Lo que no se hace: ir a una codirección y gestión colectiva que discipline su acción contra la Estafa del Capital nacional y extranjero

Presidente Obrero, Gobierno e Instituciones: Trabajo vs. Ajustes a favor del Capital (y II)

Sabemos que ser obrero y la vez ser Presidente de un país no es una condición automática para ir a un Gobierno que regule a favor del Trabajo, es decir, de un gobierno que transforme las condiciones de existencia de las grandes mayorías que viven únicamente de la venta miserable de su fuerza de trabajo.  Lula, siendo un líder ligado al mundo del Trabajo, quien fue un obrero metalúrgico de la inmensa región industrial del ABC de São Paulo y quién llegó a la Presidencia (61 % de los votos en 2002) con el enorme apoyo de organizaciones como el Partido de los Trabajadores (PT), de la Central Única de Trabajadores (CUT) y del Movimiento sin Tierras (MST) ni siquiera acarició como Chávez (56,5% de los votos en 1998), la posibilidad de una Asamblea Nacional Constituyente, menos aún la posibilidad de una Constituyente del Pueblo Trabajador de la “ciudad, el campo, el rio y los mares” para contribuir, en medio de un  debate constituyente clasista, a unificar en un proyecto político a las organizaciones y a la casi totalidad del pueblo brasileño proveniente de su misma extracción de clase.  Una tarea previa y esencial de todo Gobierno surgido de una confrontación de clase, así el medio para la disputa y la victoria sea electoral.  Digámoslo claro: en el  mundo de hoy la Disposición de Cambio de los Pueblos Explotados, que es un salto descomunal primario en la conciencia para producir hechos revolucionarios, no se consolida ni crece si sus direcciones políticas en el gobierno no avanzan en contra de Estados construidos sobre la lógica estafadora del Capitalismo.  Lo demás es cuento de caminos, sino revolucionamos las instituciones del Estado junto al Pueblo Trabajador para ir a un Poder Constituyente del Trabajo, es decir,  hacia una codirección y gestión colectiva que discipline su acción en contra de la imperante lógica especulativa y corrupta del Capital nacional y extranjero: estaremos ante una falsificación criminal de la tarea esencial de la Transición hacia el Socialismo e irremediablemente nos alejaremos del punto de no retorno.

Este artículo (1) es la continuación de otro artículo* que escribí en noviembre de 2013, precisamente, después del mejor momento de Maduro y su actuación frente a la especulación, la escasez y el acaparamiento programados, respuesta no sostenida contra lo que se denominó Guerra Económica: preámbulo del plan de la derecha nacional e internacional, quienes veían asegurada una victoria en las elecciones municipales para justificar el supuesto fraude en la elección presidencial del 14 de abril.  Un plan indetenible y violento, en su fase inicial, que los llevó a un salto al vacío** debido a que la derecha cabalgaba una derrota sorprendente e inesperada en esas elecciones municipales. Los sectores del capital nacional, extranjero y progenitores de la MUD, quienes si tienen experticia para medir errores, rectificar a tiempo y reorientarse sobre la base de las oportunidades que abre la realidad de la lucha, entendieron que había que combinar  y bajarle intensidad a la ruta conspirativa violenta ante el llamado de Paz que asumió el gobierno. De allí, su decisión de modificar progresivamente la táctica y convenir en el llamado a “diálogo”, pero con la clara intención de recuperar espacios e insertar a su favor cambios políticos y económicos en la orientación del gobierno.  Debido a lo anterior, desaparecen las guarimbas y, junto a ellas, decae un manipulado sector juvenil proveniente en su mayoría de familias trabajadoras, quienes son sustituidos por un “Diálogo” con cambio de actores.  Por la oposición entraron en el escenario político los jefes de la burguesía nacional e internacional junto a sus connotadas firmas financieras de inversión: Mendoza y las cámaras empresariales, financieras y comerciales por el denominado “capital nacional” y, por el capital internacional, Bank of América y Merril Lynch como entidades de asesoramiento de operadores financieros y quienes han copado de noticias sustanciales esta segunda quincena de junio. No ocultemos lo inocultable: la Lógica del Capital gana terreno y los costos están conduciendo a un proceso dosificado de contrarreformas a su favor y en detrimento del Pueblo Trabajador y en contra del salario social contenido en conquistas sociales, jurídicas, políticas y económicas logradas con el liderazgo de Chávez.

____________________

*Vayamos a la raíz y Habilitemos al Pueblo Trabajador: Sin Poder Constituyente del Trabajo no habrá Economía Anticapitalista y Antiburocrática (I)

**Una derecha entrampada: del “vacío de poder” al Salto al Vacío… del todo a la nada

(1) En principio había pensado en un artículo más orientado sobre la autoridad política y económica de la personificación del Trabajo en Venezuela.  Sin embargo, algo referido a esto lo pueden ver en las páginas centrales del periódico Marea Socialista que invito a leer:Descargue aquí Marea Socialista # 41

*   *   *   *   *

Los ajustes y el mundial

Con toda esta intoxicación neoliberal que inunda los medios privados y hasta públicos, en muchas cabezas ronda la siguiente pregunta¿La inconsistencia en la Política Económica del gobierno puede llevar a un Plan de Ajuste que le sirva y le haga el mandado a un próximo gobierno antichavista?  Bueno, por los últimos indicios públicos la incógnita persiste y es mejor alertar para cuidarse en salud.

Prevenirnos colectivamente es la recomendación. Está muy bien que sigamos el curso del Mundial, pero en medio del entusiasmo ni el Pueblo Bolivariano ni sus vanguardias civiles y militares, dentro y fuera del gobierno, podemos aceptar una autogoleada de ajustes económicos porque sería un golpe letal contra las conquistas del proceso bolivariano que deterioraría, aun mas, el costo de la vida de los que únicamente viven de su salario.

Recordemos nuestro principal fortaleza: tenemos un pueblo que ha protagonizado un proceso revolucionario, que vio cómo junto a Chávez mejoraban sus condiciones de existencia, que continua en medios de sus colas disputando los espacios frente a la derecha, que sabe diferenciar lo que vivió con Chávez y lo que vive con Maduro, que conoce de las esperas que requiere esta nueva experiencia de gobierno, pero que ya empieza a inquietarse frente a la orientación del gobierno porque, contradictoriamente, recorre un camino que sustancialmente no cuadra con la orientación que Chávez expresó en esa alocución pública que él mismo denominó: Gabinete de Nuevo Curso para el periodo 2013-2019. Alocución conocida como “Golpe de Timón” y que constituyó su legado póstumo; una autocrítica desde el líder del gobierno y del proceso que interpretó el sentir y la incomodidad del pueblo con la propia gestión de su gobierno y que se podría sintetizar de acuerdo a sus anécdotas más llamativas con ese honesto reclamo popular tantas veces escuchado: “no nos hagamos trampa  nosotros mismos”.  En el fondo era un llamado a su gobierno para recobrar  Coherencia Política y Económica, para cambiar el rumbo y acercarnos cada vez más al punto de no retorno.  Fue su última crítica y autocrítica descarnada para intentar revolucionar la conciencia de sus acompañantes en el tren ejecutivo y con la clara intención de sacudirlos y luego animarlos a rectificar y potenciar el compromiso con la base social del proceso. Pero también para defender el componente de políticas más importante del proceso, ya hechas conquistas, que son la palanca fundamental para avanzar en la tarea de la II Independencia y que sirven de apoyo para avanzar en las tareas centrales y progresivas de un nuevo modelo productivo y de sociedad que le dispute y le reste espacios a la lógica del capital nacional e internacional.  Esa palanca, es un terreno ganado en el sentido anterior, que fortaleció la Soberanía Nacional y que constituyen conquistas innegociables:

  • La política de sinceración y transparencia, porque estaban engañando al pueblo, sobre la cuantía de nuestras reservas certificadas de hidrocarburos y que constituyen una de las más grande del mundo.
  • La política y orientación de rescate y consolidación de la OPEP que permitió la defensa del precio internacional del barril petrolero y que para su arribo al gobierno en 1999 estaba a 7 dólares.
  • La política de crecimiento en dólares de la Renta Petrolera producto de una acertada política internacional de comercialización del barril petrolero, el  aumento de las Regalías y en caso excepcionales de disparo de los precios: el impuesto súbito a las ganancias.
  • La política de distribución de la Renta Petrolera que elevó el salario social para las grandes mayorías del pueblo y que permitió un plan de inversión y construcción de grandes obras publicas de envergadura.
  • Y una PDVSA libre del control que ejercía la cúpula de la Asociación Civil “Gente del Petróleo”, quienes dirigían la empresa y actuaban a  favor de la conspiración que las grandes multinacionales del Capital habían adelantado contra los países exportadores de petróleo.

Por supuesto, lo anterior es el Capital Social Nacional de todo el Pueblo Venezolano, es decir, el lomito que los grandes capos y dueños del Capital Privado Internacional pretenden destruir como legado del proceso bolivariano para las próximas generaciones que vienen.  Este es el centro de la disputa y la razón de esa guerra económica que nos han inoculado a lo interno del gobierno. El trabajo lento de cooptación en instituciones fundamentales de un Estado, funcional a la lógica del capital de sus constructores y que nosotros no demolimos, está dando sus frutos. Nos han permeado en todo el centro donde se toman las decisiones de gran envergadura y calado.  Y en situaciones como esta que vivimos, no queda más alternativa que apelar a la otra parte de la bisagra del proceso ante la ausencia de  Chávez: el Pueblo Bolivariano.

Las razones para preocuparse en lo inmediato ya llega a extremos de alarma. La falta de una política clasista y revolucionaria real amarrada orgánicamente al Pueblo Trabajador le arrima sectores de la población al plan de la derecha nacional e internacional.  Se empieza a borrar la raya que diferenciaba dos proyectos políticos distintos, casi hay una unificación en el discurso y las propuestas.  Sectores de la derecha y del gobierno están generando la madre de las confusiones entre franjas importante de la población chavista y opositora.  La confusión tiene sustento real porque el discurso argumentativo de funcionarios y actores del gobierno se entrelaza con el de los operadores políticos y económicos del capital nacional e internacional.  El descaro no tiene límites en la derecha, casi están convencidos que Maduro va a un ajuste de medidas neoliberales, militan con el refrán popular de que “no hay peor cuña que la del mismo palo” y sus atrevimientos llegan al colmo de aconsejar al gobierno para que los ajustes, en caso de aplicarse, empalmen con algunas condiciones que minimicen el impacto traumático que puede generarse en el pueblo que vive de su salario.

Veamos lo que dice uno de los consejeros más autorizados del sector privado:

Condiciones para un ajuste exitoso es un escrito de Pedro Palma*, economista que hace referencia a un trabajo que realizó junto a otra economista, Cristina Rodríguez**, claramente ubicados a favor de los sectores del Capital.  Palma en su artículo plantea dos preguntas problematizadoras en referencia a los planes de ajustes realizados en la década de los 90, para luego arribar a los paquetazos de los dos últimos gobiernos de la IV República, uno impuesto en la Presidencia de CAP (1989) y el otro por Caldera (1993): 

  • ¿Qué determina que el conjunto de medidas dolorosas y traumáticas que conforman un plan de ajuste, que busca corregir graves desequilibrios dentro de una economía, tenga éxito o no?
  • ¿Cómo lograr el éxito sin rechazo popular y sin estallidos sociales?

El atrevimiento de sus preguntas no deja de sorprender por su crudeza y es que no disimula en nada: más bien pareciera una alerta temprana dirigida al gobierno.  Pedro Palma, como operador político-económico y parte de los sectores del capital nacional y extranjero, ya casi ve a Maduro como el Presidente ejecutor de un próximo plan de ajustes macroeconómicos que considera inevitable.  Está escribiendo sobre aspectos gruesos, “urgentes” y que no se pueden posponer más, para él éste es el momento apropiado.  Explica lo que deberían ser los pasos para cubrir las condiciones de un “ajuste exitoso”, para terminar  con un acento indeciso y de dudoso aseguramiento en otras insistentes preguntas de su antepenúltimo párrafo:

“Pues bien, en estos momentos la economía se encuentra en una situación muy adversa, caracterizada por múltiples desequilibrios en áreas tan críticas como la fiscal, la monetaria, la financiera, la cambiaria, la petrolera y la real, todo lo cual se ha traducido en estancamiento económico, inflación galopante, y deterioro de la calidad de vida de la población. Urge en consecuencia corregir estos graves males a través de un decidido programa de ajuste. Pero, cabe ahora hacerse las preguntas ¿están dadas las condiciones para que dicho plan, en caso de ser aplicado, tenga éxito?, ¿existe la voluntad política en el gobierno para dar el requerido giro de 180 grados en el manejo de las políticas públicas?, ¿se logrará la comprensión y el apoyo de la población al plan?"

Bueno un giro de 180° en el sentido de las manecillas del reloj, conduce a la derecha.   Más gráfico no puede ser Pedro Palma que de manera natural marca su inclinación. De lo que si debe estar plenamente seguro el señor Palma es que va a haber una importante franja de la población que ya tiene marcada una línea de fuego contra todo eso que se parezca al “Pa’quete jodan”.

Lo que sí es verdad es que en este tema de cambio de política-económica, que plantea  Palma, los aseguramientos se inclinan de acuerdo a la posición que se tenga frente a la contradicción Capital vs Trabajo. Maduro no proviene de una relación de servilismo mercantil.  No tiene que calcular nada, debe saber que lo que plantea la derecha no tiene un carajo que ver con ese pico excepcional del proceso histórico y revolucionario venezolano que se expresó e hizo evidente a partir de la Rebelión Popular del 27-F: de esta historia reciente venimos. Proceso que se fue cualificando a partir de esa relación de confianza entre Chávez y el Pueblo Bolivariano. Maduro lleva en sus hombros la transferencia de esa bisagra de confianza que, incluso, trasciende fronteras y que logró cualificar las luchas no solo a lo interno de nuestro país sino también en un importante número de países y pueblos de Nuestramérica. Tiene en sus manos un invalorable patrimonio de carne, hueso y espíritus de luchas imposibles de cambiar por 30 monedas de plata.

Un retroceso como el que aspira y sueña la derecha nacional e internacional seria perder el protagonismo que Chávez y el Pueblo Bolivariano le ha imprimido a la lucha inconclusa por una Segunda Independencia en América Latina y el Caribe:  Proyecto Estratégico de Independencia Económica en la que no se puede capitular así los dueños del capital mundial nos arrinconen y convenzan a un sector importante de la población para que pida a gritos los ajustes macroeconómicos.

__________________________

*Dr. Pedro Palma: Dr. en economía de la Universidad de Pennsylvania, Filadelfia, EEUU. Máster en economía, universidad de Pennsylvania, Filadelfia, EEUU, Máster en Administración de Negocios, Pennsylvania, Filadelfia, EEUU. Director de la Junta ejecutiva y miembro del Consejo Directivo del IESA, y Presidente de Academia nacional de Ciencias Económicas.

**Dra. Cristina Rodríguez: Economista de la Universidad Católica Andrés Bello con post grado en las universidades de Georgetown, Temple University (PhD)y econometría aplicada en Wharton Institute of Forecasting: Se ha desempeñado como asesora a la presidencia del BCV, Directora de Investigaciones Económicas del Ministerio de Hacienda y Presidenta fundadora del Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria. Actualmente es miembro del comité económico de Venamcham y Directora del Banco Nacional de Crédito.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2008 veces.



Juan García Viloria

Co-fundador de Aporrea. Miembro de Marea Socialista y de la Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana.

 viloria8@gmail.com      @Trabajo_Capital

Visite el perfil de Juan García Viloria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando



Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a191199.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO