¡Ayy me dio kicosis!

Por suerte no fue coronavirus, ¡Dios me libre! Pero lo cierto es que el pasado lunes, viendo el programa especial programado por Vladimir Villegas sobre el tema de los indultos, quise oírlo para saber qué pensaba el ex chavista sobre el tema. Fue una sorpresa verlo acompañado por Kico Bautista, quien ya hace otro programa por you tube que llaman los inmaduros. Lejos de mi hacerle publicidad a Vladimir, pero estaba esperando el programa Desde donde Sea, con el apreciado Pérez Pirela, y apareció en el menú este programa sobre los indultos.

Pues me dio kicosis señores. Kico Bautista empezó, sin parar, a despotricar contra la oposición radical, de una forma apasionada, eufórica, sin tapujos, sin pelos en la lengua. Como nunca lo había oído de algún opositor al Gobierno Bolivariano, en este año y medio que tiene Juanito Alimaña soñando, eróticamente, ser presidente.

Los epítetos hacia el G4 emitidos por Kico podría definirlos como sublimes, porque no fueron sólo palabras anónimas, correctas, fueron insultos dichos con altisonancia, con ímpetu. Según Kico, la oposición venezolana radical, representada por el llamado G4, está compuesta por individuos "asquerosos, locos, mentirosos, farsantes, llenos de maldad". Y sigue: "perversos, dañados, torcidos, violentos…"

Pues me di tremendo gusto, me liberé, en la persona de Kico y sus inmejorables declaraciones, de mi contención prudente, del freno que pone la decencia, de la educación que nos enseña a pensar antes de actuar, a no insultar, no dañar al otro. Kico, en ese programa, me liberó de todos esos frenos, y habló por mí.

Vladimir Villegas estaba mucho más contenido, asombrado, y hasta preocupado, con esta manifestación exuberante de descalificación hacia ese grupo de la oposición. Tratando de llevarlo a moderarse, por suerte no lo logró. En algún momento le dijo "¡Kico, ya entraste en la locura!"

Les diré, apreciados lectores, que ese indulto ampliado que decretó nuestro Presidente Maduro, tuvo también estos efectos. Hasta en el propio Vladimir, quién se atrevió a decirles A LA OPOSICIÓN EN GENERAL, que escribir rrrééégimen con muchas letras repetidas, muchas eeee, muchos acentos, "no significa que te hace más radical sino más desconocedor del idioma". Esto es, llamó a la oposición en general, la que usa la palabra rrrééégimen, para descalificar al gobierno bolivariano, ¡IGNORANTE! ¿Es o no es grandioso?

Kico fue, en definitiva, quién más ocupó el espacio. Continuaba arremetiendo contra el G4, explicando a la audiencia que el G4 no va a las elecciones porque no creen en la salida electoral, porque están comprometidos con los americanos. Que el G4 no es democrático, y que mientras el proceso democrático permite a los opositores actuar en libertad, de forma POLÍTICA, la salida violenta agresiva, busca igualmente una respuesta semejante. Criticó exhaustivamente la búsqueda de la ruptura militar, y le preguntaba enfático, de forma manifiesta a Juanito Alimaña, ¿a un país soberano, como Venezuela, le estás proponiendo una intervención? eso no es un discurso de cristianos, eso no habla de paz, no es concordia, ni reconciliación. La paz es el camino, el único camino".

Y recuerda Kico la ayuda humanitaria que debía entrar por la frontera con Colombia, los topochos verdes en la autopista, la operación Gedeón cuando contrató a unos mercenarios. Y complementa diciendo que la salida con la fuerza ha atornillado a Maduro y a su Gobierno y ha puesto a la oposición en una camisa de fuerza. Y seguía tildándolos de mentirosos, de engañar al país entero. Y hasta le preguntó, cuando lo criticaba además por no comunicarse con la gente, por no interesarle la suerte del país y los graves problemas que tenemos, "¿O es que se te olvidó que tú vienes de La Guaira?" ¡Genial!

Con estupor me di cuenta que, el curso que tomó el programa, no llevó a analizar en profundidad el decreto presidencial del indulto. Lo tocaron de a ratitos, pero estaban ambos felices por ese resultado y criticaban a los indultados que protestaban, ya sea por motivos leguleyos, ya sea por motivos de un falso orgullo. Recordaban a los adecos y comunistas en la época de Gómez, cuando ofrecían liberarlos si firmaban una concesión. Y mientras los adecos todos firmaban para salir de prisión, los comunistas refunfuñaban sin firmar. Y los adecos, ya libres, seguían conspirando. Pero añade, refiriéndose a los indultados que protestan como imbéciles, "no se le pueden pedir peras al olmo".

Fue una grata satisfacción oírlos confesar todo eso y, de pronto, parecía un sueño. La pregunta obvia que le hago tanto a Kico como a Vladimir, que callaba, pero otorgaba, es ¿por qué dejaron pasar tanta agua por el río, tantos dolores, tantos robos, tanta descarada indignación, sin decir nada? ¿Sin acusarlos? ¿Sin desenmascararlos? ¿Por qué callaron durante tanto tiempo haciéndole mucho daño al país? Y mi respuesta es porque también sobre ellos pesaba el silencio cómplice por el apoyo del imperio. Pero, ni modo, me concentro en lo positivo: más vale tarde que nunca.

Aplausos a nuestro Presidente Nicolás Maduro, con su sabia decisión, que no dudo haya sido muy razonada, sopesada, compartida y que será acompañada de otras buenas noticias.

Además, como todos sabemos, llegó la pandemia a las cárceles. No se han preguntado ¿qué pasaría si a uno de esos "presos políticos", ahora indultados, le daba el coronavirus?

Por el momento, a mí me dio kicosis. ¡Cuídense!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1165 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: