupal.

Contradictoriamente seguimos enfrentando fuertes tendencias a la exclusión. Actitud propia del modelaje ego-ideológico de un protagonismo individualista y competitivo.

Se nos ha formado, equivocadamente, como si viviésemos solos y como si individualmente debiéramos conducir nuestras vidas y sólo satisfacer nuestras necesidades. Acá se vuelve a expresar el reduccionismo, debido a que el individualismo siempre olvida que somos seres interdependientes entre unos y otros y constantemente estamos formándonos, para construir redes de relaciones sociales en todas sus direcciones necesarias para la evolución de nuestras vidas.

La competitividad y la concurrencia son los principios de la economía y el mercado. Esta lógica perversa de acumulación y lucro es afianzada por otro gran impedimento para la unidad y es el consumismo. Consumimos por consumir; por competir y excluir. Consumimos por encima de nuestras necesidades esenciales-vitales en detrimento de nuestras relaciones ambientales y mentales.

Los obstáculos e impedimentos esbozados conforman el sustrato básico del modelaje ego-ideológico en que nos hemos educado y formado. Todos ellos se encuentran interrelacionados los unos con los otros. Entre ellos se aprecian fuerzas gravitacionales que nos conducen a mantenernos y estancarnos en posiciones sectarias y dogmaticas sin saber como poder superarlos.

El modelaje ego-ideológico antropocentrista, es en esencia; la desgastada lógica racional pragmática de los partidos políticos de la oposición y de la otra izquierda seudo-revolucionaria venezolana. Ahí están sus precarios resultados electorales del 16D. Combinados con la ignorante prepotencia de desconocer el II PSPP 2013-2019. Además de ello, esta izquierda que no escribe, al parecer nos brindaron la tamaña irresponsabilidad, de no presentar ningún plan de gobierno regional. Acá se comprueba lo que inicialmente expresamos, la falta de conciencia revolucionaria e ignorancia por lo que de verdad verdad, históricamente encierra este II PSPP 2013-2019 para los Venezolanos y el mundo.

Si algo nos ha servido la penosa enfermedad de nuestro apreciado Presidente Chávez, ha sido el entender desde diferentes dimensiones humanas un nuevo proceso de espiritualidad social, religiosa y energética, no solo en Venezuela, sino también a escala planetaria, las manifestaciones por su salud y curación, han sido disimiles y en diferentes escalas de culturas religiosas. Dicha espiritualidad la concebimos no necesariamente en las religiones, aunque como dicen muchos cosmobiólogos modernos (Braden, Capra, Chopra, Hagelin, Hawkings, Eisten, Sagan), subyacen en diferentes formas de energías que se concentran y fluyen en tal fenómeno. Uno de los predecesores de esa visión Boff, (2003) argumenta, que la espiritualidad pertenece a la dimensión profunda del ser humano. Siempre que este se pregunta ¿de dónde viene?, ¿a dónde va? Y qué es lo que se puede esperar, siempre que detecta que detrás de todas estas cosas hay una energía misteriosa que lo une y reúne todo en una gran armonía y le da sentido a la vida más allá de la muerte… siempre que vive en esta dimensión se está alimentando su espiritualidad la cual se expresa a través del amor, del cuidado, de la compasión, de la aceptación del otro, de la resiliencia y esperanza.

Todas las fuerzas políticas Venezolanas, hoy tienen el reto de hacer el esfuerzo en comprender el extraordinario momento histórico que en nuestra amada Venezuela hemos construido. Expresar este esfuerzo convoca el concurso de nuestras gobernadoras y gobernadores que hoy han jurado ante el pueblo venezolano, impulsar y acelerar los 5 grandes objetivos históricos de la patria. Este impulso del II PSPP 2013-2019 coincide con los fenómenos mundiales cosmobiológicos, como lo es el nacimiento del sexto sol maya y el inicio de una nueva era galáctica de 5200 años propia de nuestras culturas originarias.

Nuevos y coincidentes momentos en la historia de la humanidad que nos potencian y le dan fuerza a nuestros distintos compromisos y actividades. Donde debemos aprender a asumir las nuevas responsabilidades y poder darnos cuentas de las consecuencias de nuestros propios actos.

Debemos empezar a entender que la responsabilidad es planetaria. O salvamos la tierra y recuperamos ambientalmente a Venezuela o no habrá marcha revolucionaria que valga y otro mundo posible por conseguir. Por ello debemos darle la prioridad a la cooperación y a la solidaridad ampliada, sin exclusiones y prejuicios a los colectivos por encima del modelaje ego-ideológico individual y competitivo.

La condición egótica valorada anteriormente ya sabemos enfrentarla con las enseñanzas de amor, respeto y cuido, por y para la condición humana que nos ha proporcionado nuestro apreciado Presidente Chávez.

Para el 2013 y los otros en camino, debemos mantener bien elevado este nuevo e inédito aprendizaje que se nos presenta, es la construcción del aprendizaje por la unidad misma que debe también fraguarse. La unidad debe prevalecer para cuidar el II PSPP 2013-2019. En el se encuentran pasajes propios de la creación del Presidente Chavez. Recoge su síntesis-legado-societario y lo que debemos defender sin descansar, a como de lugar. Para su defensa debemos cuidarlo, de lo contrario no habrá posibilidades de su implementación y desarrollo. Tengamos presente que lo que sabemos cuidar lo amamos y lo que amamos lo sabemos también cuidarlo.

En este 2013 un saludo lleno de cuidos, afectos y responsabilidades por la unidad que se exige para su propio avance y consolidación de su desarrollo.

Referencias Consultadas.

Boff, L. (2003) Espiritualidae: Camino de Realización, Sextante, Rio de Janeiro, Brasil.

Email: ipiat2000@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3219 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas