La oposición y la misma piedra

La obstinación dificulta el aprendizaje, cuando no lo hace imposible. El afán opositor de salir de Chávez ya, le impide asimilar las lecciones que deja toda derrota. El chavismo sí absorbió las enseñanzas del golpe de abril y el colosal sabotaje petrolero de 2002. En la derecha, apenas un cura, Mikel de Viana, calibró por qué el golpismo mordió el polvo. “Chávez –masticó el reaccionario sacerdote en una entrevista periodística-, Chávez resultó un adversario formidable”.

Ante esta confesión, se creyeron superados los tiempos de la subestimación y la descalificación del llamado “teniente coronel”. La oposición, en consecuencia, cambiaría su estrategia. No fue así. Los magnates de los medios, sobre todo de la televisión, embotados en su arrogancia, juraban que todas las derrotas, por las vías legales o los atajos, eran culpa de los políticos. Pensaron que el cese de la concesión de RCTV era una oportunidad única para salir, ahora sí, de Hugo Chávez Frías.

Tuvieron cinco meses para preparar la asonada. Contaron con todo el apoyo de la embajada, la CIA y la derecha internacional. El desabastecimiento y acaparamiento formaban parte del meticuloso plan. Primero llorarían los actores y actrices; luego los estudiantes de institutos privados incendiarían toda la pradera y, finalmente, los sectores populares se lanzarían a saquear, provocando un estado de anarquía general.

En este punto, se pronunciarían los militares o intervendría una fuerza “multinacional”, bajo la invocación de la Carta Democrática de la OEA. A los políticos se les mantendría en la retaguardia, pues todo debía parecer “espontáneo”, como la marcha que en 2002 fue desviada a Miraflores. La tal “espontaneidad” la rompieron la abierta promoción de los disturbios por parte de medios comerciales, con Globovisión a la cabeza, y el incontenible pantallerismo de algunos alcaldes y políticos de oposición.

A la altura de esta línea, la burbuja conspirativa se ha desinflado y los planes, no lo duden, derrumbado. Sólo quedan por allí algunas fogatas bien focalizadas. ¿Qué pasó? En primer lugar, los niños de los colegios privados no están preparados para luchas prolongadas. Lo mismo se puede decir de la rebelión plástica protagonizada por actrices y actores de la pantalla chica. Las escenas de llanto y gimoteo tienen un límite, so pena de dejar al desnudo su artificialidad. Culminada la concesión, dice la competencia, el show debe continuar.

En la capital de la República, las protestas volvieron a confinarse en el Este de la ciudad, lugar de todas las guarimbas, donde la clase media alta se secuestra a sí misma. El resto de Caracas sigue su rutina normal. No es fácil hacer política sin políticos. Después de cada protesta, los muchachos no saben qué hacer. Las actrices menos. Y a los políticos les está prohibido aparecer en público para dar algunas directrices. Los medios, puntas de lanza del golpe de abril de 2002, saben convertir la información en propaganda, pero no trazar estrategias políticas. Cuando lo han intentado (remember 2002), ha sobrevenido el más estruendoso fracaso

Otra vez hay un elemento que ha sido subestimado: el factor pueblo. Cuando las masas bolivarianas salieron de la sorpresa de las primeras escaramuzas, la tortilla comenzó a voltearse. Los medios optaron entonces por ignorar lo que ocurría en la otra trinchera, táctica semejante a la que emplearon en los momentos finales de la carmonada. No quieren recordar que una vez movilizado, el pueblo no abandona las calles hasta derrotar la conjura. Y de nuevo, aunque se le ignore mediáticamente, aquel 13 de abril de 2002 anda por las esquinas.

earlejh@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3706 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor