Mi palabra

El último empleo de Guaidó ¡Asesor de Biden!

"Se necesitan dos años para aprender

a hablar y sesenta para aprender a callar"

Ernest Hemingway

Definitivamente para Guaidó se agotaron todos los calificativos. Todo lo que se diga en contra de él, parece caer en una letrina. Lo utilizaron de la manera más descarada, para inflarlo, como la pompa que hace el pavo real con sus hermosas plumas, pero hasta ahí. Ahora, pasó a formar parte del basurero diseñado por el imperialismo para echar todos los títeres cuando los van abandonando, como sí se tratarán de unos preservativos. Por eso ha quedado para hacer la comiquita, pero ni así despierta alguna curiosidad, porque desde su proclamación ha hecho el papel de payaso, pero tan mal que, el circo está en quiebra.

El mundo es muy cambiante, a pesar de la férrea oposición de cuanto gobierno de los Estados Unidos, incide directamente para tratar de frenarlo, de manera terca hegemónica, queriendo desbaratar los sueños y esperanzas de los pueblos que, luchan por conquistar la libertad y su plena independencia. Lo que han hecho con la heroica Cuba, sirve, como ejemplo para entender todas las intenciones del imperialismo, cuando cualquier nación se levanta en contra de la opresión y la humillación.

En los últimos años han creado títeres, como sí se tratará de una fábrica de juguetes, y por supuesto van desapareciendo, al utilizarlos hasta exprimirlos de acuerdo a su conveniencia. Ya, casi nadie se acuerda de Almagro en medio de los restos esparcidos de la OEA. Para pasar directamente a Guaidó, a quien convirtieron en la punta de lanza en contra del presidente Nicolás Maduro, y no amanecía, cuando cualquier vocero del gobierno de Trump, abría la boca para resaltar la figura del autoproclamado, como una recién electa Miss Universo. Fue mimado hasta más no poder, y hasta su paseíto le dieron por algunos países para darlo a conocer, como el último descubrimiento.

Ahora este personaje se encuentra en el ocaso de su funesto trabajo, y precisamente en contra de su propia patria. Pero, se está despidiendo tan ingenuamente, que, si nos reímos es poco, cuando se atreve aconsejar al representante mayor del imperialismo en un momento tan complicado en el propio Estados Unidos, a pesar de estar muy distante del conflicto Rusia–Ucrania, pero en la actualidad ningún país en el mundo está al margen de las relaciones comerciales, y más cuando se trata del petróleo, el cual ha repercutido en los Estados Unidos, hasta llevar a los 9 dólares el galón –3,785 litros– de gasolina ¡Na´guara! y no les quedó otra, buscar el respiradero más cercano: Venezuela, pensando que a lo mejor estaban hechos agua, dispuestos a entregarse en cuerpo y alma, después del bloqueo despiadado del gobierno estadounidense. Pero Guaidó, personaje propio de las novelas del escritor Fiódor Dostoyevski, a quien no tomaron en cuenta ni en son de burla, les recomendó no comprarle petróleo a Venezuela ¡Agárrenlo que va en bajada y se va a estrellar!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 665 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: