Armamentismo e hipocresía

El armamentismo representa uno de los mecanismos de mayor generación de capital, al punto que la economía más fuerte del mundo, la de Estados Unidos, se sostiene en gran medida por la comercialización de este “rubro”, razón por la cual los comunistas no somos apologistas de las armas, además por nuestro más honesto humanismo.

Las discusiones sobre el tema, especialmente a raíz de la compra de armamento por parte de nuestro país a otros países como Rusia, y más recientemente por la celebración de la cumbre sobre armamento Nuclear en Washington, están cargadas de una fuerte dosis de hipocresía, especialmente por lo que no se dice, como por ejemplo:

1.- Estados Unidos, el imperio con el mayor presupuesto militar de la historia de la humanidad (algo así como 800 millardos de dólares para este año 2.010), superior al de todos los demás países del planeta juntos y superior incluso al PIB total de muchos país del planeta, pretende servir de “catequizador” en materia de compra de armamentos, sobre todo cuando los compradores no son países alineados con su política imperialista. Otro dato importante es que Estados Unidos mantiene más de 800 bases militares alrededor de todo el planeta y ha hecho de la industria militar su principal industria. Recientemente manifestaron su “preocupación” por el gasto militar venezolano ante problemas internos como la emergencia eléctrica, sin explicar porque su presupuesto militar de este año se incrementó a pesar de la crisis económica tan dramática por la que atraviesan, que ha producido un déficit fiscal de 11.2% al final del 2.009, el mayor en 60 años.

2.- Siguiendo el mismo estilo hipócrita que lo caracteriza, el gobierno norteamericano se ha autoproclamado el gobierno vigilante de la no proliferación de armas nucleares, queriendo borrar la verdad histórica que han sido ellos los únicos en utilizar este artefacto contra población civil en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki al final de la segunda guerra mundial, demostrando en manos de quien es realmente peligroso que estén las armas nucleares. Actualmente niegan toda posibilidad de desarrollo de la tecnología nuclear con fines pacíficos, pero se hacen los locos ante la probabilidad, cada día más cierta, de que Israel posea bombas atómicas. Para un debate sincero al respeto deberíamos preguntarnos por qué las armas nucleares son “buenas” en manos de Francia, Gran Bretaña y Estados unidos y muy “malas” en manos de Corea del Norte.

3.- La oposición venezolana, eterna repetidora de los discursos elaborados en la Casa Blanca, pretende descalificar la legítima compra de armamento por parte de nuestro gobierno, aduciendo entre otras cosas la falta de inversión en materia social. Deliberadamente censuran que más allá de errores y aciertos, el gobierno bolivariano dedica casi la mitad del presupuesto nacional a la inversión social, en contraste con países como Colombia, dónde el gasto militar supera la inversión en educación a pesar de ser el segundo país en subvención económica para gasto militar por parte de Estados Unidos luego de Israel.

4.- Todo país se arma en correspondencia a la necesidad de defensa y más allá de que los múltiples embajadores que tiene la política imperial en Venezuela quieran argumentar, la presencia de la IV Flota al frente de nuestras costas falconianas, el emplazamiento de numerosas bases en la cuenca amazónica y el reciente acuerdo militar con el gobierno de Colombia representan una amenaza militar para Venezuela, cuyo gobierno se ha declarado antiimperialista. Y ya sabemos lo que la ha pasado a los gobiernos en nuestro continente y en otras partes que han hecho lo mismo.

Creo que a la oposición le saldría mejor dar los debates con honestidad, las cifras y la historia son muy tercas.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4608 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: