Filosofía, Política i Crítica

El PSUV triunfó en Venezuela pero el Zulia sigue mas perdido todavía

No es necesario decir lo importante que es el Zulia, no solamente como el mayor productor de petróleo venezolano durante más de un siglo, hasta que la faja “bituminosa” del Orinoco según los gringos, se convirtiera en quizá la mayor reserva petrolera del mundo, sino como estado ganadero, agrícola, primer productor de leche, plátano, café, frutas i verduras, así como emporio comercial, artístico e intelectual, i como entidad geográfica con fronteras terrestres, marítimas, nacionales e internacionales, donde la historia tuvo dos caprichos: a la entrada de su lago, antes de San Bartolomé i luego de Maracaibo, nació el nombre de la patria: Venezuela, de Veneciuela, de origen indígena i no de “Nueva Venecia” despectivamente con la terminación “uela”; i el segundo capricho, el haberse sumado con retraso a la independencia de la dominación española, pese a haber tenido también intentos libertarios tan antiguos como el de Gual i España. De aquí salió el más constante i valiente general del Ejército Libertador –El Brillante, como  llamara Bolívar al General Rafael Urdaneta− el primer general en sumarse de todo corazón con una frase breve que no necesito repetir, al ejército patriota que realizara la Campaña Admirable. I aunque Carabobo sellara la Independencia, fue en el Lago de Maracaibo donde se librara la Batalla Naval, última acción de guerra en nuestra patria. Sin embargo, el centralismo que por casi todo el tiempo republicano hemos tenido, consideró “desde lejos” a esta región –acaso por el aislamiento del Lago, antes del Puente de los Anhelos como le bauticé− que dando figuras monumentales como Rafael María Baralt, Ildefonzo Vázquez, Udón Pérez, Joaquín Esteva Parra, Marcial Hernández, Francisco Eugenio Bustamante, Francisco Ochoa hasta Humberto Fernández-Morán, el más grande científico de nuestra historia, i muchos otros intelectuales, poetas, médicos, abogados, etc., somos desconocidos para los políticos venezolanos i capitalinos de antaño i de ahora, mientras para nosotros son glorias patrias, Sucre, Vargas, Bello, Michelena, etc., para no extenderme más. En la actualidad, pese a mis repetidas protestas (i porque no me leen, por lejano e ignorado zuliano) se olvida a cada rato a Rafael Urdaneta, integrante de la única Trinidad Militar de Venezuela: Bolívar, Sucre i Urdaneta, como se ignora también a Udón, a Yépez –el Cantor del Lago- i hasta al mismo Jesús Enrique Lossada o Luis Aparicio.

 Creí necesario este intento de preámbulo o prolegómenos, para referirme a lo que acaba de suceder en las elecciones parlamentarias de ayer 26 de septiembre, cuando realmente fue un triunfo de la Revolución Bolivariana, nada de pírrica ni como para festejar como un triunfo esa oposición pro imperialista i traidora de su patria;  pero que, en el Estado Zulia, si fue triunfo por muchas razones que ya escritores de esta ventana de libertad que es APORREA, lo han expresado, como los artículos de Johnny Alarcón que cita diez causas a su juicio; el de Alejandro Parra, que analiza otros aspectos, i finalmente Roberto López Sánchez que son tres de los que he leído i posiblemente vengan muchos más, señalando con acierto muchas causas, aunque no solamente expondré la que considero fundamental o principal.

 Para mí, el problema radica en el descuido de los políticos dirigentes del PSUV, de los miembros de la AN i de ciertas instituciones claves en la marcha del proceso revolucionario i del gobierno. Primeramente, algo que el excelente periodista Alberto Nolia, en sus Papeles de Mandinga siempre insiste, tal como lo es la impunidad. En el país, los grandes delincuentes, no tienen ni señalamientos concretos muchas veces i escapan fácilmente de la justicia.  El Ministerio Público pasa por alto gravísimos delitos (casos de Mezerhane i Zuloaga, por ejemplo), i cuando se imputa a alguien, solamente hai que esperar unas semanas para que la cosa caiga en el olvido. Por ejemplo, desde Alcalde, i luego dos veces gobernador, Manuel Rosales ha cometido grandes faltas, atropellos, irresponsabilidades i finalmente claros delitos i robos. Las cárceles esta llenas más de rateros o pobres con delitos menores (aunque también haya verdaderos ladrones o criminales) pueblo humilde que se olvidan de ellos, i pasan años de cautiverio, por cosas que ameritaban solamente días o meses. Rosales mientras tanto con los despojos de Acción Democrática, fue constituyendo no un partido sino un frente conspirativo i de guerra que se llama Nuevo Tiempo, i hasta obvia la bandera del Estado para colocar la de su partido. Rosales, de maestro de primaria i reposero,  analfabeto cultural comprobado i que para Petkoff fue un “candidatazo”, con los sueldos de Alcalde i Gobernador, se hizo multimillonario (lo está demostrando viviendo como rico en el Perú, i financiando i dirigiendo a distancia a su partido hoi crecido i poderoso en lo económico, que le estarán cuidando su mansión cercana al lago i sus haciendas, porque el pueblo no ha sabido más nada de eso, como no sabemos nada de otro delincuente de los grandes , como Diego Arria. Empero,  los delitos de Rosales, son cosas que se deben probar i sancionar por los tribunales competentes i de acuerdo a las leyes, i eso esperamos. Pero los juicios en este país –desde los tiempos de Gómez o antes, de ese tipo, i en la IV República o ahora mismo, pueden durar toda la vida. ¿Dónde estaba, entonces, en el 2006, la manera de haber impedido legalmente, sin ningún atropello, ningún juicio o escándalo, un resolución de la AN o una declaración formal del CNE, prohibiendo que este señor continuara en la Gobernación, cuando simplemente acatando o aplicando el artículo 229 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que dice textualmente. Art.229. “No podrá ser elegido Presidente o Presidente de la República Bolivariana de Venezuela quien esté ejerciendo el cargo de Vicepresidente o Vicepresidenta, Ministro o Ministra, Gobernador o Gobernadora y Alcalde o Alcaldes, el día de su postulación o en cualquier momento entre esta fecha y el de la elección”, era suficiente para haberse obligado a dejar o renunciar a la Gobernación. Esto está clarísimo. Por eso, en la obra comentada por Dr. Juan Garay se refiere a pie de página a los artículos 227,228 i 230, puesto que el 229 no amerita ampliar ni interpretar. Sin embargo, un abogado escuálido me había porfiado o asegurado que eso era requisito, si fuera elegido, cuando está establecido que es desde la postulación. Por eso consulté igualmente la obra en dos tomos del Dr. Freddy Zambrano, quien señala que tiene que ser desde la postulación, puesto que si alguien ocupa un alto cargo público, está en mejores condiciones de todo tipo, frente a sus competidores, por lo menos con una ventaja política apreciable.

 De este modo, se incumplió con la Constitución, ignoro por cuales influencias, descuidos o incompetencias, aunque en dos o tres artículos hice hincapié en que el señor Rosales debía dejar la gobernación. Por esta circunstancia que nadie me ha aclarado, el Zulia tuvo un gobernador ilegal i libre para seguir conspirando, reforzando a su mafia i utilizando el dinero del situado constitucional i otros ingresos, para su conveniencia política. Las consecuencias están a la vista; aquí en el Zulia fue casi una paliza, como si en béisbol se ganara un juego 12 a 3, i de paso desenterrando una cantidad de dinosaurios que harán la vida imposible a los hombres del proceso revolucionario socialista, entorpecerán cuanto puedan i entre ellos hai separatistas, de los que piensan en la República del Zulia, i en los afiches de campaña, abundaba la efigie de Rosales Monteskiú, como si se tratara de un héroe. I como todo no es triunfo del adversario, hai que hacer notar la labor casi nula de los diputados revolucionarios del PSUV en la Asamblea Legislativa i los diputados a la Asamblea Nacional, que antepusieron siempre sus intereses personales a los del partido i trataron de marginar, apartar o alejar a quienes ven como rivales políticos o intelectuales, o la experiencia que es algo que no se puede comprar, como enfatiza Walter Martínez, parece molestar a muchos. Por eso el Zulia ha estado tan distante de la Revolución Bolivariana, en manos de un gobernador i un alcalde, que son hijos putativos del señor Manuel Rosales i verdaderas nulidades engreídas como él.

 En cuanto a los diputados del Zulia elegidos, i los varios que quedaron fuera, será en otra ocasión cuando haga consideraciones sobre ellos, porque en gran parte son responsables, los segundos, de que en estas elecciones tan valoradas en lo que representaban, ni siquiera han podido iniciar, la recuperación del Zulia, con todos los peligros que se suman a una entidad fronteriza, con un país lacayo del Imperio yanqui i probable puerta de entrada para una invasión hace tiempo contemplada o programada. Quizá, entonces, tengamos una delegación de 12 parlamentarios zulianos que reciban a los marines, con los brazos abiertos o estruendosos aplausos.


robertojjm@hotmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3399 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a108908.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO