A mis niños, a los tuyos a los de todos, especialmente a los niños y niñas de Libia

O Cállese Padre Palmar, no ve que esta hecho con pedazos de Lucifer

  Tuve guardado por años este artículo que nació  una noche de grillos y ranitas en orquesta. Nació del alma adentro, del niño que no hemos perdido. Quise sacarlo hoy como una especie de “contra” a los ejercicios de tuiteo o misa negra electrónica que dirige el  Palmar (a) El Padre, contra alguien que no ha dejado de ser niño: el comandante presidente, el comandante amigo Hugo Chávez Frías. 

     Ustedes me han criticado siempre, diciéndome, que es por mi bien. yo les creo y por eso acepto que en esta etapa, y creo que en todas,  debe haber alguien como ustedes que nos diga que las cosas no son como las creemos, sino que simplemente son. Ustedes saben que ante cualquier cosa que me deslumbre por la tele, acudo a ustedes, con la carita de pícaro, que dicen que tengo para pedirles, pedirles y pedirles. No es ahorita que me voy a dar cuenta de que esas cosas sean tontas o no, quizás mañana me de cuenta, o quizás, porque no...me de cuenta de que los tontos eran ustedes, por interpretarme desde ustedes. 

   Sin embargo, hoy quiero pedirles algo, apuntándolos con el corazón, - todavía recuerdo aquello que de cuna me decían “no apuntes con los dedos a las personas, que te salen llagas... apuntales con el corazón para que te salga  luceros” –  (y aquí estoy pensando en voz alta, ¿ será que a los niños de Afganistán, los de Libia los enseñaron a apuntar mucho con el dedo?) pero lo que quiero pedirles hoy, va a ser muy costoso, a pesar de lo que no lo vemos en las vitrinas de los comercios. y es costoso, papi  y mami, precisamente porque no esta en vitrina, ni tiene rueda, ni es de pila. Es costoso porque le puede enseñar a uno que nunca se deja de ser niño. Una vez, me contaron de un señor que decía que “cuando un niño sano no juega, o tiene una espina en el pie o la tiene en el corazón”, es recordando esto por lo que hoy se me antoja pedirles, y creo en ello porque así puedo llenarme de luceros. Por eso: 

  1. No me digan más nunca que los hombres no lloran, porque todos lloramos para sacar el río de aguas claritas que llevamos dentro..: el llanto, LAS LÁGRIMAS SON NUESTRA INUNDACIÓN...DE ALEGRÍA ... O DE TRISTEZA. Acaso no había hombres con las lagrimas asomadas a las mejillas el día que nuestro comandante presidente hablo desde el balcón.
  2. No me den lecciones PARA ser un hombre de bien, para luego decirme – al momento del ring  telefónico – susurrando o por señas “dile que no estoy”.
  3. Pueden regañarme que yo ya comprendo que el regaño no es el látigo, sino la invitación a CONSTRUIR UNA PATRIA DE GOLOSINAS.
  4. NO ME DIGAN que pida la bendición – ustedes no ven que las bendiciones no se piden, solo se dan -.
  5. No me comparen con nadie...no ven que NADIE ES NADIE.
  6. Cuando me vayan a corregir, sólo sea para que ustedes se corrijan, cuando voy creciendo, me voy convirtiendo, de un espejo humeante en la imagen de ustedes
  7. No me digan que no meta los ojos – como no hacerlo, si los abuelos andan diciendo siempre cría cuervos y te sacaran los ojos.
  8. Cuando tengan que corregirme, por favor llámenme  aparte, para que mis amiguitos no crean que son mejores. Deben dejarlos que sigan creyendo que simplemente SOMOS IGUALES.
  9. No me pregunten que voy a ser cuando sea grande, si antes ustedes no saben que NO TODOS LLEGAN A GRANDE.
  10. No me enseñen a DAR LO QUE SOBRA, enséñenme mas bien a HACER QUE SOBRE LO QUE NO SE DA...para que EXISTAN IGUALES
  11. No me manden a comprarles el cigarro a la bodega, mucho menos sin explicarme para que sirve el vuelto.
  12. Enséñenme COMO SE GASTAN MÁS RÁPIDO LAS MENTIRAS, para no tenerlas más.
  13. No digan delante de mí – “Mira que niño tan pícaro”
  14. No me hablen de lo que es el amor, sino se aman.
  15. Enséñenme si el amor se hace. o ya está hecho en  nosotros.
  16. No me exijan que vaya a su paso, porque entonces no creería en ustedes y empezaría a SOSPECHAR DE LOS CAMINOS.
  17. No me den maltratos, denme BIENTRATOS, o trátenme como tratan a sus amigos, solamente eso.
  18. Díganme de una vez, ¿si la muerte es una señora con sombrero?, porque hay tantos aviones y tanques en Libia, y ni una sola señora con sombrero...no será que me han mentido, o acaso  eso que llaman la OTAN es la señora con sombrero.
  19. Díganme quien tiene razón, nosotros cuando decimos que la araña guinda, o la araña... si pensara que nosotros somos los que guindamos
  20. No me dejen sólo con Ren y Stimpy, para irse a sus reuniones de iglesia. así no se remiendan almas, ni se zurce el cariño, ASÍ SE DESCOSE LA TERNURA.

Papi, mami..., no quiero más. Prométanme que esta carta no va a quedar entre nosotros,  háganla parte del mundo, hasta que nos contaminemos, BIEN CONTAMINADOS DE BIOFILIA. 
 

LOS QUIERE ....  

  SU HIJO 

Nota: Esta carta de un niño imaginario (todos los niños son imaginarios) es para que por algún resquicio del alma pueda llegarla  al mal llamado Padre Palmar, como un recuerdo de que una vez fue niño y que hoy eso de Padre, solo es un alias dentro de la banda con la que organiza sus homilías electrónicas invocando llagas y bacterias. Acuerdese Palmar que esas pretensiones de ser mas hijo de Dios que los demás lo lleva inexorablemente –por su practica, por su verbo – a ser, no un hijo de Dios, sino un hijo de … otra cosa. 
 
 espanel7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3768 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor