Video juegos para la laptop de Uribe

Un tal Ramón Solano

Paradójico el jueguito, pues el subtítulo dice: El mundo en llamas. Que yo sepa, quienes tienen al mundo en llamas son los halcones de la guais jaus, liderados por su “comandante cañita”.

Este nuevo video juego de mercenarios acaba de ser lanzado como la última novedad al mercado mundial. Claro, aquí los disociados podrán hacer catarsis, destruyendo en pantalla lo que ya quisieran hacer en la vida real.

Pero como les decía, busqué en Internet alguna sinopsis y en Wikipedia encontré lo siguiente:

En Venezuela hay un dictador llamado Ramón Solano, es narcotraficante, llegó al poder por un golpe de estado y tiene en jaque al mundo por negarse a exportar petróleo. La gota que derrama el vaso es que al fulano Solano se le ocurrió contratar a un mercenario para cometer algunas fechorías y después no le quiso pagar. El mercenario logra escapar no sin antes recibir un tiro en las nalgas.

Sea por el tiro o por la falta de pago, el tipo decide que hay que acabar con media Venezuela, ya que lo considera “algo personal”.

Se convierte así en la punta de lanza del imperio que “siente angustia ante la amenaza del tirano y por el clamor del PLAV (People´s Liberation Army of Venezuela) quienes le hacen frente desesperados. Para completar el pandemonio, se suman el PLA Chino y Los Rastafarian Pirates (la mafia rusa). En contra de este “saco de malos” está la AN (alianza de naciones), el ejército de la Universal Petroleun Corporation y por supuesto el ultra súper mercenario.

Para que tengan una idea de cómo es este “angelito”, les digo: agarren a Yongo, píntenle el pelo de amarillo y con laca le ponen una cresta e´gallo, agreguen varios “piercing” al gusto y completen con camisetas y pantalones de camuflaje. Queda igualito, no son vainas mías. Yo creo que cuando este loco habló de incendiar Caracas es porque seguro junto con los 500 mil dóllares le dieron varios CD del jueguito.

Ahora bien, que yo también sepa, el único narco presidente por aquí cerca es Don Varito. Además acoge en su territorio mercenarios de diferentes nacionalidades, le encanta caerles a bombazos a los vecinos y creo que es el único que tiene no uno, si no dos ejércitos populares en contra.

Digo esto porque los HP (siglas en español) que inventaron el jueguito dan a manera de dispensa el consabido “Los personajes y locaciones son ficticios y su parecido con la realidad son meras coincidencias, bla, bla, bla…” Miren, podrán decir misa pero sus coincidencias coinciden más con otro país menos con el nuestro, pero lo quieren hacer “coincidir a juro” ¿El nombre de Venezuela es casualidad? ¿La exactitud de sitios y edificios caraqueños es un chinazo? ¿El tono de voz del tal Solano que se parece demasiado a la de nuestro Presidente Líder se les chispoteó? Váyanse bien largos al carajo. Estamos en presencia de una de las formas más acabadas de manipulación mediática masiva con total acceso a niños y adolescentes, sin ningún tipo de restricción. Esos elementos no nos resultan indiferentes por que es el nombre de nuestra Patria, nuestros lugares comunes y la voz de un líder de talla mundial. Esos no son juegos. Otra cosa, el apellido Solano es fonéticamente igual a sufijo de nuestro gentilicio ¿Casualidad again, mother fuckers?

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3629 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas