Kirchner y la integración latinoamericana

Desde hace años el imperialismo intenta avanzar con el proyecto del ALCA para fortalecer su dominación económica y política en el continente. En Sudamérica se avanzó en la formación del MERCOSUR, y Kirchner viajó a Venezuela para incorporar a este país y firmar nuevos acuerdos. A la vez, Chávez lanzó el proyecto ALBA buscando otro modelo basado en el apoyo mutuo entre los gobiernos. Mientras se transita este proceso, se abre el debate sobre como lograr una verdadera integración y bienestar de los pueblos del continente.

Hace semanas se desarrolló la Cumbre de las Américas en nuestro país, y el objetivo central de Bush fracasó, no logró ni una declaración común ni un compromiso de avanzar con el ALCA. Las luchas que recorren el continente, el repudio masivo a Bush y la crisis económica que genera roces y choque de intereses entre el imperialismo y sectores burgueses, hicieron imposible ese acuerdo. Chávez fue nuevamente la voz opositora, con fuertes denuncias a Bush, ganando la simpatía popular, en medio de movilizaciones enormes en todo el país. Que este intento haya fracasado no significa que no sigan intentando avanzar. EEUU lo hace a través de acuerdos por sector, como el logrado con México, a quien incorporó a su acuerdo con Canadá, razón por la cual Fox fue su vocero en Mar del Plata y Bush se fue de la cumbre a reunirse con Lula. Va a probar nuevas formas de intentar avanzar con el ALCA, ya que por su propia crisis económica, que conlleva la necesidad de obtener nuevas y millonarias ganancias, necesita legalizar un acuerdo que le permita avanzar en el saqueo de nuestros países en beneficio de la burguesía imperialista. La lucha contra el ALCA está lejos de terminar.

¿A quién defiende Dartagnan?

Al otro día de la cumbre Chávez, que salió victorioso, se refirió al rol jugado por distintos presidentes y dijo “fuimos como cinco mosqueteros rodilla en tierra y con esgrima de la buena, y triunfamos en el duelo. Y Néstor Kirchner fue nuestro Dartagnan”. Es evidente que así como Chávez mantiene actitudes independientes del imperialismo, hay que analizar el rol de gobiernos como Kirchner y Lula. Ya que lejos de tener ellos posiciones independientes o antiimperialistas, el debate de la cumbre reflejó, en el caso de Kirchner la defensa de los intereses de la gran burguesía argentina que, coyunturalmente, choca con algunos de los puntos del ALCA. Estos sectores no quieren avanzar sin tener garantizado que puedan seguir con sus propios negocios, por eso piden que se debata primero el problema de los aranceles y los subsidios, medidas proteccionistas que el imperialismo quiere eliminar para hacer sus negocios sin restricciones. Sobre un acuerdo en estos puntos van a dejar que se avance en la dominación como lo han hecho estos años. Por eso aunque no se firmó el ALCA tanto Kirchner como Lula, y el resto de los presidentes, sigue pagando la deuda y preparan nuevos acuerdos con el fondo que van a sufrir nuestros pueblos. El MERCOSUR no es en el fondo opuesto al ALCA sino una variante zonal de acuerdos económicos para garantizar la ganancia capitalista, sobre la base de bajos salarios, desocupación y miseria.

Ahora Kirchner viajó a Venezuela y firmó nuevos acuerdos y avanzó en la integración de ese país al MERCOSUR. Le vendió bonos a Chávez necesitado de juntar dinero para hacer frente a los nuevos compromisos con el fondo. Hecho que desde ya no significa una ruptura con EEUU, sino una oportunidad de hacer jugosos negocios con Venezuela, quinto productor mundial de petróleo. Esto lo refleja la comitiva de Kirchner, compuesta por numerosos empresarios como los directivos de Repsol-YPF, Techint y Pescarmona que firmó acuerdos por 223 millones de dólares. Negocios que se hacen bajo el manto de la foto con Chávez para cuidar la imagen de Kirchner ante la población, mientras a la par su ministro Lavagna prepara un nuevo acuerdo con el fondo en nuestro país. El propio gobierno define su rol contrario a cualquier paso real de integración independiente o antiimperialista. Ya en Venezuela, y preocupado por no inquietar a Bush el ministro De Vido fue mas que claro “nuestro gobierno se caracteriza por hechos concretos, firma y acuerda con quien le conviene, sin fijarse en la relación que tiene la contraparte con el resto del mundo” (La Razón 21/11). Hacer negocios sin romper ningún status quo es el centro de la política oficial de Dartagnan.

No hay proyecto independiente pagando la deuda
En medio de estos acuerdos, existe también el proyecto ALBA impulsado por Chávez. Basado en un intento de solidaridad y apoyo mutuo avanza en los acuerdos, con Cuba educación por petróleo, con Argentina combustible por maquinaria agrícola transformándose en un competidor de hecho de los EEUU en el continente. Todo este nuevo fenómeno progresivo de oposición a los planes imperialistas tiene un enorme mérito y recoge en consecuencia muestras de simpatía y recibirá nuestro apoyo ante cada ataque del imperialismo. Apoyo que no implica no ver la ausencia de un planteo central. Mas allá de asistencia mutua y la integración a través de acuerdos, no hay proyecto independiente sin terminar con el flagelo de la deuda, la herramienta más importante de dependencia económica. Distinto sería el continente y su futuro si Chávez y todo el movimiento que genera fueran motor de este cambio, paso que todavía no ha dado y que abriría un salto en la independencia económica del continente. Al mismo tiempo creemos que no es en alianza con los gobiernos, ni realzando la figura de Kirchner o Lula, como se logra el avance en la integración y el bienestar del continente. La revolución venezolana puede apoyarse en la fuerza de los pueblos y en las organizaciones sociales, sindicales y políticas que enfrentan los planes económicos de los gobiernos como Kirchner y Lula, y que están dispuestas a defender a Venezuela ante el imperialismo. Por el camino de Kirchner nuestro país seguirá atado a los pactos y necesidades económicas del imperio y la propia revolución venezolana sufrirá parte de las consecuencias.

El ALCA

Es un proyecto orientado por EEUU para profundizar el dominio económico y político sobre el continente. Busca la total libertad para la entrada y salida de capitales yanquis por la sola decisión de estos si le conviene o no seguir en un país determinado, mientras a la par exige que no se cuestionen los compromisos económicos internacionales como el pago de la deuda y otros préstamos, el respeto a las patentes de los productos y la discusión, también libre, sobre la explotación de los recursos naturales del continente. Para dar un ejemplo, los países tienen aranceles y subsidios a la exportación de su producción agrícola y el ALCA exige la eliminación de estos, mientras a la producción agrícola yanqui se la subsidia por millones generando una desigualdad en los precios mundiales de estos productos que favorece a los productores yanquis y pone a los países del continente en la imposibilidad de competir en la exportación de estos productos en el mercado mundial. Y además coloca la posibilidad de que los productos yanquis invadan los países del continente destruyendo la producción local.

El MERCOSUR
En la década del 70 Uruguay firmó un acuerdo comercial con Brasil el PEC (Protocolo de Expansión Comercial) y con Argentina el CAUCE (Convenio Argentino Uruguayo de Cooperación Económica). En 1985 se realiza la Declaración de Foz Iguazú entre Brasil y Argentina por lo que se crea una comisión mixta para la integración. En 1990 Argentina y Brasil suscribieron un Acuerdo de Complementación Económica. Ese mismo años se reunieron también con funcionarios de Uruguay y Paraguay quienes manifestaron su decisión de incorporarse a un marco común cuatripartito. En 1991 se firma el Tratado de Asunción para de ahí avanzar a la concreción de un acuerdo de liberación comercial y coordinación de políticas macroeconómicas que bajo el nombre de MERCOSUR (Mercado Común del Sur) se aplicaría desde 1994 entre Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, abierto a nuevos países como un proyecto de integración económica y para una mejor competitividad en toda la zona. No esta de más aclarar que está pensado para garantizar el control de los grandes grupos económicos de Sudamérica en estos acuerdos y libertades comerciales, para desde ahí acordar con los EEUU el rumbo económico del continente.

El ALBA

Es la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, impulsado por Chávez y el gobierno Bolivariano.
Se fundamenta en la creación de mecanismos para crear ventajas cooperativas entre las naciones, atacando desigualdades que ponen en desventaja a los países mas débiles.
Estos acuerdos de solidaridad entre los pueblos y sus gobiernos tienen el objetivo de fortalecer también una actuación en común en negociaciones con el imperialismo, sin una ruptura global de los pactos económicos y políticos con el mismo.
Para el ALBA el libre comercio que surja tiene que ser sobre esta base, por eso es un proyecto donde se pretende reunir a quienes luchan contra la implemen-tación del ALCA en las condiciones actuales.
Venezuela ya ha realizado acuerdos con Cuba, Brasil, Argentina y otros países y planea ahora un nuevo acuerdo para la construcción de un gasoducto que parta de Venezuela, pase por Brasil y Uruguay, y llegue a la Argentina.


chechilp@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5320 veces.



Sergio Garcia Militante del Movimiento Socialista de los Trabajadores- Argentina

Periodista político. Dirigente del MST en Izquierda al Frente. Director de la Revista Nueva Izquierda.

 sergiogarcialozada1@gmail.com      @SergioGarciaMST

Visite el perfil de Sergio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas