Aristóbulo o crónica de una derrota avisada. Esta y otras

De lo de ayer, hay mucha leña por cortar. Pero uno aprendió desde niño aquello no "hacer leña del árbol caído", en el sentido estricto que le dio el talentoso hombre que usó por primera vez esa expresión. Pero está bien claro que derrotas y triunfos se deban analizar críticamente para no repetir los errores y si los aciertos, según las circunstancias, lo que significa aprender de todo ello.

Pero antes que todo, como creemos en las cifras del CNE y por eso le dimos valor a los resultados de la Constituyente y de ellos leímos lo que pudiera pasar el 15-10, debemos afirmar, sin duda alguna, que la oposición recibió una descomunal derrota. Claro, las contradicciones dentro de ella, la lucha a cuchillo que allí se da, no les permite sincerarse y menos ante el público y apelan al infantilismo de siempre, atribuir lo acontecido a trampas del CNE. Por eso, ya, desde anoche, comenzaron a prepararse para cantar fraude y quizás volver a la práctica que la condujo a esta espantosa situación cuando de 23 gobernaciones, hasta ahora el gobierno le ganó 17 y espera hacerlo la que queda pendiente, el Estado minero de Bolívar. Como datos significativos y curiosos vale mencionar como el gobierno desplazó a la oposición de dos entidades de primera importancia en muchos sentidos, lo poblacional, posición geográfica, impacto político y poder económico como Miranda y Lara.

Según las cifras dadas por el CNE, en Anzoátegui, el Estado en el cual residimos, salió electo el señor Antonio Barreto Sira, un militante de Acción Democrática, presentado como candidato por la MUD. Esta candidatura, representada en un personaje anodino, un viejo político a la usanza tradicional, normalmente alejado del debate público y enriquecedor, estando en el poder y más fuera; tanto que pareció haber salido de un viejo baúl de cachivaches y, por supuesto, del mundo del olvido a provecharse del deseo de buena parte de la población de votar contra el gobierno. Fue ese un voto como producto de la inercia.

Creo que Barreto Sira, más que de él mismo, pudo aprovecharse también de las debilidades de la candidatura de Aristóbulo. No nos cabe duda que una enorme población de militantes, simpatizantes y amigos de la izquierda y más allá de ella, por razones de inteligencia y defender su derecho a lo participativo y protagónico, se sintió mal interpretada cuando el alto mando del Psuv, al margen de las razones que tuviera para ello, impuso la candidatura del viejo profesor. Entre esa gente, como quien esto escribe, había prendido la idea de volver a elegir uno de los nuestros, como Nelson Moreno. Sin contar que el ciudadano común, trabajadores, los miles de estos en la Gobernación de Anzoátegui, hasta los maestros, digo esto por ser Aristóbulo "uno de ellos", tiene una muy mala percepción de su administración como gobernador de esta entidad. Además, fue muy mal vista aquella persistente conducta suya, desde cuando era Presidente del PSUV para la región y luego siendo gobernador de pasarse más tiempo en Caracas, conviviendo con los altos poderes y círculos políticos, que entre la gente que debía primero dirigir como militante y luego como primer mandatario regional. Se dijo también, eso le escuché entre muchos camaradas y hasta lo leí de Amaranta Rojas https://www.aporrea.org/actualidad/a251286.html que "Diez alcaldes, plegados a una figura externa" hicieron oposición "a Nelson Moreno para imponer la figura de estos 10 alcaldes".

Es pertinente repetir aquí, algo que mencioné antes en otro artículo, cuando analizamos los resultados electorales de la Constituyente. Excluyendo el Municipio Urbaneja o lecherías, por ser un espacio poblacional de gente mayoritariamente de altos ingresos y en consecuencia férreamente opositora al gobierno y donde las guarimbas encontraron terreno fértil, el único espacio en Anzoátegui, el municipio que menos aportó votantes en las elecciones de julio pasado fue precisamente Bolívar en el cual se eligió a Aristóbulo. Es decir, fue él, porcentualmente hablando, el candidato menos votado. Y esto, no dijo nada a él mismo y tampoco a quienes aprobaron que viniese a desplazar al lógico candidato, Nelson Moreno.**

Pero también se dice que Istúriz tiene otras metas que no están insertadas en este Estado, como ya lo hemos dicho, tanto que según una columnista de Aporrea, su discurso electoral, lejos de parecer centrado en este espacio, si lo está en el deseo de por lo menos llegar de nuevo a la vice presidencia, pues gira fundamentalmente sobre problemas que deben abordarse desde ese nivel.

Amaranta Rojas en el artículo ya citado, refiriéndose al candidato "Su problema no es Anzoátegui. Su interés es por la figuración y sentirse persona imprescindible; que puede usarnos para satisfacer caprichos y peticiones".

Pareciera, es lo que uno percibe, que estuviese centrado en trabajar, moverse, en función del grupo o camarilla que gira alrededor suyo. Va y viene con una corte que coloca donde toma asiento. Pareciera, en su intimidad, más preocupado por conservar sus adherencias particulares que por lo que dice su discurso.

Aristóbulo tendrá sus razones. Él bien sabe lo que hizo y el por qué. Pero en la calle no se le entiende. No se justifica viejo maestro en las cifras. Barreto Sira le sacó una ventaja de 5.27 por ciento de ventaja. Si bien no es pequeña, tampoco insuperable con un buen candidato, discurso y hasta conducta. Tome además en cuenta que miles, como quien esto escribe, pese estar inconforme y hasta ofendido por sentirse enajenado de sus derechos y desplazado, votó por su candidatura. Pero cosas como las ya mencionadas le dañaron o mejor dañaron a los partidarios de las ideas originales de Hugo Chávez. Como le dañó exhibirse abundantemente, como retando, en plena campaña, al lado de un personaje que aparece relacionado en las investigaciones que hace la FGR contra los actos de corrupción en PDVSA, particularmente en el área de la Franja Petrolífera del Orinoco (FPO). Si así lo decidió tendrá sus motivos y razones, como la gente a hacer sus propias lecturas.

Sin duda ha acontecido el espectacular triunfo del sector gubernamental; pero Istúriz se ha llevado la más grande derrota de su vida. Pudiera significar este el momento apropiado, para quienes desde tiempo atrás, lo que pudiera explicar su extraña conducta de encerrarse cual caracol, le tienen en la mira para sacarlo del carril, aquel que traía cuando parecía un lógico candidato presidencial. Percepción esta, lo confieso, que compartí.

Estos resultados han dejado una montaña de asuntos por analizar, si la velocidad de lo que aquí acontece lo permite, volveremos sobre ellos.

*.- La votación en Bolívar, Municipio en el cual Aristóbulo fue candidato a Constituyente, sólo alcanzó el 31%, cuando el promedio de votantes en los otros municipios, rondó entre 41 y 42 %.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3623 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a253794.htmlCd0NV CAC = Y co = US