Gobernador Lacava

El paisaje de Carabobo está lleno de silencios (I)

Tres han sido las ocasiones en las que me he detenido para hacerme una idea sobre su personalidad. Hay matices en ella en las que no se requiere ser psicólogo para prestarle atención. La primera de ellas fue cuando supe sobre el castigo a los "amarillos" a quienes puso a limpiar calles en Puerto Cabello, por "bachaqueros". Creo que éste fue un hecho inédito en la administración pública municipal en nuestro país. Unos dicen que fue arbitraria su decisión. Les recordó a Gómez que, uniformados, ponía a los presos a abrir carreteras con sólo darles las comidas que hacían ellos mismos. Para mí fue cojonuda su decisión. Ahí ví creatividad porque en la Ordenanza no hay nada que hable de castigo para bachacos y había que hacerlo ya que la gente por sí misma no encontraba respuesta contra quienes la robaban a pleno sol caliente porteño. Y algo mejor: no se les puso capucha para respetarle los "derechos humanos" a quienes, también sin capucha, jodían a sus anchas. Sí. Eso me pareció c o j o n u d o .

El segundo y empírico "análisis" que hice de su personalidad, fue cuando en la Monumental, y tratándose de un "coso taurino", con un redondel en forma de copa que aloja la algarabía, usted, en el mero centro de aquel albero, casi corría de un lado para el otro, bailaba, daba vueltas viendo pa´llá y pa´cá micrófono en mano, sin orquesta que lo respaldara, le cantaba a su enorme audiencia el compromiso de fiel gobernante si toma el coroto. Y fue tan exitosa aquella presentación con un lleno hasta la bandera, que Darío Vivas, con su rostro adusto, propio de los grandes luchadores, aplaudía y nos ofrecía las primeras sonrisas que le conocemos, que no sabemos si fueron inducidas por aquella desbordada alegría, o brotaron espontáneas a voluntad plena. Algo más. Cerca de usted y también con el número 10 cabalístico en sus espaldas, unos jóvenes que mas tarde supe que habían sido "guarimberos" compartían el escenario. Ese, creo que fue un acto de conmiseración suya, y el de ellos de valentía. Habían acusado y se habían acusado en otras instancias, y su presencia allí, ratificaba su arrepentimiento. Riesgosa la actitud suya, pero demostradora de su capacidad y voluntad para ayudar a enderezar entuertos. En cuanto a su discurso, creo que sus ofertas fueron creíbles. Su gestión al frente de la Alcaldía de Puerto Cabello fue la que abrió las puertas para que se diera aquella multitud a la que, por la seriedad de sus planteamientos y lo elevado del acto político, no se le ocurrió sacarlo en hombros.

Todo aquello Gobernador Lacava, fue esperanzador. Pero usted sabe que el camino no es sobre rosas. Hay otros asuntos por resolver, incluso muy graves, que no los vemos porque en el paisaje de nuestra cotidianidad son comunes. Están ahí. Es como quien vive al pie de un volcán y no piensa que mañana puede estallar. En su entorno pastan sus ganados, ellos cultivan, hacen vida social y la fumarola, es parte de su bello paisaje.

Eso ocurre en nuestro Estado. En 1995, las Naciones Unidas, a través del P.N.U.M.A., (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) vino para recordarnos que el eje costero Puerto Cabello-Morón está constituido por comunidades en alto riesgo y altamente vulnerables, y El Palito, nodo de conexión de ambos municipios con Valencia, es un solo eje vial por lo que "en caso de una emergencia en carreteras con materiales peligrosos, el sector norte costero quedaría aislado para una respuesta efectiva y rápida de grupos de apoyo".

La zona costera Puerto Cabello-Morón, (es parte del Informe del P.N.U.M.A), es asiento de importantes refinerías petroleras y complejos petroquímicos, así como de multiplicidad de factorías, industrias, almacenadoras, depositarias de diversos productos y materiales que ameritan del procesado, almacenamiento, transporte y distribución de grandes cantidades de volúmenes de insumos y productos clasificados como peligrosos. En esta región, aprecia el organismos multinacional, existen fábricas y almacenadoras de explosivos, detonantes y agentes de voladura, así como complejos de macrogeneración eléctrica, importante industria naviera y papelera. Posee importantes bases militares, navales, aéreas y de defensa, así como el más grande almacenamiento y distribución de materiales de guerra del país.

Por Puerto Cabello, principal puerto comercial del país, donde existen diversos terminales de naturaleza privada y oficial e industrial tanto para exportación, como para importación de toda clase de cargas, "un 34% de esas cargas son de naturaleza peligrosa en una variedad que sobrepasa los 2.500 rubros de sustancias peligrosas cada mes".

Dentro del Inventario del P.N.U.M.A., en relación a materiales peligrosos en proceso y almacenamiento, está el del transporte. A tal efecto, observa:

"El transporte de importantes cantidades de materiales peligrosos (tóxicos, irritantes, explosivos, ecotóxicos, inflamables, radiactivos, oxidantes, corrosivos, criogénicos, etc.) en este eje costero, convierte a esta zona en altamente vulnerable y de potencial riesgo en un restringido troncal de vialidad que cruza a Morón y Puerto Cabello conectándose con Valencia por medio de un solo eje vial. (Se refiere a El Palito). En caso de emergencias en carreteras con materiales peligrosos, el sector norte costero quedaría aislado para una respuesta efectiva y rápida de grupos de apoyo". Denuncia además que "el eje costero posee una red ferroviaria que maneja, en términos moderados, grandes cantidades de materiales peligrosos en las áreas urbanas de Puerto Cabello".

En Consideraciones Generales apunta el P.N.U.M.A., que la población de Puerto Cabello es el área poblacional que está más expuesta (índice de riesgo más alto de la costa) al manejo portuario, almacenamiento, transporte y distribución de materiales peligrosos que otros asentamientos poblacionales del eje costero. En cuanto a El Palito, afirma, la población tiene un índice más alto de exposición a materiales peligrosos en el renglón transporte, por la alta cantidad de cisternas y vehículos pesados que por el lugar transitan y parquean en el sector de la economía informal. (…) Los productos más transportados en este eje costero, están representados con el Cloro, Gases licuados, Amoníaco, Ácido Sulfúrico, gasolinas, lubricantes, Sosa Cáustica, Azufre líquido, Ácido Nítrico, gasoil.

El gobierno nacional, y usted lo representará en Carabobo, está obligado a vigilar y controlar esta silenciosa fumarola con apoyo, incluso, de la comunidad.

ANTIMEMORIA

Los días 13, 14 y 15 de Junio de 1995, fui invitado por el P.N.U.M.A. a un Seminario Taller que se celebró en el anfiteatro de la Petroquímica en Morón donde se trabajó sobre este tema. Sin embargo, en esos tres días, no fue posible convencer a los organizadores del evento, abrir un espacio para discutir sobre el muy silenciado tema de los gobiernos "puntofijistas" sobre el desastre ecológico de Golfo Triste por el vertido, en su etapa operacional 1956-1976, en aquella zona y mar, de 30 toneladas de mercurio. El gobierno consideraba que sólo tres fueron las vertidas y no presentó nunca estudio científico alguno para demostrarlo.

Las primeras zonas afectadas fueron las sedimentarias y aguas del Caño Alpargatón que se extendieron hasta el Parque Nacional Morrocoy. Familiares de quien esto escribe se intoxicaron con mercurio en 1991 al ingerir raciones de una picúa que capturaron entre Boca Grande y Punta Tucacas. El diagnóstico y tratamiento de los afectados, lo realizó la Fundación Red Toxicológica Nacional que funcionaba en el Hospital Central de Valencia donde fueron internados. Para esa fecha, ya habían sido gravemente contaminados 200 trabajadores de la Petroquímica por inhalación de gases y manipuleo, producidos por el mercurio durante los procesos en las celdas electrolíticas de producción. De esos trabajadores, se reportaron 25 que ya habían perdido la vida por esos efectos.

Para concluir con este tema, crimen ecológico aún sin castigo, es bueno recordar, 1) que las aguas que se detectaron con mayor contenido de mercurio fueron las que se utilizan para la principal pesca comercial de las zona. 2) que los cocoteros y los cítricos sembrados en la zona, fueron y siguen siendo los más afectados. 3) que fue tan grave aquel ecocidio que en 1991, 100 mil (cien mil) ecologistas firmaron un documento para respaldar el proyecto de Ley Penal para el Ambiente y su definitiva aprobación, basados en el problema del mercurio detectado en Golfo Triste. Y 4, y es de otra "fumarola" latente de la que hablamos, en 1976 se destruyó la planta. Sus escombros y todo lo que de ella quedó, fue confinado en el área cerrada de un dique poligonal de 1.051 metros de longitud. Materia pendiente para sus técnicos y del Estado venezolano, vigilar y controlar su existencia. El APELL, organismo de la ONU adscrito al P.N.U.M.A., recomienda que, para responder a accidentes tecnológicos en esta materia, se requiere también la participación de la comunidad expresada en las responsabilidades gubernamentales, industriales, concretamente en dueños de industrias y su alta gerencia, las autoridades locales y el papel de los líderes de las comunidades.

Fuentes: JRI. Diario El Carabobeño: "Golfo Triste, Desastre Ecológico", 11 de Junio de 1995 / "El Suicidio de los Gatos en Minamata, Japón", 30 de Julio de 1995 / "Morón: el mercurio como amenaza de siglos", 21 de Junio 2006. "Morón y Puerto Cabello: comunidades en alto riesgo", Kikirikí, 13 de Julio de 2006 / Entrevista al sanitarista Dr. Miguel Mónaco: "La tragedia de Golfo Triste", 1996.- Naciones Unidas. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, P.N.U.M.A., 1995. / APELL , "Concientización y Preparación para Emergencias a Nivel Local, 1995. Gobernador. Están a disposición de sus técnicos estos papeles que los puede estimular a recrear una actualizada acción preventiva sobre el problema.

Permítame una anécdota para finalizar con este primer trabajo sobre Carabobo. Atendiendo a los requerimientos de la ONU, Caldera I intentó abrir una brecha en la zona de El Palito para el desplazamiento de las gandolas provenientes tanto de Morón como de Puerto Cabello vía Valencia o viceversa. Imposible. Los pequeños comerciantes, las vendedoras de empanadas y refrescos, los ventorrillos, simulados como restaurantes, la comunidad toda de El Palito, se enardeció por el proyecto y se declararon en guerra. En dos oportunidades, y por horas, cerraron la vía con cauchos y desechos de cocos encendidos. El caos. Incomunicado todo el eje costero. Ni hacia Valencia, ni desde Valencia.

 

jrizquierdob@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a253228.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO