¿Mercosur o ALBA o qué?

La entrada de Venezuela en el Mercosur

El ingreso de Venezuela en el Mercosur ha despertado expectativas sobre las potencialidades “progresistas” del bloque regional. Pero con su entrada Venezuela no le cambia el carácter al Mercosur. Es más, implica un retroceso con respecto al ya limitado proceso de integración del ALBA

Si para algo sirvió el Mercosur hasta hoy fue exclusivamente para los negocios de las grandes multinacionales con filiales en la Argentina y Brasil: el complejo automotor de ambos países y los exportadores de soja fueron los grandes beneficiarios de “los negocios de la integración”. Pero también el Mercosur fue el espacio político que más de una vez ha usado el imperialismo yanqui para hacer cumplir su política en la región. Así, los gobiernos de la Argentina y Brasil fueron el gendarme que reemplazó a los marines en Haití; operaron dos veces contra las rebeliones populares que derribaban gobiernos en Bolivia y, en los últimos meses, fueron los lobbistas de los grupos petroleros Repsol y Petrobrás, tratando de “moderar” la nacionalización parcial de los hidrocarburos de Evo Morales.

Con respecto al gobierno de Chávez, más de una vez el Departamento de Estado norteamericano requirió de los “buenos oficios” de Lula y Kirchner para “moderar” los discursos del presidente venezolano.

¿Mercosur o ALBA?

Hasta ahora, sobre todo en los enfrentamientos con el ALCA promovido por los Estados Unidos, Chávez oponía el ALBA, el acuerdo de integración entre Venezuela y Cuba. Más cerca en el tiempo, Venezuela y Cuba firmaron el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) con el gobierno boliviano de Evo Morales.

Resulta evidente que el ingreso de Venezuela en el Mercosur está a contramano en muchísimos aspectos al ALBA y también al TCP. Refiriéndonos exclusivamente al ALBA, tiene aspectos progresivos que para nada están presentes en el Mercosur, como por ejemplo el intercambio de petróleo de PDVSA por médicos cubanos que garantizan las “misiones” entre la población pobre de Venezuela. ¿Alguien se imagina a Petrobrás o a Repsol entregándole petróleo gratis a Cuba a cambio de algún servicio social?

Para nosotros el ALBA no es la panacea. Le vemos muchos aspectos criticables, en especial como plataforma de reingreso del capitalismo en Cuba. Pero defendemos sus puntos positivos, en particular los que rompen el bloqueo criminal impuesto por los Estados Unidos a Cuba.

Chávez viene hablando, desde hace un año, en avanzar hacia el “socialismo del siglo XXI” y “avanzar en la liberación de los pueblos del imperialismo”. Pero la entrada en el Mercosur va en sentido contrario. Es la plataforma para el gran negocio de empresas multinacionales, argentinas o brasileñas aprovechando la bonanza petrolera venezolana. Por ejemplo, para Techint, que en Venezuela tiene la acería Sidor, y puede construir el gasoducto del sur de casi 10 mil kilómetros. Y para Repsol YPF que tiene una empresa mixta con PDVSA.

También la entrada de Venezuela en el Mercosur va a ser utilizada por los Estados Unidos, vía Lula y Kirchner, para presionar a Chávez en aquellos aspectos políticos en que muestra independencia de los yanquis. Así por ejemplo, en la región, Chávez que -junto con Cuba- fue uno de los dos únicos que se negaron a condenar a Irán por sus pruebas nucleares y que en la Asamblea Nacional Bolivariana ha condenado los bombardeos israelíes al Líbano, acaba de ingresar en un bloque que se apresta a firmar un tratado de libre comercio con Israel. De acá en adelante se tratará de que Chávez se “alinee” con las posiciones de los otros países del bloque.

Fidel, Chávez y el Mercosur

Al cierre de esta edición no estaba confirmado, pero existían grandes posibilidades de que Fidel Castro asistiera a la cumbre de presidentes del Mercosur a realizarse en Córdoba. Incluso llegó a correr algún rumor acerca de un eventual futuro ingreso de Cuba en el bloque regional. Aunque, por supuesto, nosotros le reconocemos a Fidel y a Cuba todo el derecho a realizar las acciones que considere convenientes para romper el bloqueo yanqui, creemos que tampoco su posible ingreso modificaría el carácter del Mercosur.

La causa de fondo tiene que ver con el debate abierto en la izquierda mundial. Nosotros discrepamos con las posturas que defiende Chávez y avala Fidel Castro de que hay posibilidad que las masas superen sus miserias conviviendo con el capitalismo vía el proyecto de “empresas mixtas”, o lo que se llamó en la Nicaragua de los ’80 una “economía mixta”. El gobierno sandinista, bajo consejo de Castro, siguió pagando la deuda externa y no expropió a la burguesía. La revolución nicaragüense se perdió y hoy Nicaragua es uno de los países más pobres de América latina.

Chávez y Fidel tienen, en tanto líderes que despiertan grandes expectativas en los pueblos latinoamericanos, una gran responsabilidad. Pero creemos que no la cumplen embelleciendo un Mercosur que no dejará de ser un gran negocio exclusivo para las multinacionales por más “cumbres de los pueblos” que cuenten con su presencia.

Chávez y Fidel, junto a Evo Morales, deberían llamar a todos los países de la región a estatizar el 100% de los recursos de petróleo y gas para conformar, entonces, la gran empresa de hidrocarburos latinoamericana administrada por sus trabajadores; deberían proponer constituir un frente de deudores latinoamericanos que deje de pagar la fraudulenta e ilegítima deuda externa de la región; deberían exigirle a la Argentina y Brasil que retiren sus tropas de Haití; deberían pronunciarse por el retiro de la base yanqui en la Triple Frontera del Paraguay; deberían promover la inmediata reforma agraria que permita el acceso a la tierra de millones de campesinos e indígenas sin tierra. Entonces sí podríamos hablar de pasos concretos hacia una integración latinoamericana en el camino a la Segunda Independencia.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 10780 veces.



José Castillo, Periódico El Socialista - Movimiento Socialista de los Trabajadores de Argentina

El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST - Argentina) es una organización política de izquierda de orientación trotskysta e internacionalista. Proviene del viejo PST Argentino y luego MAS, fundado por Nahuel Moreno. Actualmente es parte de la alianza Izquierda al Frente por el Socialismo y edita el periódico Nueva Izquierda. Su dirigentes públicos principales son Alejandro Bodart y Vilma Ripoll.


Visite el perfil de Movimiento Socialista de los Trabajadores (Argentina) para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Venezuela se sale de la CAN

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Venezuela se sale de la CAN


Otros artículos sobre el tema Despidos en TeleSUR

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Despidos en TeleSUR


Otros artículos sobre el tema Cumbre de las Américas en Mar del Plata

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Cumbre de las Américas en Mar del Plata