Pérez Pirela a la gran Plaza de Maracaibo

Corrían cerca de las 3pm en la Residencia Oficial, convocados y por procedencia estábamos los Equipos Parroquiales, Municipales, Regionales del PSUV y la Juventud (del mismo). El motivo comunicarnos de frente y cara a cara la decisión que sería Pérez Pirela nuestro rojizo abanderado para la Alcaldía de Maracaibo. Una verdadera y oportuna banderilla al mismo lomo del lidioso y tendencioso minotauro en que se ha tornado nuestro partido Partido.

De frente y cara a cara el Cartel no parecía tener problemas, aunque la disciplinante y oportuna intervención de la Dirección Nacional de nuestro Partido previno una bravía y acostumbrada contra respuesta de quienes aún se encuentran, pero haciendo control de daños, afilando y destilando los cuernos y su correspondiente guayabo.

La verdad sea dicha, en este ruedo llamado Maracaibo, donde la única faena que hemos tenido a nuestro favor la ha tenido por una uñita Di Martino, hemos venido vertiginosa y estrepitosamente quedando sin rabo ni orejas. A pesar de las palizas y las patadas que nos han venido propinando empecinadamente nos hacemos los sordos ante la realidad de una dirigencia que para mantener su poder atornilla una suerte de guardia pretoriana al frente de cada uno de los 18 comandos parroquiales. Precisamente aquellos que hasta hace poco como kamikazes maracuchos amenazaban con inmolarse si la Dirección Nacional no les favorecía el candidato. Aparte de a viva voz desconocer la capacidad y lealtad del mismo Arias acusándolo de estar entregado a los intereses de la Oposición sólo por qué les parecía, como sería normal, tener alguna inclinación para este 08 de diciembre.

Ojalá haya sido la contundencia disciplinaria de la Dirección Nacional la que les hizo regresar a sus raíces ionescas de su acostumbrado teatro, lacrimógena y moquillentamente aplaudiendo la aparición de quien, realmente esperamos, no tenga ni un pelo de tonto, si no quiere acabar siendo sacado por las mulas. Pero como en esta suerte de Arca de Noé, donde cualquier pasajero (o animal) se cree merecedor para mantener el timón, muchos prefirieron desligarse de su pregonada lealtad y esperar ver si la pegaban con la Dirección Nacional y su nombre era favorecido para el gran Cartel de este 8 de diciembre.

En fin todos, con o sin boleto para diciembre, observó cómo nuestro, ahora, Candidato, con visible elegancia, capoteo y reconoció el verdadero motivo de su reclutamiento: ser la cuerda tendida entre la animalidad de nuestra tendenciosa costumbre y la de un súper candidato, quien desde ya como buen filósofo reconoció que la falta de formación y compromiso revolucionario, sobre todos de quienes se encuentran en las diferentes estructuras y responsabilidades de nuestro Partido, es la consecuencia inmediata del por qué Maracaibo viene siendo una Plaza de puros y fieros minotauros-candidatos y, por ende, cada día más inexpugnable.

Ojalá que más inmediatamente que temprano nuestro ahora Candidato haga, sino quiere salir de esta sobre mulas, una verdadera revisión sobre qué manos han venido manteniéndose nuestras derrotas y su correspondiente capacidad y preparación.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1502 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas