¡Sigue sonando el río!

La macabra melodía del río tenebroso del oposicionismo vuelve a ponerse de moda y si la fugaz entrevista de la Tintori con Francisco es digna de Guinness, la canción lo es para ese y todos los premios habidos y por haber. Lleva años de moda, ayer, con el presidente Chávez, hoy, con el presidente Maduro, incluyendo personalidades y pueblo de ambos bandos. La canción sube hasta el clímax, luego, baja unos peldaños, para volver a recuperar la cima del gusto avernal del oposicionismo nacional e internacional. La malévola letra dice: Muerte al Presidente, muerte a los Chavistas, muerte a la Revolución, muerte a la Democracia Participativa, muerte a la Fuerza Armada, muerte a las Instituciones, muerte a la Constitución, muerte al Pueblo. El coro dice: La salida es, Maduro vete ya. Va a caer, va a caer, este gobierno va a caer.

Nuevas pruebas, nuevas evidencias contundentes, (aún faltan muchas) develó, Jorge Rodríguez, en representación del Comando Político de la Revolución,  en contra de la casta y pura María y su logia de iluminados, Burelli, Salas Römer, Arria, Tarre Briceño, Cedeño, Bocaranda, Whitaker, que la acompañan en la tan versionada melodía en esta oportunidad. En cada versión intervienen otros operadores de esa pléyade sepulcral.

En contraste, todo aquel que pone de moda una canción, se manifiesta y quiere que le reconozcan como tal, llenarse de gloria, de famaestos virtuosos, con la modestia que los caracteriza, no aceptan abiertamente tal honor y distinción, se niegan a recibirlos, y, utilizando sus arlequinadas caras, reclaman respeto a su dignidad humillada por el rrréeegimen negando su participación apoyados por la multifacética MUD y sus medios. Lo contrario hizo otra María, pero Conchita, que estaba bien muerta como actriz de relleno y con tufo de cantante, resucitó con un tema y video horripilantes traídos del más allá, sumándose a la melodía del río tal como su hermanito Robert Alonzo, auto nombrado rey de la guarimba, archi conocido en esos menesteres de la importación de paramilitares  y que da órdenes intestinas desde su guarida miamera.

Ya estamos acostumbrados a esos episodios de guabineos, de yo te lo juro que yo no fui, de sípero no, de dobles caras, de estar a la zagacomo sucedió en 2002 que al consumarse el golpe muchos salieron de sus sombras reclamando protagonismo. Igual lo viene haciendo el degastado Capri, bajo perfil, quien afirma que los medios de comunicación, han sido comprados y controlados por el Gobierno y otros han sido presionados. La orden es censurarlo. Que, los sectores extremos nunca estuvieron con él ( ¿?) Este, que está cazando güire, (en el llano, alguien escondido o que no muestra interés en una situación pero está muy pendiente de su oportunidad para entrar en acción), debiera estar tras las rejas por la muerte de venezolanos/as después de su funesta orden de drenar la arrechera en 20013.

Ante tanta evidencia, nos preguntamos ¿qué espera la justicia venezolana para encerrar a estos flagrantes cantantes de la muerte, violadores, asesinos, terroristas y desestabilizadores, que no cesan de promocionar la cultura de la muerte en nuestro país? ¿Hasta cuándo tenemos que seguir aguantando los venezolanos que sigan haciendo de las suyas, quitándonos la paz, los alimentos, la vida? O, ¿es que de verdad esperan que se consuma el magnicidio, o, un intento frustrado, para aplicar con severidad la justicia? En cualquier país del mundo, ante tanta evidencia, ya hubiese decenas, centenas de detenidos sin importar la condición política, social, o religiosa de los involucrados. El simple hecho de desear la muerte del presidente en broma, es motivo de cárcel.

¿Será que nuestros muertos no duelen tanto como los de otros? O, ¿será que los encargados de impartir justicia, haciéndose los willys, esperan que el pueblo tome la justicia en sus manos para luego orondos aplicar su justicia? ¿Faltarán guáramos? ¿A  qué le temen? Todo tiene su tiempodijo el sabio. Pero, insisto: Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo, Sofócles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1842 veces.



Elmer Montero

Licenciado en Comunicación Social,locutor,productor radial,escritor,compositor,músico,poeta.

 elmersanto@hotmail.com      @elmersanto

Visite el perfil de Elmer Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elmer Montero

Elmer Montero

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición