Lo que la CELAC representa

Hace poco más de siete días Caracas fue sede de uno de los eventos políticos de mayor resonancia histórica y política en América Latina, me refiero al nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), hecho que a todos los comprometidos con un mejor destino para el planeta nos llena de júbilo y esperanzas.

La CELAC nace como expresión concreta de los nuevos tiempos en el continente, marcados por una creciente tendencia hacia la liberación nacional y a la concreción de propuestas esbozadas y ensayadas por nuestros libertadores.

Este nuevo instrumento político de unidad en la diversidad es también, sin lugar a dudas, la materialización del esfuerzo colectivo del bloque progresista latinoamericano entre el que resalta el gobierno venezolano; es pues, en términos generales, una oportunidad muy importante de derrota de la doctrina Monroe y del sojuzgamiento que el imperialismo yanqui ha establecido en nuestros países.

La CELAC cuenta con un importante número de intentos, anuncios y deseos que bien pudiesen considerarse antecedentes, pero el más valedero es la propuesta histórica del Libertador en cuanto a la unidad latinoamericana mil veces traicionadas por las oligarquías regionales sirvientas del imperialismo norteamericano, muchas de las cuales hoy continúan en el poder y de allí la pertinencia del llamado a no bajar la guardia en cuanto a la vigilancia sobre estos sectores que han acudido a la CELAC al no tener más remedio dada la correlación de fuerzas de la actual coyuntura en América Latina que no les permitía reeditar lo del Congreso Anfictiónico de Panamá de 1.826.

El propio nacimiento de esta comunidad sin la presencia de los Estados Unidos y Canadá no puede ser del total agrado de las oligarquías nacionales de muchos de nuestros países quienes históricamente han sido operadoras políticas de la Casa Blanca en sus propios territorios; sin embargo, es importante celebrar este nacimiento y luchar porque en él se vean representados cada vez más los pueblos de nuestra América.

En términos generales ha sido un gran éxito de la unidad, un duro golpe para el panamericanismo norteamericano que continua perdiendo influencia en buena parte de los países de América Latina y El Caribe, área que posee más de 20 millones de kilómetros cuadrados de superficie y es contentiva de las principales fuentes de agua dulce, petróleo y algunos minerales del paneta, esta integración es cosa que debe tener a los gringos bastantes preocupados.

Pero como afirmamos, la presencia de gobiernos y estados de abierto corte neoliberal y proyanqui como el chileno, colombiano, guatemalteco, hondureño, etc indica que la celebración y el júbilo no debe convertirse en engolosinamiento, ha sido un enorme paso que debe consolidarse en la práctica en beneficio de los pueblos, de sus necesidades históricas e inmediatas y en la independencia verdadera de una región que continúa siendo reservorio de materias primas para el desarrollo del norte.

La CELAC significa un triunfo histórico de la unidad Latinoamérica, que se produce además en el importante marco del bicentenario de nuestra independencia de España, es un hecho de magnitudes universales que bien vale la pena estudiar y aupar a la vez que trabajamos por hacerla fuente de verdadero progreso para nuestros pueblos.

*Militante del PCV

www.twitter.com/edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5463 veces.



Edgar Meléndez*


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: