Patricia y su delirium tremens

Con un titular tremendista, diversos medios han rebotado el articulo de Patricia Poleo en donde lanza acusaciones contra el convenio Cuba Venezuela en materia de telecomunicaciones, la Poleo con su titular del jueves 19 de junio en El Nuevo País, que debería llamarse El Viejo País, casi afirma la existencia de una catástrofe nacional, "como es posible un acuerdo con el país más atrasado del mundo en materia de telecomunicaciones", la Poleo le parece inconcebible un acuerdo con estas características entre dos países que en el marco del ALBA suscriben acuerdos comerciales como sucede en cualquier parte del mundo; otra alarma de la Poleo es la presencia de "asesores", dice ella, cubanos, en la torre de CANTV en El Rosal. En esas comillas que le coloca a la palabra asesores, se deja entrever el profundo resentimiento de la Poleo para el nuevo rumbo que en materia de relaciones comerciales internacionales asume la república bolivariana de Venezuela, seguramente la Poleo no diría nada si esos "asesores" procedieran de EEUU, no obstante, uno de los peores embustes de la Poleo es cuando, usando malintencionadamente un juego de palabras, con extractos parciales del contrato, sacando habilidosamente con pinzas las palabras, intenta este personaje sembrar la duda cuando se refiere a las responsabilidades de la parte cubana y extrae la partecita del contrato que señala: "sustituir al personal que tendrá a su cargo la ejecución de los proyectos" e inmediatamente remata con un "es decir, serán los cubanos quienes decidirán cuales venezolanos saldrán de CANTV"...oh ¡que horror!, la papo por primera vez en su vida lee un contrato entre dos empresas perteneciente a dos países, en el marco de acuerdo de dos estados, es decir, mosca con quien se le ocurra hacer alguna vez en su vida algún contrato con la papo, no se le ocurra hacer un contrato con este personaje para pintarle su casa porque según la "lógica" de la papo, y llevado a términos domésticos el asunto, si usted tiene un trabajador que luego de estar laborando para su empresa en la casa de la Poleo decide este trabajador caerle a golpes a usted, dejar de trabajar, darse a la fuga, o cualquier otra salida fuera de lo normal, para usted poder despedir a ese trabajador tendrá que consultar a la sra Poleo, porque según la "lógica" de la Poleo, quien al momento de firmar el contrato con su empresa, automáticamente le corresponde a ella decide quien se va o quien se queda, quien trabaja o quien no trabaja para su empresa.

Evidentemente que es un absurdo las afirmaciones de la papo en este artículo, sin embargo, sabemos muy bien que no se trata de alguna "inocentada" de la Sra. Poleo, el objetivo está bien definido; generar temor, crear miedos. Rememoramos los temores desatados por los medios privados contra las misiones cubanas en Venezuela, Barrio Adentro por ejemplo, una de las más atacadas; Revolución Energética y los famosos "bombillos espías", ahora el escrito de la Poleo va dirigido a las entrañas de la CANTV, y también a la población en general, con una sola intención, generar temor.

Sabemos que cuando alguien contrata los servicios de alguna empresa de asesores, dicha empresa, aún cuando trabaje para otro país, no puede dejar botada su responsabilidad como empresa contratante, es de suponer entonces que dicha empresa, dentro de sus funciones, se reserva el derecho a contratar al personal que considere adecuado, lamentablemente para los deliriums de la papo esto no puede ser así, y la razón fundamental no consiste en lo técnico profesional, el principal argumento de la papo es el hecho de la nacionalidad; estamos seguros que si la empresa fuera gringa o europea, claro menos las rusas, la papo sería feliz..."oh que horror, esos cubanos negros, habrán algunos, dirigiendo un proyecto de asesoría de la CANTV,"...exclamará la papo exaltada cada vez que recuerde el tema.

Para finalizar con el escrito de la papo, tenemos "su preocupación" por lo que ella considera ¡fin de mundo!...escribe la Poleo "Pero lo más grave y que pone en peligro el secreto y privacidad de las comunicaciones realizadas a través de CANTV, es que el contrato establece que la parte venezolana debe, y coloca comillas la papo (entregar a la parte cubana, a su solicitud o por propia iniciativa, la información técnica, los datos y documentos requeridos para la ejecución satisfactoria de los proyectos)", entre paréntesis colocamos lo que la papo coloca entre comillas supuestamente extraído del "contrato secreto" obtenido por ella. Oh, que sesudo análisis, la papo sería feliz si los cubanos en vez de técnicos son brujos, para ella los únicos que se merecen la información técnica son los gringos, los cubanos no…que se la inventen, según ella. Los representantes de alguna empresa de telecomunicaciones controlada por la CIA, trabajo en el que se han esforzado bastante los gringos, si podría tener acceso a cualquier información, como sucedía en la cuarta república, pero claro los cubanos no pueden "tener acceso" a la información técnica de una empresa a la cual le van a prestar un servicio, según la papo deberían ser brujos más bien. Como señalé al principio, en el marco de acuerdos absolutamente legales, contemplados en los acuerdos del ALBA y entre dos países con excelentes relaciones de hermandad como Cuba y Venezuela, ese detalle se lo pasa la papo por donde a lo mejor más le gusta, para ella el problema es que son cubanos los asesores…que estupidez.

La papo no solo demuestra crasa ignorancia en la materia, mala intención deliberada, resentimiento e incapacidad para buscar mejores argumentos a la hora de atacar cualquier iniciativa del estado venezolano, como es normal en estos personajes de la estirpe de la Poleo, sin ninguna sindéresis para argumentar algo creíble, no obstante, el artículo deja entrever cosas interesantes que debemos tener en cuenta para estar alertas; si partimos de las vinculaciones de este personaje y su entorno con las mafias cubanas de Miami, no es necesario ahondar mucho para "reconocer el pasajero" y saber de donde viene el mensajero, en este caso mensajera, nada más y nada menos que de esas oscuras cuevas que el imperio utiliza a la hora de desagraviar a alguna de sus empresas que se han visto "afectadas" por la decisión soberana de un estado.

Para la mafia cubana de Miami el, "dolor en el alma", por el solo hecho que una empresa de la importancia y capacidad técnica como la CANTV se haya nacionalizado y sepa valorar a los hijos de Marti, a sus avances, a sus logros, y que sea una empresa de esta isla quien asesore a la CANTV en un conjunto de proyectos, todo esto debe tener a dicha mafia mayamera en una situación próxima a la locura; no es difícil detectar entonces los ataques que se deben estar cocinando en esos laboratorios de locura que son los medios de comunicación del imperio, rebotados a todo el mundo y partiendo de este tipo de articulistas como la Poleo, esperemos esto y no se sabe cuantas cosas más en contra no solo de la CANTV y de Cuba, sino de cualquier iniciativa que implique nacionalismo y autodeterminación, socialismo o unidad latinoamericana, para estas mentes obtusas viene siendo lo mismo, sin embargo, nos parece importante que nuestros trabajadores de la CANTV, nuestra directiva y en fin, todo el pueblo este conciente que este tipo de ataques será frecuente, permanente y consuetudinario, no obstante, siempre tengamos presente que cuando ellos chillan significa que le estamos dando donde es...por lo pronto la Poleo será feliz con su delirium tremens...y en tercera etapa, publicando "su tubazo" que no es más que un refrito usado solo con la intención de atacar la sólida unidad entre Cuba y Venezuela.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2550 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor