Biden-Trump: ¿Quién conspira contra la estabilidad, la democracia y el sistema electoral estadounidense?

Por tercer día consecutivo; los intríngulis y vericuetos del complejo y diverso sistema electoral estadounidense quedan expuestos al señalamiento y escrutinio de la opinión pública mundial. En el resto de las sociedades, donde el proceso electoral es de voto directo para escogencia democrática de sus gobernantes, es realmente incomprensible el complicado proceso de segundo o tercer grado, a través del cual por un voto, dos votos, en la más remota población, puede decidirse la mayoría en términos de representantes a colegios electorales.

Así –y al parecer por mucho rato–, desde esta incertidumbre electoral, en la ‘más sana y aleccionadora democracia’, el mundo viene tomando palco de primera fila, para disfrutarse el más emblemático y fastuoso espectáculo teatral de los últimos tiempos: Biden vs Trump; ¿quién ganará? ¿Cómo quedará la cosa? ¿Se atreverá Trump a irse a la calle para defender con sangre su triunfo? ¿Lo hará Biden? ¿Será necesario sacar a Trump a empujones de la Casa Blanca?... Es toda una batalla campal, de teatro y espectacularidad noticiosa, ¡distractora como todo show hollywoodense!, reveladora –sin proponérselo– de problemas graves a lo interno de la sociedad estadounidense. ¡Vieja y muy arraigada problemática social! ¡Saltará al escenario algún autoproclamado para salvar la honra y estabilidad democrática!

Gane quien gane; aquí queda claro la complejidad y el aparente anacronismo en el sistema electoral estadounidense. De ganar Trump, verificado el fraude, lo impoluto no existirá y los demócratas, con Biden a la cabeza y los medios de comunicación a la cola, deben explicar de dónde y cómo surgió la trampa. Gana Biden, ya de por sí el sistema electoral es vulnerable y está cuestionado. ¡Se ha perdido la total confianza y responsabilidad en las autoridades electorales!.

En este momento de la historia; es tal la desconfianza, entre republicanos y demócratas, por los desmanes y procederes injerencistas estadounidenses contra otras naciones, sus gobiernos y sistemas electorales, que se ha perdido por completo la noción de espacio-tiempo y protagonismo. Trump y Biden, desde su ejercicio particular del gobierno están tan familiarizados con las acciones de cambios de gobiernos, manipulación de resultados electorales y cursos de la historia de otras naciones, que no creen en la pulcritud de su propio sistema electoral. ¡Hoy claramente lo están cuestionando y colocándolo al escarnio público! En el ofuscamiento electoral y desconfianza entre unos y otros lo primero que se les ha olvidado es que son ellos los protagonistas, Estados Unidos, la sociedad, su democracia y su sistema electoral el escenario que exponen y que cuestionan. ¡No es cualquier otra nación! ¿Quién es el golpista?.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 975 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas