De nuevo Movilnet y otras tragicomedias...

Quisiera uno que alguno de los brillantes y conocedores economistas y opinadores de la oposición venezolana nos explicara claramente donde es que "el régimen comunista" de Maduro ataca el libre mercado y oprime y destruye a los empresarios nacionales e importados.

De igual forma, sería interesante que algun economista de esos rojos rojitos, nos explicaran como es que muchas de las medidas adoptadas por nuestro gobierno y la forma en que se desarrolla el comercio y la economía venezolana se parecen tanto, casi igualito, a las pregonadas por los ideólogos neoliberales. Ese famoso "laissez faire" que tanto les agrada.

Veamos de nuevo a Movilnet, que se supone es una empresa del Estado Venezolano. Ahora puedes pagar desde el banco de Venezuela pero las app. no funcionan, puedes pagar por mensajíto, pero los mensajítos no se mandan. Puedes pagar de mil en mil y en algunos lugares hasta más, pero los "agentes autorizados", o sea empresarios privados, te cobran 50% de comisión por recargarte el saldo. Ademas, si les pagas en efectivo, por un dolar te recargan dos millones, ¿que tal?!. Eso si tienes suerte y hay sistema, que ya lleva caído más de una semana. Tengamos en cuenta que los que utilizamos los servicios de Movilnet, que como es bien conocido, van de mal en peor dedido al saboteo, somos aquellos que no podemos costear los astronómicos precios de otras operadoras. Sin embargo el estado antineoliberal "Castrochavista" les permite a nuestros sufridos empresarios cobrar lo que les da su "real" gana. Con razón, que con bloqueo sanciones y todo, Conatel acaba de entregar dos nuevas concesiones para operar internet a unos magnánimos empresarios dispuestos a invertir en nuestro pais. Un país donde el retorno de inversión es quizas el mas alto y rápido del mundo, donde absolutamente nadie se gana el 30 % o menos, la ganancia en venezuela o es del 50 % para arriba o es "perdida". Donde las grandes transnacionales siguen aferradas, con el visto bueno del gobierno, a sus tratados de "doble tributación" para seguir evadiendo impuestos, desangrando a los venezolanos y muchas veces envenenandolos con sus productos, aprovechandose de la falta de controles imperante en nuestro pais. Extraño autoritarismo el de Maduro.

Dicen los expertos que para aumentar los salarios y para acabar con la inflación, que en el caso de Venezuela ya todos sabemos más que inducida es abiertamente provocada, hay que aumentar la producción, para que exístan más bienes y servicios en manos de mucha más gente. Muy loable y comprencible, y en efecto hoy en vez de una sola harina de maiz precocida tenemos muchas, de diferentes calidades y marcas, en vez de una sola margarína y una sola marca de aceite tenemos una gran variedad, sin embargo todas siguen persiguiendo invariablemente los precios del marcador impuesto por el bachaquero mayor y su simpático monopolio del osito, marcador que a su vez persigue fielmente a un dolar manipulado desde operadores en Miami, Cucuta, y ahora al parecer en el mismo Banco Central. Mientras, los expertos de la oposición siguen gritando que el chavismo destruyó la industria nacional.

Con las hortalizas, frutas y vegetales ocurre mas o menos lo mismo, el gobierno "socialista" entrega creditos, insumos, titulos de tierra y demás apoyos pero la distribución sigue en manos de transportistas mafiosos que aunque reciben combustible subsidiado y se benefician con los operativos del ministerio del transporte donde se les entregan repuestos, baterias y cauchos, siguen comprandole a los campesinos al precio que les de la gana y vendiendo a cuatro o cinco veces más. Claro que de allí tienen que descontar la matraca en las cientos de ineludibles alcabalas de todo tipo que se encuentran a lo largo y ancho del territorio nacional.

Hablar de las mafias y la corrupción en los mercados mayoristas requeriría un artículo completo, más aun si le agregáramos lo que sucede con el café y el cacao.

Veinte y pico de años de revolución y pa los de arriba todo, pa los de abajo ... un poquíto porque, coño pana ..."no alcanza".

A cien años del reconocido tango de discepolo "cambalache" en pleno siglo 21, el mundo sigue igual de peor. Pero ahora con la mayoría de las poblaciones del planeta cada vez más alienadas e idiotizadas viviendo una ilución, o mas bien muriendo en una ilusión, que no es verdad, nunca fué verdad y nunca será verdad... y todo seguirá igual a no ser que tomemos una irrevocable y necesaria decisión: la de cuestionar revolucionariamente la narrativa impuesta por las elites gobernantes, superar de una vez por todas la colonización, fisica, mental y espiritual a la que hemos sido sometidos durante siglos y nos concentrémos en la construcción del nuevo estado comunal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1744 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: