El Cóndor vuela sobre la cumbre

El imperio se ha entrampado en sus propias tretas y cada vez que trata de aclarar, oscurece más el ambiente y desnuda más su condición de Estado Forajido. La “rectificación”, por el vocero de la Casa Blanca, con respecto a Venezuela, no ha hecho más que confirmar, lo que el mundo entero sabe, pero que los voceros oficiales siempre habían intentado ocultar con eufemismos de todo tipo.

Con la aclaratoria, el vocero del gobierno del Premio Nobel de la “Paz”, al afirmar que el Estado tiene un formato único, con un mismo contenido que califica de amenaza a cualquier pueblo en el mundo y que una vez aprobado por el congreso de los Estados Unidos de Norteamérica, el presidente, queda autorizado para aplicar las sanciones que considere pertinentes, al blanco de turno, lo único que ha hecho es desnudar ante el mundo a una mafia irresponsable que no respeta ningún principio del marco legal internacional.

Por eso no hay que cantar victoria por las contradicciones del sionismo y sus lobby s, frente a la reacción mundial contra la amenaza continental, que representa para la humanidad un centro de poder en decadencia y que para rescatar su supremacía es capaz de cualquier desafuero. No olvidemos que la

razón de ser del capitalismo, es la guerra, única herramienta que le permite reflotar su plataforma cada vez que entra en crisis; ya tenemos suficiente experiencia, con los conflictos que durante el siglo XX y en lo que va de este siglo, ha promovido, financiado y ejecutado el gobierno norteamericano y sus socios de la Unión Europea, que no renuncian a sus aspiraciones de colonizar al mundo, mediante la dictadura financiera, apoyada con la bota militar del sicario (Organización del Tratado del Atlántico Norte) OTAN, que ahora limpia el rostro ensangrentado del Pentágono, encargándose de hacer la tarea sucia de arrasar pueblos, mediante la violencia bélica, como lo hicieron más recientemente con Irak, Afganistan, Libia y lo intentan, con Siria, Yemen y Ucrania, que las mantienen sumidas en cruenta guerra civil.

El Che, fue lapidario, cuando en un discurso alertando al mundo, contra el monstruo, afirmó que:” Al imperialismo no se le puede creer ni tantito así”. No se equivocó el guerrillero heroico, con esa afirmación y hoy mas que nunca tiene vigencia esa advertencia. Veamos: con su sospechoso acercamiento a Cuba, acompañado de la agresión a Venezuela, (Zanahoria para Cuba y garrote para Venezuela) no b busca otra cosa, que crear desconfianza entre ambas naciones hermanas y revolucionarias. Mientras tanto a propósito de la cumbre de las Américas en Panamá, atiza a sus jaurías de hienas, para dar el zarpazo a las dos naciones por igual. Agentes de la CIA y del MOSSAD, de todo el continente se han dado cita en el istmo, con acreditación de la OEA, para montar sus shows paralelos de conspiración contra los gobiernos populares que han surgido en la región y particularmente, contra los dos grandes objetivos del imperio, Cuba y la República Bolivariana de Venezuela.

El tuerce brazos de norteamérica, no coge pausa. Mientras “rectifica” y asegura que no hay proyectos de agresión para ningún país en Suramérica y el Caribe, sus agentes y cipayos trabajan en Venezuela, Brasil, Argentina, Bolívia, Ecuador, Uruguay y demás países integrantes del ALBA, UNASUR y CELAC, en busca de una ucranización de Suramérica y el Caribe para dar al traste con los gobiernos que representan la piedra en el zapato del sionismo mundial, que ve en peligro su proyecto globalizador.

La situación del capitalismo, no es nada halagadora, con la profunda crisis económica, financiera, social y política que sacude sus cimientos, lo cual le está impidiendo aplicar sus llaves de judo para torcer brazos, mientras que Euroasia, China, Suramérica y el Caribe, le aplican una puesta de espalda, de la cual n o encuentra como zafarse.

El Banco de Asia para la infraestructura liderado por China, la manifiesta decisión de Rusia de trabajar por fortalecer los BRICS, los pasos acelerados para la creación del Banco del Sur, por UNASUR y los avances del Sucre, como moneda regional de los países del Alba, son heridas que están poniendo a la fiera en estado crítico y esa bestia herida, es mas peligrosa que gozando de buena salud. El imperio del norte busca por todos los medios desestabilizar a los países de Sudamérica y el Caribe, para revivir la tristemente célebre “Operación Cóndor”, que tanto dolor y llanto causó a las sociedades de Argentina, Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay, en su tiempo bajo sanguinarios regímenes autoritarios, que fueron apoyados y financiados desde Washington, con el firme propósito de controlar “su patio trasero”, lo cual lograron en cierto m modo, con la cooperación de los gobiernos lacayos, de la llamada Democracia representativa, que solo se diferenciaban de las dictadura, por la condición civil del sicario de turno y que era electo cada período, por pueblos adormecidos, por la influencia mediática y del Opio representados por las cúpulas religiosas corruptas que corrían en llave, con los asesinos del pueblo, en nombre de la democracia y la libertad, hasta que de la mano del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, llegó el Huracan Bolivariano a Venezuela, que luego se expandió por la pradera suramericana y el Caribe, para extrapolarse a Europa y otras zonas del mundo, donde la llama libertaria sigue avivándose, para muestras Grecia y España. El imperio y sus socios de la Un ión Europea, añoran el regreso a esa época y por eso sujetos descalificados como Felipe González, que todavía no ha pagado por los crímenes de los GAES, sus pupilos que secuestraron y asesinaron a republicanos revolucionarios, durante el gobierno del PSOE, se movilizan en patota, contra los pueblos revolucionarios. Esa dinámica de la derecha internacional, debe servir para mantenernos alerta y visualizando al cóndor que vuela sobre la cumbre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1264 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas