El contrato, los "aliados", los "lacayos" y la impermanencia…

"Incluso el diablo, cuando te acostumbras a su aspecto, puede parecer una compañía agradable."

PENSAMIENTO BUDISTA

"Caramba, camarada…, usted siempre metiendo el dedo en la llaga", me dijo Anacleto con una sonrisa que me asombró. "Sé que no mezclamos lo religioso con lo político, pero debe saber que se debe ser maestro de nuestro corazón y no dejar que nuestro corazón se convierta en nuestro maestro. Sí, a veces debemos seguir nuestras corazonadas, pero no debemos tomarlo como costumbre. Ahí tiene, la comidilla del día… el «contrato para asesinar a Nico», que no es otra cosa que un pacto sanguinario con entre desfasados y mercenarios, con daños colaterales y todo. Usted y yo sabemos que eso es producto de la desesperación por no lograr sus objetivos, a pesar de tanta ayuda, financiamiento y asesoramiento de «expertos». Pero es que son bocones y la boca es la puerta de gala de todas las desgracias. Sí, por la boca alimentamos el cuerpo pero no es ese el alimento que necesita la majunchería criolla; lo que necesita es una buena dosis de entendimiento del pueblo, de análisis político de la realidad e intenciones de aceptarlo. Luego hacer sus planes para conquistarlo si quieren que les apoyen para llegar a poder. ¡Pero es que, ni para eso sirven! Su pasado los coloca muy lejos de los intereses de las clases desposeídas y desatendidas de siempre porque su verdadero y único interés consiste en llenar sus arcas, es decir, sus cuentas bancarias, a costillas del sufrimiento de los demás. Y si no siembras las semillas, no crecerá nada. Esto que hicieron fue un verdadero pacto criminal en el que unos son socios y otros menean la colita. Lo peor para ellos es que todo quedó plasmado en blanco y negro, así quieran lavarle la cara al «pelanalgas autproclamado» diciendo que era «algo exploratorio» que no tenía luz verde. Incluso el gusano más pequeño debe poseer algo de alma como para entender que ese cuento gringo ya no se lo cree nadie, luego de escuchar los audios con sus voces y ver sus firmas estampadas en el contrato, así como escuchar las declaraciones de los mercenarios extranjeros. Ellos pueden decir lo que quieran de los actores criollos, pero ¿qué van a inventar ahora sobre los gringos de la empresa Silvercorp? ¿Será que todavía piensan que aquí estamos jugando carritos? Hay una evidencia que se presenta ante nosotros de manera rotunda: las pruebas irrefutables los condenan. ¿Qué le dirán a las familias de los caídos en Macuto a los que les habían dicho que «todo estaba bien planificado» y que serían bien recibidos? ¿Qué pasará a las familias de los cuarenta y nueve apátridas y dos extranjeros que fueron capturados? Y es que los vientos de la impermanencia no eligen el momento; sólo soplan, y en el camino de la muerte todos somos iguales. Ah… y ahora sale a la luz pública que desde Enero del 2019, Gran Bretaña creó una unidad secreta con el objetivo de derrocar a Nicolás Maduro, a la que llamaron «Unidad de Reconstrucción de Venezuela», y a cuya cabeza colocaron a John Saville, quien anteriormente fue embajador del Reino Unido en Venezuela. Que vaina…, incluso si extingues la flama, la mecha persiste."

El refrán dice que el sapo es el único animal que tropieza con la misma piedra más de una vez. Entonces al gobierno yanqui, a los 100 MMGs del C.U.L.O. y al gabinete del pelanalgas autoproclamado debiéramos ubicarlos "Sapolandia", porque no cesan de darse contra el muro. Con "todas las opciones sobre la mesa" vienen amenazando a una Venezuela que no se rinde ni se doblega, a pesar de estar pasando las de Caín en cuanto a la adquisición de bienes y servicios fundamentales para la vida, a causa de los ilegales e inclementes bloqueos económico, sanitario, comercial y petrolero, entre otros. El imperio hegemón trata de torcerle el brazo a un pueblo, que lleva en su sangre savia guerrera, con la complicidad de sus "aliados" y de sus "lacayos criollos", en la que unos son socios y otros les mueven la colita. Pareciera que la maldición de Malinche afecta a unos que le han vendido su alma al diablo por un pedazo de las sobras que dejen sobre la mesa y a otros que se consumen llenos de odio, racismo, resentimiento e intolerancia.

A pesar de lo que podamos pensar de la aparente estabilidad de lo que nos rodea, nada permanece igual, todo cambia, a veces para mejor, a veces para peor. Está en nuestras manos ser los constructores del futuro que ansiamos; individualmente nos tardaremos mucho más que si lo hacemos colectivamente. Y mientras nos acercamos a nuestra fecha de caducidad, debemos ir preparando a las generaciones de relevo. Eso es lo que no piensan quienes quieren todo ya y a su manera: la violenta. De ahí que no nos puede extrañar el contenido del "contrato" con "Silvercorp", la agencia gringa de mercenarios, a quién encomendaron la tarea no sólo de asesinar a Nico y todo su gabinete, sino a todo aquel que oliera a chavismo. "Que no lo firmé", "que sí lo firmó" no es lo importante ni más relevante, sino el sólo hecho de discutir las cláusulas, que aparecen en las cuarenta y dos páginas de anexos y su implicación, y estar de acuerdo con ellas, demuestran la calaña de los tipos de los que estamos hablando.

Pero hasta ahora sólo eran visibles los gringos y los lacayos, hasta que aparecieron los "socios" europeos: la Gran Bretaña. The Canary, portal de noticias del Reino Unido, publicó este miércoles una investigación del periodista John McEvoy que revela la creación de una unidad secreta, entre el Ministerio de Relaciones Exteriores británico y la oposición venezolana, para derrocar al presidente Nicolás Maduro, a la que llamaron "Unidad de Reconstrucción de Venezuela" con su ex-embajador en Venezuela John Saville a la cabeza. Seguramente el pelanalgas autoproclamado negará haber sostenido reuniones con el secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, el ministro para las Américas, Christpher Pincher, y el director para las Américas, Hugo Shorter, así como las gestiones realizadas por él mismo, para ponerle las manos encima a MIL DOSCIENTOS millones de libras esterlinas de reservas de oro venezolanas, que están depositadas en el Banco de Inglaterra.

Es posible que su desfachatez sea tan grande como para desconocer los documentos obtenidos bajo la "Ley de Libertad de Información", que ofrecen detalles sobre sus andanzas por esos lares y que sugieren que (sic): "el cambio de régimen" en Venezuela sigue el procedimiento típico: los países que más contribuyen durante la fase de desestabilización pueden esperar compartir el botín financiero en la fase de "reconstrucción". Es decir, GB entra en el juego por la repartición del botín, tal y como lo ha hecho durante la larga línea de apoyo a las fuerzas de derecha en América Latina. Es más, McEvoy señala (sic): "en los últimos 16 meses, el Gobierno británico ha respaldado al opositor Juan Guaidó en sus intentos de derrocar al jefe de Estado Nicolás Maduro. La investigación indica que a finales de enero de 2019, la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth (FCO, siglas en inglés) de Reino Unido, exhortó al Banco de Inglaterra otorgar a Guaidó acceso a 1.200 millones de libras esterlinas de reservas de oro venezolanas". ¿Qué porcentaje ganaría GB en esta repartición?

Si piensan que nos mantendrán entretenidos con la "Operación Gedionda" y que esta información pasará por debajo de la mesa, déjenme decirles que estoy seguro que el equipo de gobierno que encabeza Nico, ya está tras la pista. Vean que Venezuela le gana la demanda a la embarcación portuguesa "Resolute", que tienen que pagarnos 123 millones de Euros por el hundimiento de la fragata "Naiguatá", y para nadie es noticia. Los MMGs, que siguen creyendo que el pelanalgas es un "hombre decente", se caerán de las nubes cuando, con un grueso expediente de delitos, sea llevado ante la justicia. Sí, ya sabemos que paz sin justicia no es paz. Pero, el tiempo de Dios es perfecto. Mientras tanto se sigue encochinando cada día más porque sigue el proceder de Pompeo que la CIA le inculcó: mentir, engañar, robar, y tolerar a los que lo hagan. Ya los medios internacionales no le dicen "presidente interino", simplemente "diputado"; únicamente palangristas de la talla de Pangola le jalan y mucho. A buen entendedor…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 536 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor