Ogro fascista ataca Venezuela

Tan cerca que está Venezuela y se conoce tanto de este país por muchas vías, que resulta inadmisible que don Carlos Federico Smith, representante de ANFE, analice la vida política venezolana por lo que le cuentan, y lo que es peor, de oídas. (http://www.diarioextra.com/2009/junio/09/opinion01.php)

Cuando el mundo se está cayendo a pedazos por la aplicación de las teorías económicas que defiende don Carlos Federico y sus amigos del CEDICE en Venezuela, un amplio grupo de liberales latinoamericanos –por no decir neoliberales-, encabezados por Mario Vargas Llosa llegan a Caracas para participar en un encuentro que tuvo lugar hace pocos días, en el cual se levantaron banderas que hace tiempo perdieron vigencia, atacando sin ninguna restricción al gobierno del Presidente Chávez, ocupado en curar las heridas que el vendaval neoliberal produjo en su país. En Venezuela tiene lugar un profundo proceso de transformación del país, de rescate de la soberanía económica y política, perdida en el pasado por la implantación de las ideas de CEDICE, los hermanos gemelos de ANFE. Tampoco es motivo para entrar en pánico, el uso de adjetivos resabios de la guerra fría-, que utiliza don Carlos Federico, para caracterizar lo que sucede en Venezuela pues no se corresponden con la realidad, a la vista simplemente de la actividad económica, de los muchos factores privados y públicos que en forma separada o en los marcos de iniciativas mixtas intervienen en la actividad productiva y de inversiones en Venezuela.

Nadie hostigó a los amigos de don Carlos Federico en Venezuela, ni las autoridades migratorias que actuaron en cumplimiento de procedimientos de rutina y menos aún resultaron “coaccionados” por representante alguno del gobierno de Chávez para que no expresaran con total libertad sus ideas políticas, aunque estas sean de contenidos diametralmente opuestos al proceso de cambio político que dirige Chávez. En el propio aeropuerto internacional de Maiquetía, luego de cumplidos los trámites migratorios usuales para cualquier visitante, fueron abordados, sin restricción alguna, por periodistas de todos los medios de información, públicos y privados. Si hasta fueron invitados a Miraflores para discutir ante el país y con cadena nacional de televisión, con intelectuales latinoamericanos de posiciones políticas contrarias a las que postulan los amigos de don Carlos Federico, sirviendo Chávez de anfitrión, pero no se hicieron presentes. Hubo cobertura de los medios nacionales e internacionales reportando sobre las actividades desarrolladas en Caracas por los amigos de don Carlos Federico y ésta no fue más allá, porque los gestores de la visita no lo permitieron.

Cualquier extranjero que visite Caracas, se podrá dar cuenta, que revisando los puestos de venta de periódicos y revistas, o viajando por las ondas radiales y las señales de televisión, que en ese país existe un amplio régimen de libertad de prensa, que por los contenidos y manifestaciones de algunos medios, van más allá del libertinaje. No es cierto lo que dice don Carlos Federico que “El dominio de los medios de comunicación por el gobierno chavista es casi total”, y esta aseveración lo único que puede causar es hilaridad en el ciudadano promedio venezolano, pues la realidad indica lo contrario. Precisamente uno de los reclamos más frecuentes hacia Chávez por parte de sectores que militan con su proyecto político, es la debilidad y poca cobertura nacional de los medios de información oficiales. Al contrario de las manifestaciones de don Carlos Federico, según análisis serios de fuentes independientes, más del 80% de los medios de información en Venezuela de presencia nacional o regional, sean éstos, impresos, radiales y de televisión, están en manos del sector privado, para los cuales evidentemente Chávez no es santo de su devoción.
La incapacidad de los sectores políticos de oposición en Venezuela resulta verdaderamente patética pues no logran llenar los espacios de lucha política que les garantiza la constitución bolivariana, con un mensaje de contenidos mínimos en respuesta a las iniciativas de desarrollo económico con justicia social del gobierno de Chávez.

En tales circunstancias algunos medios de información se han olvidado del servicio público que deben prestar en los marcos de la convivencia democrática, para convertirse en partido políticos mediáticos, usando en toda su programación un lenguaje totalmente subversivo en contra del orden constitucional e institucional vigente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2747 veces.



Federico Picado Gómez


Visite el perfil de Federico Picado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Federico Picado

Federico Picado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad