¿Chávez inocente? Los huecos de Tarek Saab. Ya viene el Censo


¡Qué tal, camaradas! Continuamos con las emociones que impone nuestra Revolución, entre ellas, el susto preocupante –por lo menos antes de que me publiquen este escrito– por la visita de nuestro Líder-Presidente, Chávez, a la “cuñada” República de Colombia.   

Verdaderamente no entendemos por qué Chávez afloja tanto ante la situación generada por los gobiernos colombianos, que luego de agredirnos, con mayor fuerza a él como Presidente, tiende una alfombra de seda y pone las condiciones. Inclusive la de que Chávez viaje a Colombia. Y el Presidente acepta sin medir los riesgos: “le corresponde al Presidente Santos lo relativo a mi seguridad” ¡Qué bolas! Y que me disculpe, y me disculpan ustedes. 

Fíjense que en par de días Santos viajará a Brasil. ¿Por qué no pudo Santos venir a dialogar con su vecino a quien ha maltratado hasta más no poder? En eso Correa ha sido más firme. Aunque también el agravio fue mayor, claro. 

Con el permiso del camarada Alfredo Oliva, voy a tomar parte de su tremendo artículo en Aporrea del 09.09.10, les invito a leerlo porque está bien documentado y clarito: “Chávez, cuidado con una "operación Jaque Mate". Entre tantos aciertos escojo sólo dos:

Primero: Santos, el Mossad y EEUU montaron la operación jaque mate, es larga y documentada la relación del Mossad en Colombia y las autodefensas; siendo ministro de la defensa Juan Manuel Santos viajó varias veces a Israel a comprar armas y a estrechar relaciones con la inteligencia militar.

Segundo: “La historia política de Santos demuestra que es un yanqui que odia a Venezuela. Si las condiciones objetivas lo permiten, el Presidente Chávez debe esperar no 100, sino 200 primeros días, porque más allá de las Relaciones están las bases militares y la amenaza de una invasión de los EEUU”.  

Y “varito”, siguiendo con el Plan Colombia (Uribe-Santos-CIA) lleva a Chávez al Tribunal de la Haya. 
 

Estimo que hay que ser más duro, aunque flexible en los términos de búsqueda de conciliación. Pero ¿aceptará el Gobierno de Colombia (y USA) retirar las 7 bases militares que Chávez colocó como punto de no transigencia? 

¿Retirará Colombia la acusación de Hoyos en la OEA?  

Por otra parte, ¿aceptará  Santos la mediación de  Chávez, y otros representantes, para la paz con las FARC y el FLN?  

¿Chávez exigirá que le muestren los planes del gobierno colombiano para evitar que entre a nuestra patria tanta droga? Y extendiéndolo a los impulsadores del Plan Colombia, ¿exigirá Chávez que Obama nos muestre el Plan para evitar que la droga entre a  USA? Ah, y ¿les exigirá los planes –y periodicidad de resultados– para disminuir el consumo de todo tipo de drogas, a todos las edades, en la devaluada sociedad estadounidense? 

Bien. Lo he planteado de diversas maneras en distintos artículos sin hacerlo directamente, no he querido caer más en la animadversión del gobernador, pero es necesario hacerle entender que por más obras puntuales que haga que favorecen a sectores determinados, las ciudades de la conurbación Barcelona, Puerto La Cruz, Lechería están en el desastre de la huecazón, que es donde más usuarios hay. Y, aunque no sea nada personal, estimo, estimamos todos, que en parte se debe a la presencia de un abogado –amigo- desde hace varios años al frente del organismo de mantenimiento y ejecución de obras de la gobernación. 

Muchos dicen que lo importante es gerenciar. Estamos de acuerdo, pero ¿cómo se gerencia lo que no se conoce? Porque no es sólo el papeleo, la tramitación de contratos y la firma de valuaciones (pagos), ni siquiera aprender un poco el lenguaje de la ingeniería en toda su extensión, sino organizar una oficina y mantener un buen nivel de comunicación técnico con todos los componentes de una Dirección donde todos son ingenieros, arquitectos y técnicos (topógrafos, fiscales, inspectores de obras)   

Incluso, le corresponde al gobernador –más como jefe del partido–exigir, a través de esa Dirección de Obras, los programas de mantenimiento de las alcaldías, más si son del proceso. Tanto que vengo mencionando esta vaina de los huecos y siguen las arrecheras de montones de choferes. Basta hablar de ello en cualquier sitio y es el lugar común de la ineficiencia que todos apreciamos. 

La semana pasada destaqué, en tono fresco, creo, los huecos del PSUV, y la arrechera que agarré por caer en un hueco, de los tantos en la vía transitada vía a la zona de expansión de Pto. La Cruz (San Diego-El Rincón), y tuve que comprar un caucho nuevo. 

Ayer, de nuevo caí en un hueco en el tramo donde la gobernación está haciendo un trabajo importante al sustituir una viga de un puente que fue destrozada por impactos, pero… como todo queda a medio camino, la vialidad de abajo quedó arrugada y full de huecos. Al caucho se le hizo una “teta” por lo que, nuevamente, tengo que comprar otro y en el espacio de 15 días. Como si tuviéramos tanto dinero. Y mi hijo debe ir al taller de un amigo –dominicano– para adquirir un amortiguador reconstruido, ya que perdió uno en un hueco. Y así con unos vecinos, escuálidos y chavistas. ¿Y entonces? 

Invito al ciudadano gobernador, Tarek, –y a los alcaldes–a que circulemos por las vías pero viendo y sintiendo huecos. Que no hay que invertir sumas millonarias en asfaltados sino realizar bueno bacheos. Iríamos en mi carrito, pues, ya que las camionetas nuevas tienen excelente amortiguación y vidrios oscuros. 

Ahora al Censo. Durante algunos años he escrito sobre este tema, sumamente importante y delicado. Reitero lo que una vez cuando en 2005 cordialmente me recibió Elías Eljuri, presidente del INE, de Estadística y me permití plantearle un cambio en la manera de realizar el Censo. Lo expongo nuevamente. 

Antes, recordemos que el censo debía realizarse cada 10 años. El pasado fue en 2001, con un año de retraso. Debimos, recuperando el ritmo, hacerlo en 2010. Que la metodología tradicional es la de adiestrar a unos (as) jóvenes para que visiten viviendas y entrevisten a los miembros de esa familia (o a los que viven en allí).

Llenan un cuestionario y lo entregan a las autoridades. 

En el censo anterior no fue censada toda la urbanización donde yo vivo. ¿Cuántos casos se habrán repetido? Dirán que entra dentro del margen de error estadístico. Yo considero que en estos casos no podemos conformarnos  con cifras estadísticas, sino a conocer la realidad poblacional y ocupacional venezolana. Ocurre durante la entrevista, cuando, por uno u otro motivo, no se presentan todos los que habitan una vivienda. ¿Otro margen de error estadístico? 

Y no aparecen personas con defectos, parapléjicos, etc. que por pena no presentan. Los ocultan. Ah, y el censo se realiza en un día, con otra medio paralización, casi electoral. 

Resumiendo mi propuesta, la que le hablé a Eljuri y otros directivos, se refiere a que se cense cada comunidad. Cada edificio. Ellos mismos con apoyo del INE. 

No habrá pele porque todos se conocen o por lo menos se han visto. Nadie quedaría oculto, sin censar. Tipos dañados de mal aspecto (drogadictos), etc. 

Esto del tiempo, que pudiese ser un mes, además, permitiría evaluar el estado de las instalaciones eléctricas (peligros), instalaciones sanitarias (desperdicio de agua por goteos que sabemos equivale a más de un 40% en desperdicio colectivo) y establecer entre vecinos un tiempo prudencial de reparaciones que, habiendo casos comunes (gomas, llaves, etc.) abarataría los costos de reparaciones. Cero desperdicio, ahorro total. 

Sugiero que antes se dote a todos los ciudadanos con credenciales de trabajo, –formato tipo–, entregadas y firmadas y selladas en tinta fresca por los patronos, con información precisa que conllevaría a penalización si se demuestra alguna falsa. Los de la economía informal presentarán las suyas por cada Alcaldía. Los estudiantes, sus carnets.  

No quedaría, entonces, nadie sin censar. Ni indocumentados. Sabríamos quienes están desempleados, desde cuándo, a qué se dedican para sobrevivir y para saber qué pueden hacer. Dónde emplearlos y alejarlos de las tentaciones que produce la vagancia. La delincuencia. Dentro de la planificación se utilizan estos datos, además, para proyectar y construir espacios según las necesidades actuales y futuras. Preescolares, geriátricos, sitios par personas discapacitadas, etc. Hasta espacios para mantener la salud de las mascotas. 

        ¡Rezando por la salud del presidente! Por su seguridad. 
 

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2793 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor