Criticar por Criticar: ¿Qué más podíamos esperar?

Esta es la postura que vergonzosamente asumen los factores políticos de la derecha y ultraderecha de nuestro país, en razón a las medidas de control tomadas contra la guerra económica por el camarada Presidente Nicolás Maduro. Eran de esperarse estas reacciones por parte de estos grupos, ya que ellos vienen apostando al fracaso del gobierno y trabajan incansablemente para ello. Estos apátridas, traidores, hambreadores del pueblo. A ellos no les ha importado someter a toda una sociedad a un estado de desesperación y molestia -permítanme este eufemismo- con el único fin de debilitar el proceso revolucionario. No es casualidad que, habiendo superado las guarimbas en meses pasados, surgidas como plan de la ultraderecha para desestabilizar y crear un estado de ingobernabilidad, el cual no pudieron lograr, previsivos como son, ya tenían un plan B, el magnicidio, que gracias a los cuerpos de inteligencia del Estado pudo ser frustrado y develado ante la opinión pública; pero como era de esperar, estos carúnculas de la IV República están llamados a cumplir una tarea mandada por el Imperio, ya que para eso les pagan jugosas cantidades de dólares.

¿Quién puede dudar a estas alturas, y me refiero a los seguidores de la oposición, que quienes los representan políticamente están sumados a la guerra económica y al plan de desabastecimiento y de la usura, del cual ustedes también están siendo víctimas? Mientras el gobierno hace grandes esfuerzos para aumentar el salario, los líderes de la oposición atentan contra tu economía y la de todo el país. Para esta casta de políticos apátridas de la oposición no importa el medio para lograr el fin, y el fin último es sacar al Presidente Nicolás Maduro, a las pruebas me remito. Y con ello acabar con nuestra Revolución, legado de nuestro Comandante Chávez, y en nombre de él, todos los que nos sentimos patriotas debemos apoyar toda acción que tome el gobierno para enfrentar esta guerra económica, por demás muy bien diseñada.

Tenemos un reto enorme, el tiempo conspira en contra. Solo la conciencia del pueblo y la radicalización de las acciones tomadas por el gobierno podrán revertir esta guerra a la cual enfrentamos. Debemos reconocer que fue un error fundamental haber bajado la guardia y descuidado el tema del abastecimiento y la usura, tan importante es que la oposición supo jugar esta carta, bajo el entendido que ningún gobierno sobrevive ante semejante ataque económico, que alargado en el tiempo trae inexorablemente consecuencias políticas. Ha llegado el momento en que la Revolución como proceso de cambio histórico demuestre su capacidad para corregir las situaciones que ponen en riesgo el avance y consolidación de la misma. El camarada Presidente debe revisar con lupa en lo adelante al equipo de gobierno que lo acompañará en su gestión, ya que de ello depende el éxito o el fracaso del gobierno.

El proceso revolucionario ha entrado en una etapa álgida que demanda cambios profundos en las estructuras del Estado y la etapa post-Chávez nos enfrenta a nuevos retos, los cuales deben ser superados con políticas concretas no espasmódicas o epilépticas que, en definitiva, lo que hacen es que se pierda la credibilidad y confianza necesaria para mantener el apoyo de las mayorías que hemos apostado por nuestra revolución bolivariana y profundamente chavista. Nosotros como pueblo y actores necesarios para el avance del proceso revolucionario debemos entender que nuestra debilidad será la fortaleza de la oposición. Aquí debe privar la máxima que al enemigo ni agua, porque si le damos de beber cobrarán fuerza y volverán por nosotros.

Camaradas, consciente estoy que estamos viviendo tiempos difíciles en lo económico y lo político, pero quién nos dijo que sería fácil hacer una revolución con una oligarquía negada a perder sus privilegios y una burguesía parasitaria y explotadora que siempre hará lo propio para defender el gran capital, la cual está en constante conspiración contra el proceso revolucionario. Aunado a ello el apoyo del  Imperio norteamericano. Y como otro factor a vencer es el Estado burgués que aún impera y que permea todas las estructuras del Estado evitando el avance del proceso de cambios profundos necesarios. Camaradas, si no somos capaces de entender cuál es el enemigo a vencer quiere decir que no hemos madurado como pueblo, ni tampoco hemos elevado la conciencia y mucho menos nos podemos llamar chavistas. Esto es a modo de reflexión hacia los camaradas que puedan estar dudando que el camino no es otro que este, la revolución de Chávez, la revolución nuestra, con todos los errores cometidos, pero con profundos aciertos hacia la construcción de una sociedad más justa y de iguales. Cuando decimos yo soy Chávez, es porque somos capaces como él de estar a la altura del compromiso que se le presentaba y te pregunto: ¿Tú te sientes Chávez? Porque de eso se trata. Y como dijo nuestro padre Libertador Simón Bolívar: “El que abandona todo por ser útil a la patria no pierde nada y gana cuanto le consagra”.

Me despido con el respeto de siempre hacia todos los camaradas que se mantienen rodilla en tierra en defensa de nuestra Revolución. Sigamos juntos aun en las diferencias y no olvidemos que Chávez vivirá mientras el pueblo luche.

Zulika King

Coordinadora General del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza

23 de agosto de 2014

e-mail: zulikaking@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3415 veces.



Zulika King

Coordinadora General del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Presidenta de la Fundación Punta de Lanza. Coproductora del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular".

 zulikaking@yahoo.com      @ZulikaKing

Visite el perfil de Zulika King para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición