Necesario es vencer

Estas palabras de nuestro prócer José Félix Ribas, pronunciadas en la batalla de la victoria, mantienen vigencia como consigna ante la coyuntura política de la actualidad venezolana.

Nos encontramos ante un momento que puede ser definitorio para las próximas décadas, no solo se trata del despliegue político y de la campaña electoral por la Asamblea Nacional, se trata en esencia de la defensa de un proyecto político, el bolivariano, de liberación nacional que ofrece la oportunidad histórica de transitar el camino de la construcción del socialismo.

Los comunistas no hemos dicho, ni diremos, que no hay en el marco del gobierno nacional, entiéndase de sus ministerios, organismos, dependencias, etc, muchas deficiencias y burocratismo, los hemos denunciado y los seguiremos denunciando, no con el carácter contrarrevolucionario que pretende la oposición escuchar en labios de los militantes del PCV, sino precisamente como crítica constructiva para el avance y profundización de la revolución; defendemos al proceso bolivariano y al liderazgo del presidente Chávez porque compartimos con él y con su proyecto profundas coincidencias históricas y políticas y porque además desde el análisis colectivo de nuestra militancia y organismos, apoyados en la enorme herramienta de análisis científico que representa el marxismo-leninismo, estamos convencidos que si es posible avanzar desde la coyuntura actual al socialismo, única garantía de la liberación verdadera de los pueblos.

Esta nueva arremetida del imperialismo contra nuestro proceso, a través de Colombia, busca apuntalar a los partidos de la oposición apátrida y a sus candidatos y candidatas a la Asamblea Nacional, por eso es correcto el planteamiento de que lo que está en juego para las elecciones de septiembre es mucho más que unos curules en nuestro parlamento, se trata de una nueva e importante confrontación entre dos modelos políticos; uno encarnado por la oposición que representa el atraso, la pobreza, la explotación, los privilegios para unos pocos, el regreso a un estado de tipo neoliberal y colonial y al capitalismo; y el otro que representa la posibilidad cierta de la liberación social, la construcción del poder popular, la inclusión en la educación, la consolidación de un estado popular y democrático y la defensa de la soberanía encarnado en la alianza socialista-comunista que defiende a la revolución bolivariana.

Una vez más decimos los comunistas: no nos llamemos a engaño, no estamos en el socialismo, pero también es cierto que si no hubiese en la Venezuela de hoy la posibilidad de su construcción, del avance de las fuerzas populares, revolucionarias y antiimperialistas no estaría el imperialismo tan interesado en golpearnos; ante esto no pueden haber vacilaciones para los revolucionarios y revolucionarias en todos los frentes de batallas, en la lucha política, en la batalla de las ideas, en la lucha por ganar la conciencia de las masas, en la campaña electoral, en la organización popular, en el fortalecimiento de la clase obrera y en la defensa de la patria que es decir de la revolución: ¡necesario es vencer!.

*Militante del PCV

www.twitter.com/edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1239 veces.



Edgar Meléndez*


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: