¿Un gobierno sin política salarial y sin rumbo? Yo te aviso chirulí

Chela, Mamanta envió a mis cuentas en las redes sociales, un texto que su tío Chinto Marín escribió y envió a sus amigos. En este artículo Chela, el tío analiza muchas de las situaciones con las cuales el gobierno carga.

Después de leer el artículo comay, destacó tres situaciones que estimo son importantes, desde la perspectiva del tío de Mamanta. 1) El tío Chinto, es de la opinión, que el gobierno no tiene un plan. 2) Producto de esta falta de plan; el gobierno improvisa, actúa desordenadamente y genera una soberana confusión. 3) Agrega el tío de Mamanta, que actualmente vive en la Santa Ana del Norte, que el gobierno no tiene una política salarial.

Esta falta de política salarial, desde la visión de Chinto, se concreta en el "aumento" (bono) que el camarada Maduro ofreció a los jubilados el primero de mayo. Este "aumento" o bono, dice el tío Chinto, que apenas atiende al 5% de la población. Ahí está el meollo de política salarial de la "revolución"

Mamanta me explicó Chela, que su tío Chinto, que es hijo de su abuela Amaranta, observa esta supuesta ausencia de política salarial, sin el cuidado que merece un tema tan central. También Mamanta, es de la opinión mi comay, que está aparente improvisación, puede ser parte de una estrategia de gran alcance dirigida a confundir o llevar la opción de meternos gatos, como si fueran conejos.

Explícate Chucha, que también me tienes toda confundida.

Es verdad Chela que el gobierno no tiene un plan, pero esto es aparente. No te habló del plan de la patria porque ese nunca existió como plan. Cuando lo hicieron ley, este plan se volvió una mentira legal monumental, si ello lo analizamos bajo los criterios que nos dejó Carlos Matus. Si no vemos un plan escrito Chela, no dice esto forzosamente, que no hay un plan. Hay un plan, tal vez no escrito pero lo hay. El que está escrito y que llaman plan de la patria, es una trampa de cazar bobos.

No es cierto Chela, que el gobierno tiene un arroz con mango con sus políticas económicas. No es cierto esto. Cada día, se nota una mejor sincronización entre las acciones del gobierno con una muy clara orientación en materia económica, que nada tiene que ver con el viejo barbudo que recientemente cumplió 204 años .

Chucha, qué Barbudo es ese cumplió 204 años

Chela, ese viejo cumplió 204 años porque aún su pensamiento vive y si su pensamiento vive, está vivo muy a pesar de sus 204 años. Hay quienes tienen menos de sesenta años y ya se les acabó el pensamiento.

Pero volviendo al punto, es cierto, que mucha gente está confundida y otras viven con una especie de mojón en su cabeza. Entienden y están completamente seguros, que este es un gobierno socialista. Ese es un mojón muy grande. Lo que definitivamente no es cierto, es que este gobierno "socialista" no tenga una política Salarial. Esto es absolutamente falso. La política salarial, aunque algún bobo crea que hablar hoy del salario es politizar el tema; nada es más político en una sociedad Chela, que este tema del salario.

Cuando tú observas los datos que ofrece la comay Pascualina, sobre cómo la "revolución" ha distribuido la riqueza, entendemos mija, eso de la política salarial del gobierno. Cuando observas la especulación sin control, ahí está, la política salarial de la "revolución" y cuando miras el memorándum "revolucionario" 2792, tienes ahí un hecho muy concreto y "revolucionario" de una clara política salarial. Es falso que no haya una política salarial.

Dime mi comay, qué podemos decir con este nuevo invento de la tripartita, que Chávez borró y que ahora se levantó como Lázaro. Chela el que tenga ojos que vea y escuché a Jorge Roig y a Carlos Fernández de Fedecámaras. Más claro, imposible Chela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 903 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI