Bio Marketing

Fastidiado ante el televisor, pasaba canales como a las tres de la mañana, cuando veo con asombro en uno de esos espacios de telemercadeo: ¡Shaaamee Shaaa, nuestras operadoras están esperando con esta oferta única para la televisión! ¡Si usted shama ahora no le daremos uno sino dos tanques de bio combustible, el segundo le sale graatiiis! ¡Además recibirá el manual de instrucciones para derrochar energía, lo que piensa Bush sobre el protocolo de Kyoto, una banderita de USA y una calcomanía “I love corn” con su autógrafo como paquete especial!

Me siento a desayunar pensando si esa vaina fue una pesadilla o qué y mi hermano me dice: ¿Viste lo de Mexico? NPI ¿Qué pasó? Bueno que allá la gente anda arrecha con el alza en el precio de los tacos porque los productores de maíz están vendiendo la cosecha a los gringos para hacer gasolina ecológica. “Dame todo el power para que te demos en la madre, gimme todo el poder so I can turn around to joder” Molotov (banda mexicana de rock) dixit. Así pensará Calderón. Te quiero fuera de mi país, pero quiero todo tu maíz pensará Mister Danger y de repente se me ocurre que mando a hacer unas calcomanías con ese lema y se las mando a los panas mexicanos para contrarrestar el marketing mundial de los gringos HP que quieren dejarnos sin comida para poner full el tanque de todas sus maquinitas bélicas “state of the art”

Con su parafernalia de “american way of life” y sus cabezas engominadas de “freedom” van por el planeta edulcorando su avaricia de Coca Cola con ciclamato de potasio, que no consumen allá desde hace 30 años porque es cancerígeno. Un millón de muertos en sus guerras contra el “terror” demuestran que son bio embusteros: estamos buscando armas biológicas. Todavía no las encuentran; la verdadera arma biológica es su depredación patológica. Para ellos bio significa energía, por eso hablan de biomasa, que es todo elemento o sustancia de procedencia orgánica capaz de ser convertida en energía (vegetación y casi todos sus subproductos por ejemplo)

El vaquero está rodeado y se le acaban los suministros. Su desesperación y truculencia son directamente proporcionales, por eso el bio marketing consiste en ofrecer una ilusión de energía alternativa frente a los combustibles fósiles, mientras en otro plató filman su próximo reality show: “Irán a bombardear a Irán”.

Con la tecnología actual, producir bio combustibles requiere tanta energía como la que se obtendría, de modo que no ayuda a disminuir el calentamiento global. Qué carajo les importa si por el deshielo de los polos, en cincuenta años el agua les llegue al cuello a 500 millones de seres humanos que viven en las costas del mundo; les sabe a casabe que se destruya la capa de ozono por la emisión de fluorocarbonados y nos achicharremos. La hidra capitalista y sus hijos solo quieren energía.

A través del cielo azul llega nuestro héroe Ultraman, dicen los nipones. Pero no consume luz solar (por ahora) sino astillas de madera (chips). Mediante procesos termoquímicos y termomecánicos obtienen la energía necesaria para sus fábricas, plantas e industrias. Con el control del 80% de la flota de barcos “chiperos” en el mundo y las compras a futuro de madera a países plantadores, aseguran el suministro y satisfacen gran parte de su demanda energética sin petróleo. Mercado copado y sin publicidad, George san. La OPEP fortalecida levanta los precios del crudo y la época de los bio pendejos toca a su fin.

Mientras recarga su colt, Mister Danger piensa que eso se debe en buena medida, al Comandante y a la revolución bolivariana y grita: ¡dammed mother fucker! El imperio es tan patético que ni siquiera tiene bio dóllares (favor pronunciar como está escrito) solo emite “papel inorgánico”.

Nota: léanse el artículo “Con los bio combustibles no se ahorran emisiones de CO2“de Mónica Salomone, publicado en Aporrea el 14/09/2007, para que conozcan con cifras las verdades al respecto.

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4014 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación